Nation & World

Batalla legal por perforación en el Golfo de México

Un juez federal falló el martes contra la prohibición por seis meses de la perforación petrolera submarina en el Golfo de México poniéndose del lado de compañías petroleras que argumentaron que esto afectaría sus negocios, eliminaría empleos y debilitará las economías de los estados en la costa del Golfo.

Mientras la Casa Blanca dijo que apelará de inmediato la decisión, grupos ambientalistas dieron a conocer el estado financiero del juez en el caso, Martin Feldman, del Tribunal Federal de Distrito en Nueva Orleans, quien posee o ha sido dueño de acciones en varias firmas de petróleo y gas. De acuerdo con la declaración financiera de Feldman en el 2008, el juez tenía acciones por hasta $15,000 en Transocean, dueña de la plataforma sobre un pozo petrolero de BP donde hubo una explosión y que está derramando crudo en el Golfo de México.

Expertos legales indicaron que la revelación de un potencial conflicto de interés dará fuerza al caso del gobierno de Barack Obama, pero apelar la decisión pone al Presidente en conflicto con muchos residentes de la costa del Golfo, que dependen de la industria de perforación petrolera en aguas profundas, la cual ha producido decenas de miles de empleos.

"El Presidente cree firmemente... que seguir perforando a estas profundidades sin saber qué ocurrió no tiene sentido'', declaró Gibbs. El gobierno apelará la decisión a la Corte del Quinto Circuito de Apelaciones en Nueva Orleans, indicó.

Mientras se asoma una batalla legal, las petroleras afectadas por la veda no aprecían estar listas aún a comenzar a perforar de nuevo.

"Comprendemos que el gobierno ha elegdo apelar, asíque no vamos a tomar decisiones sobre perforaciones futuras en el Golfo de México hasta que se agoten las apelaciones'', dijo Bill Tanner, portavoz de Shell en Houston.

"Necesitamos una pausa de modo que podamos llevar los estándares de esta industria a donde estaban antes'', manifestó Kate Gordon, vicepresidenta de política energética del Center for American Progress, organización liberal sobre políticas con estrechos lazs con el gobierno de Obama.

En Londres, ejecutivos petroleros enviaron un fuerte desafío el martes a Obama, advirtiendo en una importante conferencia petrolera que la veda del presidente estadounidense a la riesgosa perforación petrolera a gran profundidad afectará los abastos de materias primas para producir energía a escala mundial.

Mientras un grupo se manifestaba contra un ejecutivo de BP que salió en defensa del acosado presiente de la junta, Tony Hayward, otros líderes de la industria aprovecharon la reunión para dar su respaldo a la compañía británica, argumentando que eliminar las plataformas petroleras a gran profundidad tras el desastre en el Golfo de México era insostenible.

Las acciones de BP cayeron al punto más bajo en 13 años en la Bolsa de Londres, y el gigante petrolero confirmó que Hayward ya estaba en el procceso de ceder el control del derrame en el Golfo al director, Bob Dudley.

El presidente y principal ejecutivo de Transocean Ltd., Steven Newman, propietario de la plataforma Deepwater Horizon, donde una explosión el 20 de abril mató a 11 trabajadores y desató el peor derrame de crudo en la historia de EEUU, llamó la prohibición a la explotación en aguas profundas una reacción exagerada innecesaria.

"Hay cosas que el gobierno podría implementar hoy que permitirían que la industria regrese a trabajar mañnaa sin un límite de tiempo arbitrario de seis meses'', declaró Newman al margen de la reunión en Londres. "Obviamente, estamos preocupados''.

El ejecutivo de Chevron Jay Pryor indicó que la acción del gobierno de EEUU ‘‘reducirá los suministros para la energía mundial''.

"También será un paso atrás para la seguridad de la energía'', afirmó Pryor, vicepresidente global para desarrollo de negocios en U.S. Company, a delegados en el Congreso Mundial de Compañías Nacionales de Petróleo.

El fallo de Feldman favorece a 32 petroleras que se oponen a la veda a la exploración y explotación en aguas profundas.

Feldman resolvió que la "demanda preliminar está garantizada'' contra la moratoria, y declaró que está persuadido de que el levantamiento de la suspensión de la prospección y perforación decretada por el servicio de administración de minerales refleja el interés público.

"El tribunal concluyó que hay probabilidad de que los demandantes lograrán demostrar que la decisión (del organismo gubernamental) fue arbitraria y caprichosa'', expresó Feldman en su veredicto.

"El Presidente está totalmente convencido, como lo enunciaron ayer {lunes) el Departamento del Interior y el Departamento de Justicia, que continuar perforando a esas profundidades sin saber qué pasó (en la explosión de la plataforma DeepWater Horizon dos meses atrás) no tiene ningún sentido'', afirmó Gibbs.

Perforar a esas profundidades "amenaza la seguridad de los trabajadores en las plataformas y el ambiente en el Golfo a niveles que no podemos permitirnos en la actualidad, es lo que piensa el Presidente'', concluyó Gibbs.

La novedad fue recibida con frialdad por varios legisladores encargados de temas de energía en el Congreso.

"Es otra mala decisión en medio de un desastre marcado por malas decisiones de la industria petrolera'', indicó en un comunicado el Representante Ed Markey, que preside la Comisión sobre Independencia Energética y Cambio Climático. Markey aprobó la decisión de la administración de apelar.

"Estoy extremadamente decepcionada de que esta veda que expresa sentido común haya sido bloqueada cuando millones de litros de crudo siguen fluyendo al Golfo (de México)'', dijo por su parte la senadora del estado de Washington Patty Murray, quien recientemente llamó a prohibir la prospección en la costa oeste del país.

Por el contrario, la senadora por Louisiana Mary Landrieu, cuyo estado depende mucho de la industria petrolera, saludó la decisión del juez. Landrieu llamó varias veces al gobierno a rectificar su decisión de imponer una moratoria.

Mientras, Kenneth Feinberg, el funcionario a cargo de las compensaciones a residentes del Golfo de México por los daños sufridos a causa del derrame, viajó a la zona el martes para empezar a organizar los desembolsos.

Feinberg que administra un fondo de $20,000 millones, prometió acelerar los pagos a pescadores, empresarios y otras personas que han perdido dinero. Tenía previsto reunirse el martes más tarde en Mobile con el gobernador de Alabama, Bob Riley.

  Comments