Nation & World

Conservadores critican el veto de Crist

El gobernador Charlie Crist rechazó una controvertida iniciativa de ley de aborto, al usar el veto para repudiar a los republicanos conservadores que lo eligieron y defendían la legislación como "la más significativa medida pro vida en la historia de la Florida''.

La legislación requería que la mayoría de las mujeres que buscan un aborto se sometan a un ultrasonido y escuchen a un médico describir el feto, a menos que ellas firmen una forma para optar no hacerlo, e incluía una provisión para asegurar que el dinero de los contribuyentes no paguen los abortos voluntarios.

"Este proyecto de ley coloca una carga inapropiada en las mujeres que buscan terminar el embarazo'', escribió Crist en su mensaje de veto, agregando que puso sus puntos

de vista "pro vida'' a un lado antes de tomar la decisión.

"Los puntos de vista personales no deben resultar en leyes que expandan imprudentemente el papel del gobierno y obliguen a las personas a obtener pruebas o procedimientos que no son médicamente necesarios'', agregó.

Las fuerzas anti aborto y los conservadores sociales que respaldaron a Crist como gobernador republicano expresaron su consternación.

"Si realmente deseas que las personas cambien sus corazones, que mejor que ver el latido de un corazón'', indicó el senador Andy Gardiner, republicano por Orlando y patrocinador de la cláusula del ultrasonido. "Hay muchos corazones rotos hoy''.

"La vida de quienes aún no han nacido será destruida a expensas de los contribuyentes'', manifestó el representante estatal Matt Gaetz, republicano por Fort Walton

Beach. "El gobernador no tiene filiación partidista. Hoy también aprendimos que carece de brújula moral''.

Más que todo, el veto hizo a Crist tomar una posición clara sobre el aborto en un momento inoportuno, dada la tenaz lucha tripartita por el senado federal en la que Crist aspira como independiente.

Crist ha vacilado al tratar el tema al denominarse sí mismo "pro elección'' en 1988 y después decir a comienzos del presente año, como candidato republicano, que "lucharía por esfuerzos legislativos pro vida''.

Los principales legisladores republicanos y los que luchan contra el aborto atacaron la posición vacilante del gobernador en el tema, atribuyéndosela a un año electoral.

"Muestra que su honradez se ha ido'', agregó John Stemberger, del Consejo de Política Familiar de la Florida, quien calificó de "sin sentido'' la insistencia de Crist de que él está personalmente contra el aborto. "Creo que absolutamente va a haber consecuencias políticas''.

Los únicos grupos que aplaudieron a Crist fueron los demócratas y los defensores del derecho al aborto, quienes aseguraron que la legislación ‘‘coloca firmemente al gobierno entre los médicos y sus pacientes, y resulta en que las mujeres pierdan la cobertura de salud que tienen actualmente''.

Pero incluso algunos demócratas atacaron al gobernador, preocupados de que su cambio está diseñado para alinearse con los moderados y liberales, con la idea de ganar las elecciones. Kendrick Meek, su rival demócrata, indicó que el gobernador ‘‘nunca se podrá escapar de su pasado anti elección''.

"Todas las mujeres pro elección de este estado apoyarán a Kendrick Meek'', declaró Barbara DeVane, un cabildero de la Organización Nacional de Mujeres'', "El no es un advenedizo''.

La acción de Crist es el tercer veto de un proyecto de alta prioridad aprobado por la legislatura controlada por los republicanos. Anteriormente, Crist rechazó la legislación de financiar las campañas al decir que reinstalaría los ‘‘fondos para usos ilícitos'' para los legisladores y vetó una polémica ley sobre los salarios de los maestros conocida como SB6. En general, Crist ha vetado 17 proyectos de ley y ha retirado varias cláusulas de gastos del presupuesto estatal.

Los republicanos del Senado le agregaron las cláusulas sobre el aborto a un proyecto de ley de asilo en los días finales de la sesión legislativa, lo que entorpeció el proceso del comité. La legislación fue aprobada por el Senado con una votación 23-16 y en la Cámara con 76-44, después de uno de los debates más acaloradados en años recientes.

Como en el caso del proyecto de educación, la medida del aborto (HB1143) generó un fuerte cabildeo. La oficina de Crist recibió más de 65,000 llamadas, y la mayoría le pedía que firmara el proyecto de ley. Los republicanos de la Cámara se demoraron en entregarle a Crist la legislación hasta el lunes para darle tiempo a quienes la apoyaban de persuadirlo para que la firmara.

Sin embargo, esa cifra no coincide con un sondeo de opinión que en mayo realizó Ipsos Public Affairs para el Times/Herald y Bay News 9 donde se indicaba que 55 por ciento de los votantes querían que vetara el proyecto de ley, mientras el 31 por ciento quería que lo firmaran.

Según estadísticas estatales, los médicos realizaron más de 86,000 abortos en el 2008.

Tras el ejemplo de otros 20 estados con leyes similares, la medida de la Florida le hubiera exigido a los médicos "revisar y explicar las imágenes en vivo del ultrasonido'' antes de que una embarazada de el consentimiento para un aborto en el primer trimestre, cuando ocurren la amplia mayoría de esos procedimientos médicos. En el segundo y tercer trimestre, las leyes estatales le exigen a los médicos que lleven a cabo ultrasonidos antes de hacer abortos y den descripciones menos detalladas del feto.

Una mujer pudo haberse negado a mirar la imagen si firmaba un formulario, pero no está claro si un médico todavía tendría que describir el feto. Las leyes hicieron una excepción para las mujeres que muestren la documentación para confirmar que el aborto es necesario desde el punto de vista médico, o si han sido víctimas de violación, incesto, violencia doméstica o tráfico humano.

De igual modo, el proyecto de ley habría puesto estrictas limitaciones a las compañías de seguros médicos privados de la Florida, prohibiéndoles ofrecer planes que cubrieran el costo de abortos electivos. La legislación invocó una cláusula en la nueva ley federal de cuidado de la salud que le permite a los estados prohibirle a las compañías ofrecer planes subsidiados con cobertura de aborto.

Según los republicanos, con el veto Crist le hará pagar a los contribuyentes de la Florida por abortos electivos por primera vez. Sin embargo, ese argumento no es claro ya que la ley federal de cuidado de la salud incluye barreras para evitar financiamiento federal de los abortos, al exigirle a las mujeres que paguen por separado por los planes que cubren el procedimiento.

Otro componente de la legislación habría impulsado la demanda pendiente del estado en contra de la ley federal del cuidado de la salud.

Crist no mencionó estos problemas en su mensaje de veto, pero aseguró que "barreras médicas o fiscales'' no son apropiadas para evitar que una mujer "continúe su decisión protegida por la Constitución de terminar un embarazo''.

La redactora del Times/Herald Mary Ellen Klas contribuyó a este reportaje. A Lee Logan se le puede escribir a: llogan@sptimes.com o llamarla al teléfono 850-224-7263.

  Comments