Nation & World

El arzobispo Thomas Wenski recibe palio en el Vaticano

En una emotiva ceremonia eucarística donde se hizo notable la diversidad étnica dentro de la Iglesia Católica, el nuevo Arzobispo de Miami, Thomas Wenski, recibió el martes el sagrado palio de manos del papa Benedicto XVI, quien le confirió formalmente la potestad de su provincia eclesiástica.

"Me sentí muy honrado'', comentó monseñor Wenski a El Nuevo Herald desde Roma. "Le dije que estaba muy agradecido por la confianza que ha depositado en mí. Es como el apoyo de un hermano mayor''.

Después del sermón en la Plaza de San Pedro, cada uno de los 38 nuevos arzobispos procedentes de cuatro continentes se arrodilló ante el Papa para que los revistiera con el palio, una pequeña estola de lana que simboliza la oveja perdida que el Buen Pastor buscó y devolvió al redil.

Wenski indicó que el intercambio de palabras con el Papa fue breve, pero "de mucho significado''.

"Le prometí que iba a rezar por él y le pedí que rezara por mí, por las responsabilidades que me toca enfrentar en Miami'', afirmó Wenski, quien se reencontrará con el Papa hoy miércoles nuevamente.

El recibimiento de palio tuvo un significado especial para Wenski debido a la presencia de más de 250 feligreses de la Florida que lo acompañan, indicó.

Entre los viajeros están el padre Alejandro Rodríguez Artola, vicario parroquial de Nuestra Señora de Lourdes, en West Kendall, quien viajó a la Santa Sede junto a su madre Mercy, devota de la parroquia San Agnes, en Key Biscayne.

"El viaje a nosotros los sacerdotes nos está dando un sentido de solidaridad con el arzobispo Wenski en esta responsabilidad que le ha dado el Santo Padre'', comentó. ‘‘Estar tan cerca del Papa y compartir estas liturgias con él nos ha hecho sentir que él sí es nuestro líder''.

Su madre acotó que la peregrinación le ha permitido conocer más a fondo la Iglesia Católica y experimentar un crecimiento espiritual.

"He estado varias veces en el Vaticano pero esta ha sido la experiencia más extraordinaria'', confesó Mercy, una cubana de 76 años. "La misa de esta mañana fue lo más lindo y espectacular. El Espíritu Santo estaba allí presente''.

  Comments