Nation & World

Millonaria ayuda para propietarios de casas

Scott Katzer debe unos $200,000 más de lo que vale su casa en Fort Lauderdale. Al no poderla vender, quiere reducir los pagos mensuales refinanciándola a un interés más bajo.

Katzer no cumple los requisitos del programa de refinanciación del gobierno porque el valor de la vivienda es mucho menor que lo que debe.

Los bancos privados lo han rechazado por la misma razón.

Y tampoco cumple los requisitos para un programa estatal porque tiene un empleo que le permite pagar la hipoteca.

Katzer, asesor de ingeniería de 40 años, es uno de miles de propietarios del sur de la Florida que deben más de lo que vale su vivienda. Muchas de estas personas no están en peligro inmediato de ejecución hipotecaria, pero sus finanzas se han visto seriamente afectadas por el desplome del mercado inmobiliario y el rechazo de sus solicitudes de asistencia porque se considera que otras personas están peor.

Katzer pudiera hacer lo que otros, entregar la casa, pero no cree que sea debido.

"Estoy empantanado en el medio'', dijo. "Quiero hacer lo correcto. Es muy frustrante''.

Mike Larson, analista inmobiliario de Weiss Research en Jupiter, dijo que en general el gobierno no ha cumplido su promesa de ayudar a los propietarios que todavía están pagando sus hipotecas pero que deben mucho más de lo que valen sus viviendas.

"La realidad'', escribió Larson en un mensaje electrónico, "es que muchas de estas personas no pueden recibir ayuda de los programas en vigor, y por eso algunos sencillamente le entregan la casa al banco''.

Los problemas que enfrentan los que deben más de lo que vale su vivienda en toda la Florida afectan la economía estatal, dijo Sean Snaith, economista de la Universidad de la Florida. Los propietarios no quieren invertir dinero cuando la cuenta de resultado resulta afectada''.

"Es un efecto de riqueza negativa'', dijo Snaith. "Estas personas cargan un peso muy grande y eso afecta el ritmo de la recuperación''.

La participación en el programa federal de asistencia a propietarios está limitado a los que deben un máximo de 125 por ciento del valor de mercado de su vivienda. Pero el desplome de los precios durante los últimos años ha dejado a muchos propietarios debiendo más de esa proporción. Katzer compró su vivienda por $460,000 en el 2006, pero calcula que ahora vale unos $250,000.

Los analistas y corredores hipotecarios afirman que las empresas hipotecarias federales Fannie Mae y Freddie Mac consideran un alto riesgo a los propietarios que deben más de 125 por ciento porque probablemente abandonen sus viviendas incluso si las refinancian.

La mayoría de los bancos no refinancian si el propietario no cumple los requisitos establecidos por Fannie y Freddie.

Al final del primer trimestre, aproximadamente 44 por ciento de los propietarios de viviendas unifamiliares en Broward, Miami-Dade y Palm Beach debían más de lo que valía su propiedad, según Zillow.com, una empresa de Seattle especializada en investigaciones inmobiliarias. Los propietarios en zonas duramente afectadas como la Florida quizás no puedan recuperar lo invertido en la compra de una casa hasta por lo menos el 2020, según la firma californiana de investigaciones CoreLogic.

Aunque el gobierno y las autoridades de préstamos comprenden la situación, dicen que que la asistencia debe ir a los más necesitados.

En su programa más reciente para propietarios abrumados, el gobierno federal ha prometido $2,100 millones para los 10 estados más afectados por crisis inmobiliaria.

La Florida recibirá $418 millones para combatir las ejecuciones hipotecarias y la Florida Housing Finance Corp. está enviando más de $73 millones de esa cantidad a los condados Broward y Palm Beach como parte de una llamada Estrategia de Intervención Hipotecaria que debe comenzar a finales de este año.

La entidad usará el dinero para emitir préstamos que cubrirán un máximo de 9 meses de pagos de hipoteca para los propietarios que cumplan ciertos requisitos. La entidad espera encontrar bancos o inversionistas dispuestos a olvidarse de otros nueve meses de pagos.

Una vez que los propietarios comiencen a pagar de nuevos sus hipotecas, los préstamos pueden borrarse después de cinco años mientras que los propietarios sigan pagando y viviendo en la vivienda.

Pero para cumplir los requisitos del programa, los propietarios tienen que estar desempleados a ganar salarios que no les permitan cubrir sus gastos básicos. Eso excluye a los que deben más de lo que vale su propiedad pero todavía pueden hacer los pagos.

"Creemos que la mayoría de las personas en peligro de ejecución hipotecaria no tienen empleo o están subempleadas'', dijo Cecka Green, portavoz de Florida Housing Finance. "Este programa no va a ayudar a la mayoría de la gente que lo necesita. Pero queremos prestar asistencia a los más vulnerables''.

  Comments