Nation & World

Miami dejaría de ser el mayor puerto de cruceros del mundo

Durante décadas, Miami ha reclamado el título de la Capital de los Cruceros del Mundo, cultivando una imagen de majestuosos barcos pasando frente a las torres del centro, Star Island y South Pointe.

Sin embargo, Miami ahora está a punto de verse superado por Port Everglades, su vecino 28 millas al norte, más conocido por sus grandes grúas de carga y barcos cisterna.

Si la tendencia se mantiene, Port Everglades sobrepasará al Puerto de Miami en cruceros para el 2012, algo impensable hasta recientemente. En el 2000, el Puerto de Miami tenía el doble de cruceros que Port Everglades.

Es una competencia que implica mucho más que jactarse de ser el mayor puerto de cruceros del mundo. La industria de los cruceros significa miles de empleos y millones de dólares de turismo para Miami-Dade y Broward, cuyos gobiernos condales han comprometido millones en la infraestructura portuaria para garantizar que permanezca competitivo.

El cambio se debe en parte a un nuevo interés de los funcionarios de Broward. Y también la preocupación de los operadores de cruceros de un proyecto de $1,000 millones para construir un túnel entre Watson Island y el puerto, lo que piensan va a traer dolores de cabeza para ellos y los pasajeros.

"La competencia es más fuerte'', declaró recientemente el director del Puerto de Miami, Bill Johnson a la Comisión de Miami-Dade, preocupada por el reciente aumento de la actividad en Fort Lauderdale.

Johnson dice que gran parte del valor del puerto lo genera su menos glamorosa pero más voluminosa operación de carga. En realidad, el negocio de carga de Miami contribuyó $15,000 millones a la economía, según el puerto, en comparación a $2,000 millones generados por los cruceros.

Pero la atractiva imagen vacacionista de Miami no se ha construido sobre un puerto lleno de contenedores de carga.

Stewart Chiron, experto en cruceros y presidente de cruiseguy.com, dijo que Port Everglades simplemente es más dinámico, "como lo demuestra el enorme aumento en un puerto y la disminución en el otro''.

El gran empujón de Fort Lauderdale por los cruceros traerá un estimado de 3.2 millones de pasajeros este año fiscal, un alza de 31 por ciento en comparación con el 2006, mientras que el tráfico en Miami se ha estancado en los 4.1 millones de pasajeros en el año fiscal 2008.

Entre los cambios:

* En abril, Carnival Corp. de Miami aceptó canalizar 25.5 millones de pasajeros a través de Port Everglades en los próximos 15 años a cambio de la modernización de cuatro terminales de pasajeros. Ese contrato generará unos $500 millones en ingresos portuarios.

* Días después, Royal Caribbean International dijo que su Liberty of The Seas, de 3,634 pasajeros, tendría su puerto madre en Port Everglades, en vez de Miami, cuando regrese de Europa el próximo año.

Eso limitará la presencia de Royal Caribbean International en Miami a un solo barco de 28 años, el Majesty of the Seas, de 2,744 pasajeros. Esto es una reducción en comparación con cuatro barcos este año.

* Royal Caribbean decidió dejar los dos mayores barcos cruceros del mundo en Port Everglades. El Oasis of the Seas, de 5,400 pasajeros, empezó a navegar en noviembre del 2009 y su gemelo Allure of the Seas empezará a realizar cruceros en el Caribe en diciembre.

Cerrar estos acuerdos era decisivo para Port Everglades, particularmente porque las líneas de cruceros esperan demorar la ampliación de su flota en los próximos años y buena parte del crecimiento será en nuevos mercados fuera del Caribe, como Europa y Asia.

"Bill Johnson y yo tenemos esta competencia amistosa'', dijo sonriendo Phil Allen, director de Port Everglades. "En Broward nos hemos dado cuenta de que si vamos a seguir compitiendo en el Caribe tenemos que ir tras el Oasis''.

Inicialmente lo consideró una posibilidad remota.

"Todo el mundo estaba diciendo: "Oh, en Miami, la sede de Royal Caribbean está en la esquina''. Fuimos muy dinámicos''.

El negocio de los cruceros implica grandes riesgos financieros que van más allá del viaje por el mar. Los pasajeros de los cruceros representan alrededor de uno de cada siete viajes de recreación que llegan al Aeropuerto Internacional de Miami, según funcionarios del Puerto de Miami. Y son clave en las reservaciones de hotel.

"Ni por un minuto pienso que Miami esté fuera de juego'', dijo Johnson, veterano empleado del Condado que se hizo cargo del puerto hace cuatro años. "La gente conoce a Miami como una marca''.

Miami se puede jactar de un acuerdo para ser el puerto madre del nuevo Epic, un barco de 4,100 pasajeros y $1,200 millones que se espera ser el barco más atractivo del año cuando debute en julio. Incluso así, el crucero pasará entre mayo y diciembre del 2011 en el Mediterráneo, no en Miami. Mientras tanto, Eclipse, el último barco de Celebrity Cruises, operará desde Miami entre noviembre y abril del 2011 y el 2012.

