Nation & World

Revocan pena de muerte a culpable de violación y asesinato

El Tribunal Supremo de la Florida revocó el jueves la condena a muerte del hombre hallado culpable de la violación y asesinato de Ana María Angel, quien fue secuestrada junto con su novio durante un paseo a medianoche en South Beach en abril del 2002.

Tras una votación de 6-1, los magistrados en Tallahassee confirmaron la culpabilidad de Víctor Caraballo, de 42 años, pero ordenaron que se dictara sentencia de nuevo porque el juez de la vista permitió de manera inapropiada el testimonio de un experto en salud mental durante la fase de sentencia del juicio de Caraballo.

Caraballo fue uno de los cinco hombres acusados del brutal ataque a Angel, de 18 años, y su novio Nelson Portobanco. La pareja, novios desde la secundaria, fueron raptados en una esquina de Miami Beach.

Caraballo y los otros hombres llevaron a la pareja en un automóvil hacia el norte en la Interestatal 95 y se turnaron para violar a Angel mientras Portobanco estaba inmovilizado en el piso del carro.

Los hombres degollaron a Portobanco y lo dejaron por muerto junto a la autopista en el condado Broward. El joven sobrevivió y alertó a la policía.

Luego de una intensa búsqueda, se descubrió el cadáver de Angel en una calle lateral del condado Palm Beach con un tiro en la parte posterior de la cabeza. Sus manos estaban juntas como si hubiera estado rezando.

Caraballo no fue el que apretó el gatillo, pero sí participó en los ataques. El jurado lo halló culpable en abril del 2007 de varios cargos, incluyendo asesinato en primer grado, secuestro y asalto sexual.

Alegando que él padecía de una enfermedad mental y no quería languidecer en la cárcel, Caraballo pidió que le dieran la pena de muerte luego de que lo encontraron culpable. Los jurados cumplieron su deseo, por una votación de 9-3.

El Tribunal Supremo, en su opinión del jueves, dijo que el juez de circuito de Miami-Dade William Thomas cometió un error al permitir el testimonio del doctor Lázaro García, un experto en salud mental, durante la etapa de sentencia del juicio. El médico testificó haber concluido que Caraballo estaba fingiendo su enfermedad mental, incluyendo supuestas alucinaciones.

El Tribunal Supremo dictaminó que no se debió haber permitido a García testificar en esa fase del juicio porque sus conversaciones con Caraballo, que se realizaron para evaluar su salud mental antes del juicio, "tenían que haber mantenido su carácter confidencial'' según las leyes del procedimiento criminal de la Florida.

"La fiscalía estatal se pasó un poco en su presentación de la evidencia y empujó al juez por el camino equivocado'', comentó el abogado defensor de Caraballo, Joel Denaro. ‘‘Pero en este caso no hay ganadores''.

Solamente el magistrado Ricky Polston se mostró en desacuerdo en la nueva sentencia, y escribió que él no creía "que el testimonio del doctor García en la fase de sentencia del juicio constituyó un error reversible''.

La fiscal estatal de Miami-Dade Katherine Fernández Rundle dijo en una declaración: ‘‘El secuestro, la repetida violación y el asesinato por ejecución de Ana María Angel fue un crimen horrible y espeluznante. La parte más difícil de esta decisión judicial es tener que dar la noticia a la madre de Ana María''.

No se pudo contactar a la madre de Angel, Margarita Osorio, para que comentara sobre el fallo.

Tres de los hombres involucrados en el ataque fueron condenados. En espera de juicio se encuentran el acusado de dispararle, Joel Lebrón, y Hector Caraballo, el hermano de Víctor. Ambos enfrentan la pena de muerte.

  Comments