Nation & World

Familiares de víctima piden a mujer que se entregue

Sólo estaba parado ahí... A Ramón Loret de Mola, de 73 años, le gustaba andar por las calles de La Pequeña Habana, tal como hacía en su pueblo natal de Placetas, en Cuba.

En eso estaba el lunes al mediodía, en busca de algo para merendar, cuando se detuvo en la esquina suroeste de la Calle Ocho y la avenida 24.

De pronto, un SUV blanco se subió a la acera y lo atropelló.

La conductora se bajó por un momento, según testigos, pero luego huyó.

Siete horas después, Loret de Mola murió en el Hospital Jackson Memorial, con su única hija a su lado.

"¿Por qué no se paró? ¿Por qué no se paró?", preguntó Susana Loret de Mola, quien había traído a su padre a Miami hace cinco años. "Todavía no lo he procesado. No lo creo. Yo no creo que está muerto''.

Una media decena de familiares de Loret de Mola se reunió el martes en la sede del Departamento de Policía de Miami para suplicar a la mujer que abandonó la escena que se entregue a las autoridades.

"Le pido por favor que se entregue. El era buena persona'', dijo la hermana del fallecido, Bárbara Loret de Mola. "Ella lo mató y lo dejó tirado ahí como si fuera un perro''.

Loret de Mola vivía solo en un apartamento en La Pequeña Habana. Quería regresar a vivir en Cuba. Allí le quedaba un hijo y había trabajado como mecánico de radiadores.

"Quería irse a Cuba'', recordó Bárbara, quien había hablado con Loret de Mola el domingo por la tarde. "El aquí no era feliz''.

Parientes de Loret de Mola lo describieron como un luchador que había superado varios problemas de salud, incluido un paro cardíaco. Susana dijo que era cabeza dura y que a veces lo descubría fumando a escondidas detrás de su carro.

"Andaba activo siempre, todo el día luchando'', dijo Susana.

Los testigos también dijeron a las autoridades que la mujer hablaba por un celular cuando ocurrió la tragedia.

"No sé si estaba distraída o qué pasó cuando se subió a la acera y perdió el control'', dijo el detective William Moreno. "Pero le pegó a un ser humano''.

La mujer fue descrita como una hispana de alrededor de 50 años, de tez blanca y pelo negro y lacio, según las autoridades.

Manejaba un SUV color blanco, posiblemente un nuevo modelo marca KIA. El vehículo tiene daños entre el faro derecho delantero y la puerta del pasajero.

No había cámaras de seguridad en los negocios del área que capturaran el accidente, según las autoridades.

"Esto es algo que no hubiera pasado'', dijo Moreno. "Si se hubiera quedado en la escena, lo peor que hubiera recibido es una infracción''.

Ahora, si se entrega, la mujer puede encarar cargos graves por huir de la escena.

"El miedo es lo que hace que la gente se fugue, porque no saben las consecuencias'', dijo Napier Velázquez, portavoz del Departamento de Policía. "Quizás vio lo grave que eran sus heridas y se espantó. ¿Quién sabe qué pasa por la cabeza de esta gente?"

Este año, 10 peatones han muerto o han quedado gravemente heridos en accidentes en la Ciudad de Miami, según la policía. En tres de estos casos (incluidos dos en La Pequeña Habana) los choferes se dieron a la fuga.

La hermana y hija de Loret de Mola dijeron que siempre le aconsejaban que caminara con mucho cuidado por La Pequeña Habana.

"La gente aquí no respeta a las personas mayores. Yo por eso ya no salgo'', dijo Bárbara.

Cualquier persona con información sobre el incidente puede llamar al (305) 603-6525, o a Crime Stoppers (305) 471-TIPS.

  Comments