Algunos negocios de cruceros que pudieran ser de Miami se están desplazando más allá de Fort Lauderdale. Carnival Cruise Lines consideró poner el Carnival Dream, el último y más grande de sus barcos, en Miami, pero terminó en Cabo Cañaveral el otoño pasado.

El aumento de actividad en Port Everglades ha dinamizado las negociaciones entre Carnival Corp. y el Puerto de Miami. Recientemente ejecutivos del Condado de Miami-Dade llegaron a acuerdo que amplía el compromiso de Carnival Corp. con el Puerto de Miami hasta el 2018, cinco años más allá del contrato existente.

La semana pasada, la Comisión de Miami-Dade aprobó el acuerdo, que asegur el compromiso a largo plazo de Carnival y aumenta el ingreso garantizado que significará para Miami.

"Estamos confiados en que vamos a tener estabilidad en el Puerto con Carnival'', dijo George Burgess, administrador de Miami-Dade.

El nivel de compromiso de Royal Caribbean Cruises Ltd. es menos claro. Richard Fain, presidente y director general de Royal Caribbean Cruises Ltd. declinó comentar sobre sus planes en Miami, ni quiso decir si Royal, que es propietaria de varias marcas --como Celebrity Cruises y Azamara Cruises-- piensa mantener su sede en el puerto cuando sus contratos de arrendamiento terminen en el 2011 y el 2014.

Burgess y Johnson confían en que Miami-Dade asegurará los acuerdos en ambos frentes y el puerto piensa modernizar algunas de las instalaciones de Royal. "Tenemos que negociar con Royal, como hicimos con Carnival'', dijo Burgess.

Un reto para Miami es tranquilizar las preocupaciones de las líneas de cruceros de que la construcción del túnel en el puerto, un proyecto recién comenzado, no afectará las operaciones de los cruceros.

En una carta del 5 de mayo, el presidente y director general de Carnival Corp. Micky Arison, le expresó a Carlos Alvarez, alcalde de Miami-Dade, que la empresa responsabilizará al Condado si la construcción del túnel afecta sus operaciones y exigió un plan en caso de desastre. Ese plan "debe incluir que el Condado compre un seguro para cubrir cualquier interrupción de las operaciones y otras pérdidas a los clientes del puerto'', escribió.

Alvarez invitó a los ejecutivos de Carnival a reunirse con los funcionarios del Condado y el personal a cargo del túnel, y dijo que pronto vendrían los detalles escritos sobre el seguro y las salvaguardas del proyecto.

Allen, director del Port Everglades dijo que la congestión en el Puerto de Miami y la preocupación sobre el túnel habían ayudado a desviar operaciones a Port Everglades, que está al final de una ancha carretera y cerca del Aeropuerto Internacional Fort Lauderdale-Hollywood.

"Miami-Dade y Miami han abusado del Puerto de Miami desde hace años'', dijo Allen, citando mala planificación en la construcción de la American Airlines Arena y varios edificios de apartamentos a lo largo de Biscayne Boulevard, que agravan la congestión de tráfico del puerto.

Sin embargo, buena parte del crecimiento de Port Everglades parece vinculado a su disposición de recibir operaciones. Cuando Royal Caribbean estaba buscando un puerto madre para el Oasis, la recepción fue tibia en MIami, donde los funcionarios del puerto dijeron que la enorme embarcación se llevaría dos terminales.

Port Everglades tampoco tenía un instalación adecuada para el barco, que es 40 por ciento más grande que cualquier otro, pero Fort Everglades ofreció convertir su vieja terminal 18 en una ultramoderna instalación de cruceros.

Fain, de Royal Caribbean, conocido como perfeccionista, presionó por garantías de que los pasajeros que abordaran Oasis pudieran entrar en 15 minutos. Ninguna línea de cruceros ha tratado nunca de hacer entrar 5,400 personas a un barco anteriormente y Royal quería que la experiencia no fuera desagradable.

Allen regresó a la Comisión de Broward, que aceptó duplicar el presupuesto para la la terminal de .los $37.4 millones previstos originalmente a $75 millones. Royal, a su vez, prometió enviar más pasajeros de Port Everglades para compensar el costo adicional de la superterminal de 5.5 acres, que tiene 90 mostradores de boletos.

El veredicto: Chiron, el experto en cruceros, recientemente viajó en el Oasis y cronometró su tiempo de abordaje en Port Everglades en "siete minutos del andén al barco''.

En el Puerto de Miami, los funcionarios están elaborando planes para mantener su posición. Un tema central: completar para el otoño un nuevo plan maestro de 35 años que incluya ideas para una nueva terminal de pasajeros que pudiera servir a múltiples líneas de cruceros y espacio para el crecimiento.

"Este es un negocio muy competitivo y los que se queden dormidos se van a quedar atrás'', dijo Johnson a los comisionados del condado. ‘Pero les aseguro, les garantizo, les prometo: Esta administración del puerto no se va quedar dormida''.

  Comments