Nation & World

Violencia en Jamaica tiene raíces en Miami

Corría 1988 y la tristemente célebre pandilla de narcotraficantes jamaiquinos ‘‘Shower Posse'' de Lester Lloyd Coke, también participaba en el contrabando de armas. Coke estaba solicitado por un tribunal del sur de la Florida para que respondiera por cargos de asesinato y drogas, pero nunca se le pudo juzgar en Miami.

Ahora, dos décadas después, otro Coke es acusado de dirigir la "Shower Posse''. Es el hijo de Lester, Christopher "Dudus'' Coke, el hombre que Estados Unidos quiere juzgar por cargos de drogas y armas, y el centro de una cacería humana que ha provocado sangrientos enfrentamientos entre sus partidarios en Kingston y las autoridades jamaiquinas. El gobierno anunció la semana pasada que la violencia había costado 73 vidas.

"Todo ha vuelto a resurgir'', dijo Len Cartor, un ex sargento de Policía de Miami-Dade que trabaja en la oficina de órdenes judiciales y en los años 80 arrestó al padre de Coke, también conocido como Jim Brown.

Aunque el padre murió hace 22 años, todavía hay una pintura suya en el barrio de Tivoli Gardens, donde esta semana ocurrieron algunos de los enfrentamientos más violentos entre las fuerzas del gobierno y los hombres armados leales a Christopher Coke. En el cuadro se lee: "La leyenda Jim Brown, don de dones''.

La violencia en Jamaica tiene sus raíces en los años 80 en Miami, cuando los jamaiquinos y colombianos eran los soldados en las guerras de la cocaína, dicen los que batallaron por arrestarlos.

Bajo el control de Lester Coke, la "Shower Posse'' tenía su sede en Jamaica, pero sus tentáculos llegaban a Estados Unidos.

"Parecía que Miami era su segunda base de operaciones'', explicó Kevin Dougherty, sargento retirado de la Policía de Miami Dade que persiguió a Coke cuando trabajaba con la Oficina de Ordenes Judiciales del Departamento de Policía de Miami-Dade.

Coke era bien conocido para los agentes jamaiquinos y era activista del Partido Laborista de Jamaica mucho antes que un jurado federal de instrucción lo acusó formalmente en 1988, junto con decenas de otras personas.

"Había una operación de contrabando de armas y drogas en toda la costa este'', recordó Andrew Reich, fiscal federal adjunto que manejó el caso. "Coke fue uno de los principales cabecillas''.

Entonces, como ahora, las pandillas disfrutaban del respaldo de partidos políticos en Jamaica.

"Los vecinos de Tivoli Gardens buscaban liderazgo en Jim Brown'', dijo David Rowe, que representó a Vivian Blake, un cabecilla de Shower Posse acusado junto con Coke. "El era un bien conocido y tristemente célebre sicario y esa reputación le seguía a todas partes. Siempre era acosado por las autoridades federales cuando estaba aquí. Una vez que se dieron cuenta de las actividades de la Shower Posse, Jim Brown siempre estaba bajo algún tipo de investigación''.

Rowe, que nunca ha visto al padre o al hijo, dijo que parece haber una diferencia en el estilo de ambos hombres.

"El padre era un individuo un poco más cáustico, más prominente'', dijo Rowe, nacido en Jamaica y profesor adjunto de Derecho en la Universidad de Miami, además de ser experto en temas de extradición. "El hijo es una persona más educada y tranquila''.

En el verano de 1985 un grupo de alguaciles federales buscaba a fugitivos en el área de Miami. El gobierno jamaiquino había colocado pasquines de búsqueda con la foto de Lester Coke por el "asesinato masivo'' de 12 personas en mayo de 1985 en Kingston. También se le buscaba por otros dos tiroteos.

Ese 17 de julio, Dougherty recibió una información que llevó a las autoridades a una casa en el vecindario de Norland, en el noroeste de Miami-Dade. Un recorrido en auto por la mañana cerca de la casa reveló que el hombre de cinco pies 10 pulgadas de estatura y 240 libras que se creía era Coke, estaba dentro.

El Equipo de Respuesta Especial forzó la puerta y arrestó a Coke, junto con otras 10 personas, bajo cargos de tráfico de marihuana. Los agentes incautaron de más de 100 libras de marihuana.

"Era un tipo tranquilo'', recordó Dougherty. "Estaba en compañía de algunos que realmente eran gente mala. Ninguno de estos dones se mostró abiertamente agresivo con nosotros''.

Los cargos contra Coke se retiraron posteriormente cuando otro hombre dijo que la marihuana era de él.

Un año o dos más tarde, Coke se encontró con algunos de los agentes que lo arrestaron. Dougherty comía en The Ham & Eggery de la Calle 167 cuando entró Coke.

Coke era agradable, dijo Doughtery, e incluso se tiró algunas fotos en una Polaroid con los agentes.

En 1987 Coke fue deportado a Jamaica a pesar de sus esfuerzos por quedarse en Estados Unidos. Las autoridades jamaiquinas lo acusaban de 12 asesinatos, pero posteriormente se le retiraron los cargos.

El 28 de septiembre de 1988 Coke fue acusado por el gobierno federal, junto a otras 33 personas, de pertenecer a una pandilla violenta, descrita en un artículo de The Miami Herald como la "mayor y más poderosa'' de las 40 bandas jamaiquinas.

La acusación, que comprendía el período de 1984 a 1986, indicaba que la pandilla estaba dirigida en Miami por Vivian Blake, ahora muerto; y desde Jamaica por Coke. También culpaba a la banda por dos casos de asesinatos en noviembre de 1984, entre ellos un homicidio quíntuple.

Fue la primera vez que la ley federal RICO contra el pandillerismo se usó contra las pandillas jamaiquinas.

"Los cabecillas de la Shower Posse sabían mucho de negocios'', dijo Lee Stapleton, un ex fiscal federal adjunto que participó en el juicio de Blake después de que fue extraditado. "Se dieron cuenta no sólo de que Miami era un gran escenario para sus negocios de narcotráfico, sino que era un gran mercado y un lugar cómodo para vivir''.

Coke murió antes de que lo pudieran encausar en Estados Unidos. Esperaba la extradición en 1992 cuando hubo un incendio en el bloque de la prisión donde estaba su celda. Los funcionarios del hospital de Kingston a donde llevaron su cuerpo dijeron que sufrió quemaduras severas.

Pero el legado del padre vive en el hijo y sus supuestas empresas ilegales.

"La Shower Posse del padre limitó la mayor parte de su violencia a disputas por drogas dentro de la organización y entre competidores'', dijo Stapleton. "La nueva Shower Posse de ‘Dudus' ha llevado la violencia más lejos''.

Bruce Udolf, ex fiscal federal que trabajó en el caso de Coke a finales de los años 80, dijo: "Eran un grupo mortal. Pensábamos que los habían desmantelado. Es curioso ver que hay otra generación operando con el mismo nombre''.

El redactor Jim Wyss contribuyó a este reportaje desde Kingston.

  Comments