Nation & World

Marea negra ensucia playas en la Florida

Las playas de blancas arenas que atraen a legiones de turistas a la Costa del Golfo de la Florida, tomó un color ligeramente marrón en lo que las mareas trajeron cientos de bolas de alquitrán, conchas manchadas y pájaros sucios de petróleo a las costas más occidentales de la región. Funcionarios estimaban que los vientos pudieran empujar el petróleo hacia el Este a lo largo del Panhandle durante el fin de semana.

La escena asombró por igual a turistas y locales pero no impidió que fueran a ver lo que muchos esperan un espectáculo de una sola vez en la vida. A casi 200 millas, una cubierta especial que BP ha puesto sobre el pozo averiado seguía aumentando lentamente el volumen de crudo que es recogido por un barco.

La cubierta especial de BP, colocada inicialmente el jueves, recogió 255,000 galones de petróleo en su primer día, dijo el Almirante de la Guardia Costera Thad Alen, el encargado gubernamental del desastre. Los estimados oficiales dicen que entre 504,000 y 798,000 galones de petróleo escapan al agua todos los días, pero algunos científicos estiman que la cifra pudiera ser mucho mayor.

Una ligera capa de petróleo, de unos 100 yardas por 3 millas de ancho, fue detectada a media milla de Pensacola Beach. Quienes estaban en la playa llevaban cámaras, palas y bolsas de plástico para recoger las bolas de alquitrán que han estado llegando a la costa desde el viernes.

Pese a la preocupación provocada por las bolas de brea y las capas de crudo, funcionarios del Departamento de Protección Ambiental dijeron que las playas, las joyas de la industria del turismo de la Florida, seguirían abiertas y que un ocasional contacto con pequeñas cantidades de petróleo no perjudicaría a los vacacionistas.

El gobernador Charlie Crist recorrió el sábado la costa de Pensacola con el cantante Jimmy Buffett, cuyo hotel Maragaritaville se supone que abra el 24 de junio en Pensacola Beach, y dijo que pediría más barreras de contención para mantener el derrame fuera de las costas de la Florida.

Pero cuando se le preguntó en una conferencia de prensa a Allen, de la Guardia Costera, si la respuesta era colocar más barreras de contención para proteger las playas, respondió que la solución no era tan simple.

"Los lugares más difíciles para recoger petróleo son las ciénagas y los pantanos. Los más fáciles son las playas arenosas'', afirmó. Alrededor de 400 trabajadores estaban distribuidos el sábado a lo largo del área de Pensacola Beach para tareas de limpieza.

En un recorrido independiente por la costa de Pensacola, el senador republicano de la Florida George Lemiexux criticó al gobierno federal y a BP, y afirmó que el estado necesitaba más ayuda.

"Quiero ver al presidente de Estados Unidos aquí en el condado de Escambia'', subrayó, añadiendo que "tenemos que impedir que el petróleo siga saliendo y hacer todo lo posible para evitar que siga viniendo''.

"Necesitamos más embarcaciones de limpieza aquí. Lo que necesitamos de British Petroleum es más dinero'', afirmó.

En su alocución radial de los sábados, el presidente Barack Obama respondió a los que han criticado la reacción de su gobierno diciendo que había sido la mayor respuesta a un desastre ecológico en la historia de EEUU.

"Este derrame no sólo ha perjudicado la forma de ganarse la vida de la gente. Ha afectado comunidades enteras'', subrayó Obama. "Y la irritación de la gente no es sólo por el dinero que han perdido. Han pasado momentos difíciles anteriormente. Se trata de que sus vidas no van a volver a ser lo mismo''.

En lo que la presión seguía aumentando sobre BP, la compañía anunció que en junio duplicaría sus pagos a los individuos y negocios de la Costa del Golfo que hubieran presentado reclamaciones para compensar los ingresos perdidos debido al derrame. BP aseguró haber gastado un total de $84 millones en reclamaciones para fin de mes.

Mientras tanto, Obama ha criticado a BP por gastar $50 millones en anuncios de TV para mejorar su imagen y por haber pagado $10,000 millones en dividendos a sus accionistas en este trimestre.

"Estamos preparados para lo peor aun cuando esperamos que los esfuerzos de BP nos traigan mejores noticias que hasta ahora. Seguiremos adelante con una limpieza masiva'', subrayó Obama.

Los científicos dijeron que era sólo una cuestión de tiempo antes de que el petróleo pase por el Estrecho de la Florida y llegue a la costa del este.

El sábado por la tarde, unos 25 manifestantes se reunieron en el Fort Lauderdale Beach Park como parte de docenas de protestas bajo el nombre "Confisquen BP'' que se estaban desarrollando esta semana en todo el país.

Ana María Campos, de 39 años, de Fort Lauderdale, tenía una pancarta amarilla que decía: "Me gustan los manatíes limpios de petróleo''.

"La gente está asustada'', dijo. "No hay forma en que esto no vaya a venir''.

Entre 22 millones y 47 millones de galones de petróleo se han derramado en el Golfo desde la explosión del 20 de abril en la plataforma de Deep Horizon en la que murieron 11 trabajadores.

La última cubierta de contención de BP, que parece un gran embudo al revés, está capturando quizás un tercio del petróleo, aunque los estimados de cuánto se está derramando varían mucho. La cubierta tiene cuatro respiraderos o conductos para reducir la presión dentro del imperfecto sello. Ingenieros estaban trabajando el sábado para cerrar dos y que se pudiera capturar más petróleo.

Allen, de la Guardia Costera, dijo que los funcionarios de BP estaban tratando de no cerrar los respiraderos demasiado rápido por temor a que se produzca mucha presión en la cubierta o que el agua pueda penetrar y formar cristales similares a lo que provocaron el fracaso de un anterior esfuerzo de contención.

Lo comparó a cerrar un manguera con un dedo y explicó que "no se puede poder el dedo muy rápido ni sacarlo muy rápido''.

Allen afirmó que BP va a aumentar gradualmente el petróleo que está capturando hasta la capacidad total del dispositivo, que es de 630,000 galones diarios. También subrayó que la cubierta es una solución temporal y que la mejor opción para detener el derrame son dos pozos de alivio, que tomaría meses perforar.

El desastre petrolero ha devastado el sur de Louisiana, donde el petróleo ha ensuciado o matado a docenas de pájaros, incluyendo pelícanos marrones, una especie en peligro. También ha devastado las ciénagas y paralizado la industria pesquera del estado. Ahora el peor desastre petrolero en la historia de EEUU se está dejando sentir en el Panhandle de la Florida.

Allen dijo que el gobierno federal está tratando de mantener embarcaciones para limpiar petróleo y barreras de contención a lo largo de las costas de los estados del Golfo que han estado reclamando más ayuda.

El sábado, Crist aseguró que Allen había prometido otras 20 embarcaciones para limpiar de petróleo las aguas de la Florida.

Tim Backues de Missouri, se detuvo con su familia en Pensacola Beach el sábado por la mañana para ver el amanecer del sábado y, en vez de eso, encontró bolas de alquitrán. ‘‘Hemos visto muchas de ellas'', comentó.

"Es repugnante'', comentó Amiee, su esposa.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments