Nation & World

Acueducto de Miami al borde de una crisis

Tres veces en lo que va del año, tuberías de acueducto y alcantarillado se han reventado en Miami-Dade, inundando calles y casas, contaminando las aguas de la Bahía de Biscayne y causando molestias a la población.

En marzo, la rotura en una tubería maestra de agua de 54 pulgadas de diámetro inundó casas en Hialeah y dejó un enorme hundimiento en el suelo. Hace nueve días en el Northwest de Dade, una tubería de alcantarillado de 72 pulgadas se reventó y envió aguas albañales a la Bahía de Biscayne. La semana pasada en Miami Lakes, un autobús cayó en un hundimiento producido por una tubería de alcantarillado de 12 pulgadas que estaba rota.

En un condado lleno de tuberías viejas y sin fondos suficientes para repararlas, esos desastres podrían ser sólo el comienzo.

Los registros de Miami-Dade documentan $325 millones en reparaciones necesarias de tuberías en los próximos 10 años, para las que, por ahora, no hay fondos. Una propuesta de elevar las tarifas de acueducto y alcantarillado en 18 por ciento, principalmente para realizar mejoras, fue rechazada el año pasado por los comisionados de Miami-Dade, temerosos de imponer un aumento tan fuerte a los contribuyentes.

Una consecuencia: el Departamento de Acueducto y Alcantarillado (WASD) dice que su mayor problema es la infraestructura vieja. Gran parte de las tuberías se instalaron hace más de 40 años.

"Piensen en la infraestructura como si fuera su casa'', afirmó Peter Velar, director adjunto de Planeación de Presupuesto e Inversiones de Capital del departamento. "En este momento tenemos una casa vieja, eso significa que hay que modernizarla y mejorar el sistema sólo para que pueda funcionar''.

No pagar la cuenta del plomero podría tener serias consecuencias.

El laberinto subterráneo de tuberías (de 7,500 millas) lleva el agua potable a cocinas y duchas. Otras 6,100 millas de tuberías transportan las aguas negras. Una rotura podría crear no sólo un caos, sino traer serios peligros para la salud.

Las tuberías viejas son un problema en todo el país. Todos los años hay roturas en 240,000 tuberías maestras en el país, y la cifra está en alza, según la Dirección de Protección Ambiental federal.

"Hemos permitido que se reduzca el margen de seguridad'', aseguró D. Wayne Klotz, ingeniero civil y ex presidente de la Sociedad de Ingenieros Civiles de Estados Unidos. ‘‘La infraestructura que venció su vida útil tiene que hacer frente a un aumento de la demanda. Eso es una receta para el desastre''.

En la Florida el agua potable está entre las tres mayores preocupaciones de infraestructura, según la Sociedad de Ingenieros Civiles de Estados Unidos. El grupo estima que Florida necesita invertir más de $15,000 millones en las dos próximas décadas para responder a los problemas.

En Miami-Dade, el WASD reemplaza todos los años 25 millas de tuberías de acueducto, menos de la mitad del 1 por ciento. Los expertos recomiendan sustituir entre 1 y 2 por ciento anualmente.

"Esta es una preocupación nacional'', afirmó Jennifer Messemer, portavoz del WASD.

Para reparar o reemplazar las tuberías viejas, el Condado tiene asignado este año presupuestario $38 millones. Las mejoras al alcantarillado serán de $48 millones. Durante los próximos cinco años el Departamento ha presupuestado unos $25 millones anuales para cada fondo de "renovación'' para el sistema de acueducto y alcantarillado.

Sin embargo, las reparaciones han demorado años, "lo que ha provocado costosas fallas como roturas de tuberías maestras, problemas en las plantas y una menor eficiencia de operación'', afirma el plan de operaciones de WASD.

Cuando una tubería maestra de agua potable de 54 pulgadas se reventó en marzo en Hialeah, el agua despertó a los vecinos en el medio de la noche.

Decenas de viviendas fueron afectadas, lo que obligó a las familias a salir. Las autoridades desconectaron la electricidad a unas 100 viviendas como precaución. Y la ruptura dejó un gran hundimiento en el terreno (10 pies de profundidad y 40 pies de ancho) que desvió el tránsito en la 4 Place del Oeste y en Red Road. El arreglo costó más de $600.000.

