Nation & World

Joyero acusado de estafa dio fondos a campaña de políticos

El alcalde de Hialeah, Julio Robaina, admitió que recibió contribuciones de campaña y mantuvo relaciones de negocios con Luis Felipe Pérez, un joyero cubano acusado de estafar a decenas de empresarios hispanos del Sur de la Florida.

Robaina dijo a El Nuevo Herald que recibió aportes de Pérez para sus campañas, "tal como lo hicieron otros políticos'', aunque no precisó cuánto.

"No puedo recordar [la cantidad] de forma exacta, hubo tantas campañas que no tengo la cifra'', indicó Robaina.

De acuerdo con una demanda de la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC), Pérez, de 39 años, estafó a 35 inversionistas al menos por $40 millones, desde el 2006 hasta junio del 2009. La acusación también indicó que hizo contribuciones para campañas de políticos locales por un monto de $100,000.

Según documentos del Ayuntamiento de Hialeah, Pérez aportó al menos $18,500 a campañas municipales. Para las elecciones del 2005 y el 2009, dio $1,500 a Robaina. El concejal Carlos Hernández recibió $1,250 para sus campañas del 2005 y el 2009. A la concejal Vivian Casals-Muñoz le entregó $950 en el 2007. Ambos concejales no respondieron llamadas de El Nuevo Herald.

Documentos del Condado de Miami-Dade indican que Pérez también dio $10,000 a la organización floridana The Truth for Our Community/La Verdad para Nuestra Comunidad, presidida por Julio Ponce. La organización realizó una campaña en el 2008 para promover una enmienda que eliminaba los límites de reelección para los alcaldes de Hialeah.

Ponce indicó que conocía a Pérez pero que no recordaba si había recibido esa donación.

"Lo conozco [a Pérez] de la Cámara de Comercio [e Industrias] de Hialeah, siempre fue una persona muy correcta y me sorprendió bastante cuando empecé a oír que estaba involucrado en este problema'', señaló.

Pérez, conocido en el mundo empresarial de Hialeah como Felipito, es dueño de las firmas Lucky Star Diamonds y Luis Felipe Jewerly Design Corp., mediante las cuales habría canalizado sus donativos a políticos.

El Nuevo Herald no consiguió contactar a Pérez. Una visita a su oficina en el 6073 de la calle 167 del noroeste, en Hialeah, resultó infructuosa. Su abogado, Alvin Entin, se encontraba fuera de la ciudad, según explicó el viernes por la tarde una asistente de su despacho en Fort Lauderdale.

La demanda de la SEC señaló que, en el 2006, Pérez empezó a ofrecer a sus clientes dividendos del 18 al 36 por ciento, pagados en cuotas mensuales. Luego, en el 2007, les dijo que invertiría el dinero en casas de empeño en Nueva York donde supuestamente podría obtener ganancias del 5 al 10 por ciento mensual, es decir, del 60 al 120 por ciento anual.

De acuerdo con la demanda, Pérez convenció a varios de sus amigos para que se convirtieran en clientes y también alardeaba de sus vínculos con políticos locales.

Con el dinero de las inversiones empezó a girar pagos a nombre suyo y de sus familiares por un total de $6 millones, en concepto de sueldos y comisiones, indicó la acusación. Se compró una casa de $3.2 millones y gastó $1 millón en joyas para él y su esposa.

También rentó vehículos de lujo por $400,000 y pagó $200,000 en vacaciones, $200,000 en ropas para su esposa y otros $200,000 en cenas en lujosos restaurantes, a los que llegaba acompañado de guardaespaldas, precisó la acusación.

Entre sus víctimas figura el presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Hialeah, Daniel Hernández, que habría sido estafado por $2 millones, según fuentes consultadas por El Nuevo Herald.

Hernández, dueño de la Farmacia Ideal, en Hialeah, no pudo ser contactado por El Nuevo Herald debido a que se encontraba de vacaciones en República Dominicana. Sin embargo, personal de la farmacia confirmó la versión.

Otro de los empresarios que aseguró haber sido estafado es Luis Estrada, quien en agosto cerró una joyería que operaba en Hialeah desde 1978.

"[Pérez] era mi amigo y me estafó con $1.5 millones'', dijo Estrada desde Nueva York.

Peter Valori, abogado de Estrada, también representa a otros tres presuntos estafados por un total de $7 millones.

"Todos ellos son empresarios hispanos'', precisó Valori.

La empresa MR Holdings, de Raiza Villacís-Robaina, esposa del alcalde, prestó $100,000 a Pérez en septiembre del 2006 a un interés del 18 por ciento, según documentos condales.

"No puedo hablar sobre el tema porque esto lo están viendo los abogados'', dijo Julio Robaina.

El abogado de los Robaina, Jorge Vigil, explicó a El Nuevo Herald que aún era prematuro dar una declaración sobre el caso. Pero advirtió que venía evaluando poner una demanda contra Pérez, ya que Villacís-Robaina también fue una de sus víctimas.

Robaina dijo a El Nuevo Herald el viernes por la mañana que desde hace 18 a 24 meses conocía que Pérez estaba cometiendo una estafa. Sin embargo, por la tarde señaló que no podía precisar fechas.

En marzo del 2009, Robaina volvió a recibir contribuciones de Pérez por $1,000, según documentos municipales.

"Sabía del problema porque a mi esposa la estafó'', agregó Robaina. "No puedo dar más detalles porque esto está en manos de los abogados''.

Pérez contribuyó con miles de dólares a campañas de otros políticos, desde la comisionada del condado Rebeca Sosa al ex alcalde de Hialeah, Raúl Martínez, cuando se postuló al Congreso en el 2008.

"Cuando yo me postulé , él [Pérez] se ofreció para recaudar algún dinero'', dijo Martínez a El Nuevo Herald. "Fueron $4,600''.

Martínez, quien indicó que no socializa con Pérez, precisó: "Si la cuenta de campaña estuviera abierta todavía hoy y tuviera algún dinero, yo se lo devolvería''.

Describió a Pérez como un tipo ostentoso que estaba muy involucrado en actividades sociales y sabía cómo moverse en los banquetes de la Cámara de Comercio de Hialeah.

La reportera de The Miami Herald Laura Isensee contribuyó a esta información.

  Comments