Nation & World

El calor se adelanta al verano

El lunes es oficialmente el primer día del verano, pero después de dos semanas de temperaturas máximas récord, para los surfloridanos el verano hace ya un rato que está aquí.

Para Carmen Pérez y su familia, el abrumador calor --91 grados el domingo-- fue la excusa perfecta para visitar el quiosco de frutas Robert Is Here en el sur de Miami-Dade, para tomarse unos batidos de fresa y maracuyá.

"Estamos acostumbrados'', dijo Pérez después de hacer una larga fila para comprar los batidos. "Pero ahora hay muchísimo calor. Parece que el verano comenzó en marzo''.

En el Grapeland Water Park cerca del Aeropuerto Internacional de Miami, los niños chapoteaban y gritaban en las cataratas, toboganes, una laguna y un río de poco caudal. El parque acuático por lo general se llena a capacidad (1,200 personas) los fines de semanas desde el Día de las Madres, dijo la administradora Virginia Bentley.

Los empleados se han estado rotando en la sombra cada media hora para combatir un poco el calor.

"Uno nunca se acostumbra al calor'', declaró Bentley. "El trabajo no cambia, pero ahora es más difícil por el calor''.

En varias zonas del sur de la Florida el termómetro llegó a los 91 grados el domingo, aunque la temperatura percibida llegaba a 102 en el oeste de Kendall y 99 en el resto del área.

Las últimas semanas han sido de mucho calor: el jueves hubo 95 grados, igualando el récord de 1981. El martes hubo 94, que igualó el récord del 2009. El 9 de junio el termómetro llegó a 95, igualando el récord de 1998, y el 8 de junio hubo 95 grados, igual que en 1981.

La culpa la tienen los vientos más tranquilos de lo normal y las altas temperaturas en el Atlántico, dijo Brad Diehl, meteorólogo del Servicio Nacional del Tiempo en Miami.

Pero se espera que la brisa del Este aumente durante esta semana, y eso significa que las tormentas en tierra adentro afectarán el sur de la Florida. Es el momento perfecto para la Semana de Concienciación de Rayos, que comenzó el domingo. La Florida es la capital nacional de los rayos.

Sasha Aaronson ha notado temperaturas más altas de lo normal en el quiosco de limonada de Grapeland, que vendió más a principio de junio que en el mismo período del año pasado.

"Se sintió que el verano comenzó hace tres o cuatro semanas'', afirmó Aaronson, que combate el calor con un ventilador portátil y refrescándose el rostro de vez en cuando con el agua de la fuente del parque. "Si no hay sol y mucho calor, el negocio no marcha bien. Es como una relación de amor y odio''.

Pero disfrutando del Día de los Padres en la piscina con su familia, Julián Serna no estaba muy contento con tanto sol.

"Anoche salimos y parecía que había 99 grados'', se quejó.

Pero el calor no ha afectado las ventas de Ed Hodges, quien vende sandías en su camioneta a lo largo de la Avenida Krome en Homestead. El sábado vendió 180 melones a razón de dos por $5, y regresó el domingo a vender más.

Pero fue en un viaje reciente en motocicleta a Tennessee lo que lo hizo darse cuenta del calor que hay en Miami.

"Es como meterse en un horno'', afirmó. "Cuando uno está fuera y regresa, lo siente''.

A pesar de las percepciones, el meteorólogo Diehl dice que es una temporada normal, aunque muchas personas sientan más calor que el año pasado.

"Naturalmente, mucha gente tiene memoria selectiva'', acotó.

  Comments