Fue la segunda vez en una década que la tubería, instalada hace por lo menos 40 años, reventó.

Todavía no se sabe que causó la ruptura del 18 de junio de una tubería de alcantarillado de 72 pulgadas en la Avenida 18 y la Calle 157 del noroeste. Muchos factores pueden contribuir, como los materiales y el mantenimiento.

La rotura envió 20 millones de galones de aguas albañales a la Bahía de Biscayne, lo que hizo cerrar algunas playas y contaminó las aguas. No todos los bañistas en las playas afectadas conocían la situación. Posteriormente, pruebas del agua de la bahía encontraron un alto nivel de bacteria coliforme fecal.

El Dr. Gordon Dickinson, jefe de Enfermedades Infecciosas de la Facultad Miller de Medicina de la Universidad de Miami y del Hospital de Veteranos de Guerra de Miami, dijo que es una preocupación mayor si las aguas albañales contaminan las playas.

"Cuando uno nada no traga agua. Pero [el agua contaminada] puede entrar al cuerpo por los ojos, la nariz y la boca'', explicó Dickinson.

Una rotura en una tubería de alcantarillado de 12 pulgadas en Miami Lakes derramó 1,000 galones de aguas negras la semana pasada. La causa no se conoció de inmediato. La reparación costó $10,000.

Pero el derrame causó un dolor de cabeza en el vecindario y un autobús del condado con una docena de pasajeros quedó atrapado en un hundimiento del terreno.

"En unos pocos minutos olía a huevo podrido'', dijo Rita K. Agiar, que administra una gasolinera cerca de la rotura en Miami Lakes.

Esas aguas negras pueden tener parásitos, virus y bacterias como la E. coli.

"El riesgo de enfermedad depende del tipo y duración de exposición a las aguas albañales'', explicó Lillian Rivera, administradora del Departamento de Salud de Miami-Dade.

Rivera exhortó a los vecinos a tomar medidas de precaución, como lavarse sus manos si tiene contacto con aguas negras y prestar atención a las advertencias de las autoridades de salud.

Agregó que si una tubería maestra de agua se rompe, compromete la calidad del agua potable y las autoridades de salud aconsejan hervir el agua o consumir agua embotellada.

"Nos ocupamos muy seriamente del agua'', aseguró Rivera.

Mientras tanto, el personal del WASD salió a buscar tuberías con filtraciones mediante un sistema que identifica los derrames por el sonido. El sistema de aguas albañales tiene su propio programa preventivo: cámaras de televisión supervisan las tuberías de alcantarillado que van a las estaciones de bombeo para identificar rajaduras y una base de datos controla la presión en las tuberías.

Para pagar el reemplazo de las tuberías viejas el Condado tendría que elevar las tarifas de agua entre 20 y 25 por ciento, dijo Velar. Se necesitaría más para el alcantarillado.

El año pasado, Velar no consiguió el aumento de un 18 por ciento que pidió. En su lugar, el Condado aprobó un aumento de 6 por ciento en octubre y otro igual en abril. Eso elevó el año pasado la factura mensual promedio de $35.74 a $40.03.

"Comprendemos la posición en que está la junta'', dijo Velar, quien destacó los problemas económicos. "Por eso dijimos que aceptábamos esta alternativa, pero les recordamos que lo que están haciendo es sencillamente posponer más aumento a las tarifas''.

El WASD tiene una de las menores tarifas entre las empresas de su misma envergadura, según una comparación en la página de internet de la entidad, que muestra que la factura promedio es menor que la que se paga en el Condado Palm Beach y Cape Coral.

Allan Williams, ex director de Alcantarillado de Jacksonville, dijo que podría ser difícil para los directores de empresas de servicios públicos conseguir que se apruebe un aumento de tarifas porque las juntas de gobierno tienen que enfrentar la respuesta del público.

"La gente no quiere pagar esto, así que lo dan por garantizado'', dijo Williams, ahora jefe de Acueducto de Greensboro, Carolina del Norte.

Al mantener las tarifas artificialmente bajas, explicó Williams, "los efectos van a empeorar y la situación va a convertirse en un desastre''.

  Comments