Nation & World

Informe destaca beneficios de la inmigración

Los inmigrantes disminuyen a corto plazo las oportunidades de empleo para los trabajadores estadounidenses aunque a largo plazo la inmigración redunda en más oportunidades laborales para todos, según un estudio dado a conocer el lunes.

"A corto plazo, la inmigración podría reducir levemente las posibilidades de empleo para trabajadores nativos y el salario promedio'', según el informe de 26 páginas titulado El impacto de los inmigrantes en la recesión y la expansión económica. "A largo plazo, los inmigrantes no reducen los índices de empleo de los nativos, pero sí incrementan la productividad y por ende el ingreso promedio''.

El informe, emitido por Instituto de Política Migratoria, de Washington, D.C., basa sus conclusiones en un análisis de datos del Censo de Estados Unidos entre 1960 y el 2008.

Para el análisis del impacto a largo plazo, el autor evaluó datos sobre población y empleo estado por estado durante el período de 48 años y para la evaluación a corto plazo examinó escrutinios de población desde 1994.

El autor del informe, Giovanni Peri, economista de la Universidad de California, en Davis, dijo en conferencia de prensa que su investigación pone en evidencia de que a largo plazo una mayor cantidad de inmigrantes resulta en un "efecto positivo en la productividad''.

El instituto es considerado entre los más serios y confiables respecto al estudio de las tendencias de la situación migratoria a nivel internacional.

El informe forma parte de los esfuerzos de grupos e individuos que apoyan la reforma migratoria para mostrar cómo los inmigrantes indocumentados que participan en el mercado laboral ayudan a reforzar los intereses nacionales.

En momentos en que el debate sobre la legalización de inmigrantes indocumentados se ha puesto más candente tras la aprobación de la polémica ley migratoria de Arizona, uno de los puntos en discusión es si los trabajadores extranjeros ayudan o lesionan los intereses de los nativos.

Los activistas que favorecen la reforma migratoria insisten en que la legalización de los 10.8 millones de inmigrantes indocumentados en el país mejoraría la economía, mientras que sus opositores sostienen que legalizar a trabajadores extranjeros indocumentados reduciría aún más las perspectivas de empleo de trabajadores nativos y residentes extranjeros legales.

Informes recientes por parte del Centro de Estudios de la Inmigración, un grupo en Washington que favorece controles migratorios, indican que los trabajadores ilegales dañan las perspectivas de empleo de los nativos con menos educación académica y los adolescentes nacidos en el país.

Para algunos de los jornaleros extranjeros que todas las mañanas se paran en ciertas esquinas del sur de la Florida en busca de trabajo, la economía en recesión se ha convertido en un frente de batalla diario que sólo ahora empieza a mostrar leves señales de recuperación.

Dicen que ahora parece haber más oportunidades de trabajo que en los últimos dos años, cuando miles de trabajadores indocumentados abandonaron el país debido a la falta de empleo, particularmente en la industria de la construcción.

"Hay un rayo de esperanza'', dijo en entrevista reciente Víctor Salazar, nicaragüense de 35 años que frecuentemente espera ser contratado en el estacionamiento de un centro comercial de la calle 40 del suroeste, cerca de la autopista Florida's Turnpike al sur del condado Miami-Dade.

Un informe reciente de la oficina de estadísticas del Departamento de Seguridad Interna indica que la población de inmigrantes "no autorizados'' en Estados Unidos es actualmente de unos 10.8 millones, en comparación a 11.6 millones en el 2008.

El declive en el número de inmigrantes "no autorizados'' en la Florida, según el informe, fue de unos 80,000; de 800,000 en el 2000 a 720,000 en el 2009.

En tanto, una investigación del Centro Hispano Pew mostró en el 2006 que habría unos 7 millones de trabajadores extranjeros indocumentados en el país, o casi un 5 por ciento de la fuerza laboral de Estados Unidos.

El informe del Instituto de Política Migratoria emitido el lunes dice que el impacto a corto plazo de los inmigrantes en el mercado laboral es de 1 a 4 años mientras que el de largo plazo es de 7 a 10.

"A corto plazo, la inmigración podría reducir las oportunidades de empleo y el ingreso promedio de los trabajadores nativos al principio, porque el proceso de ajuste económico no es inmediato'', citó el informe. "A largo plazo, las ganancias para la productividad y el ingreso se hacen más notorias después de 7 o 10 años''.

  Comments