Nation & World

Fiebre mundialista enciende pasiones

Cada cuatro años la fiebre de la Copa Mundial enciende la pasión de millones de fanáticos atentos a los partidos de las 32 selecciones que luchan por el más universal de los honores deportivos. Y en Miami ya está subiendo la temperatura.

"La Copa paraliza el mundo, es como si no importase nada durante un mes. Todo el mundo está enganchado'', dijo Leo Graziano, un empresario argentino de Miami, fanático del fútbol y de la oncena albiceleste.

A partir del viernes hoteles y restaurantes, bares y centros de esparcimiento han acomodado horarios y acondicionado sus instalaciones para que nadie se pierda un solo detalle de los encuentros.

En Doral Billiards & Sports Bar, un "pub'' deportivo de la ciudad de Doral, todo está listo para recibir a los amantes del fútbol y las barras de los países que disputarán el torneo. Aquí se instalaron recientemente dos proyectores de 100 pulgadas, se hicieron ajustes a varias pantallas de alta definición y se instalaron modernos equipos de audio.

"Esperamos la asistencia de mucha gente'', comentó el administrador del local, Alexander Karavias, un griego que prefiere no mencionar a sus favoritos en un lugar como Miami, donde vive gente de todas las nacionalidades y razas.

"Todos los partidos son "nocauts''. Lo importante es que el Mundial es bueno porque da un motivo de celebración, una razón para salir fuera y compartir con los amigos'', dijo Karavias.

Precisó que este año siente que la fiebre futbolística ha ido en aumento y ha tocado la fibra de comunidades que tradicionalmente se han sentido más ligadas a otros deportes, como los anglos.

"Estamos viendo que los estadounidenses, están más interesados en el fútbol y eso es muy importante'', agregó.

Estados Unidos y Gran Bretaña comparten el Grupo C, que completan Argelia y Eslovenia.

Los seleccionados estadounidenses cifran grandes esperanzas en la Copa y esperan demostrar que su fútbol no sólo ha madurado, sino que es más consistente en su toque y puede dejar a un lado cualquier pronóstico en su contra. La confianza de la oncena afloró especialmente después de haberle ganado a la poderosa España y haber estado arriba 2-0 en el marcador ante la experimentada escuadra de Brasil, en la final de la Copa de las Confederaciones del año pasado.

En los restaurantes Graziano de Bird Road, Coral Gables, Brickell y Hialeah todo parecía estar listo para el pitazo inicial y comenzar a transmitir desde temprano los partidos del torneo de Sudáfrica.

"Los auspiciadores vendrán a regalar camisetas y habrá champán gratis para los que vengan a ver la inauguración y los partidos de Argentina'', dijo Graziano.

Los preparativos tienen complacido al mexicano Alejandro M. Ramírez, un especialista de sistemas, de 29 años, quien aseguró que no se perderá un encuentro.

"La Copa es una fiesta para todos, nadie puede dejar de verlo, de gritarlo, de emocionarse'', sostuvo el miércoles Ramírez a la salida del restaurante Rosa Mexicano, en Mary Brickell Village, del downtown Miami.

Como muchos residentes del sur de la Florida, Ramírez dijo que se levantará el viernes más temprano que de costumbre para ver la jornada de apertura y el primer choque del torneo entre México y Sudáfrica.

En otros lugares de la ciudad, el ambiente futbolístico también amenaza con transformar todo a su paso en una fiesta interminable. En Miami Beach, el Clevelander y otros hoteles del circuito costero invitan a los fanáticos a ver todos los partidos en la playa y disfrutar de sus famosos bares de azotea.

En Fort Lauderdale, el Seminole Hard Rock, de Hollywood, promete tirar la casa por la ventana con más de 40 pantallas de alta definición y proyectores en todas sus salas.

Davis Machado, dueño de Doña Paulina y Don Davis, una cadena de restaurantes uruguayos en Miami, prometió transmitir el Mundial con un toque único y grandes ofertas para los seguidores del deporte rey.

"Nosotros tenemos pantallas en todos los restaurantes'', dijo Machado. "No será nada espectacular, pero si Uruguay llega a la final vamos a tener que regalar carne a todo el mundo''.

  Comments