Nation & World

Colombia vota hoy en histórica elección

ATISBOS DE TREGUA ENTRE SANTOS Y CHAVEZ

El candidato presidencial colombiano Juan Manuel Santos declaró que comprende a las personas que temen que Colombia daría "un salto al vacío’’ si se elige como presidente a su opositor.

Santos, quien no se atrevió a afirmar directamente que ese sería el futuro de Colombia de ser elegido el ex alcalde de Bogotá Antanas Mockus, comentó que no obstante entiende a la gente que le causa incertidumbre el programa del candidato por el Partido Verde.

"No sé si Antanas Mockus sería un salto al vacío, lo respeto, ha sido dos veces alcalde, pero no se qué tipo de gobierno haría porque no he podido descifrar su plan de gobierno’’, afirmó Santos "Entiendo que mucha gente pueda pensar eso [el salto al vacío] porque no saben a qué atenerse [con Mockus] en materia de objetivos claros y concretos''.

Mockus dijo a El Nuevo Herald que el pronunciamiento de Santos no era más que la expresión del "miedo’’ por perder el poder.

Las declaraciones de Santos se produjeron a pocas horas de que miles de colombianos acudan a las urnas hoy en las más reñidas elecciones de la historia moderna de este país.

Casi 30 millones de colombianos están en capacidad para votar y se espera que los índices de abstencionismo sean los más bajos de los últimos 20 años.

Santos, candidato del Partido de la U y el delfín político del presidente Alvaro Uribe, se disputa el primer puesto en las encuestas con Mockus, un excéntrico matemático y filósofo del Partido Verde que promete rescatar el marco de legalidad del país.

Sin admitirlo oficialmente, ambas campañas están preparándose para una segunda vuelta dado que los porcentajes que señala la ley para la primera no serán suficientes.

Vestido informalmente y acompañado por su esposa y sus dos hijos que se sentaron en las mesas con los periodistas, Santos respondió preguntas de reporteros de varias partes del mundo en el colorido restaurante de esta ciudad Andrés de Corazón.

El tema de Venezuela fue recurrente.

Santos ha dicho varias veces que él y el presidente de Venezuela Hugo Chávez son como el agua y el aceite.

Pero en los últimos tres días en la analogía de Santos y en las alocuciones del presidente, se están asomando algunas burbujas de concordia.

Todo comenzó cuando hace dos días Chávez dijo que será el primero en llamar por teléfono a cualquiera de los candidatos de los comicios presidenciales de Colombia que resulte elegido, y Santos ayer prometió que si es presidente le responderá la llamada a Chávez.

"Si yo salgo mañana elegido le pasaré al teléfono y procuraré iniciar un proceso para que nuestras relaciones puedan mejorar’’, aseguró Santos el sábado.

Estas promesas, que en condiciones normales serían simples actos de diplomacia intrascendentales, surgen en medio de latentes tensiones entre ambos líderes y contrastan con pronunciamientos fuertes que se han lanzado en el pasado.

Chávez había dicho que de llegar a la presidencia, Santos sería una amenaza para la región y anticipó que cerraría definitivamente el comercio con Colombia.

Pero el jueves pasado el mandatario aseguro que será "el primero en agarrar el teléfono y saludar al nuevo presidente de Colombia'' una vez se conozcan los resultados de las elecciones. Chávez no excluyó a Santos.

La tímida señal de tregua de Santos no fue obstáculo para que el candidato recordara que en las trascripciones de los mensajes de las computadoras incautadas a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), aparecen comprometidos los nombres de presidentes. Santos prefirió no dar mencionarlos.

Su referencia a la computadora se produjo al explicar lo que considera un absurdo legal: la orden de captura librada por un juez ecuatoriano por el ataque del ejército colombiano a un campamento de las FARC en marzo del 2009, en el que fue abatido el comandante guerrillero alias Raúl Reyes.

"Este proceso legal no tiene ningún fundamento en el derecho internacional, no hay precedentes que un juez personalice en un funcionario la gestión de un Estado, imagínese usted que revisen los computadores [de las FARC] y empiecen a encausar presidentes’’, indicó Santos.

Santos aseguro que los congresistas de su movimiento acusados de paramilitarismo no son una parte importante y afirmo que él, ni como ciudadano ni como funcionario, jamás ha tenido vínculos con el paramilitarismo.

"Fui la primera persona que rechazó de las listas del partido personas que estaban bajo sospecha y como ministro de Defensa fui implacable contra el paramilitarismo, a tal punto de que ellos [los paramilitares] me señalan a mi [como el causante] de que estén en las cárceles y que sus jefes estén en las cárceles’’, subrayó Santos.

Ante la inminencia de una segunda vuelta, agregó Santos, su partido estará con las puertas abiertas para acordar alianzas con las organizaciones que naufraguen en la primera.

Dijo que estaba dispuesto a recibir a los seguidores del Partido Liberal, que representa el candidato Pardo y que serían también bienvenidos los votantes del Partido Conservador y de Cambio Radial, e incluso invitó al partido de izquierda Polo Democrático a lo sería un gobierno de unidad nacional.

MOCKUS APOYA A DISIDENTES EN CUBA

El candidato presidencial colombiano Antanas Mockus calificó de "maravilla’’ el actual movimiento disidente en Cuba y propuso que la isla sea declarada un museo de la humanidad en el que el mundo pueda conocer los desaciertos del socialismo.

En una entrevista con El Nuevo Herald, Mockus se mostró partidario de las recientes manifestaciones de resistencia civil en Cuba por parte de un grupo de disidentes porque, según explicó, es una opción que rompe con otras soluciones condenables como la injerencia de Estados Unidos y las incursiones militares.

"Me gusta mucho porque es la ruptura con la tradicional injerencia, la cosa militar de Bahía de Cochinos’’, comentó Mockus en una entrevista en la sede de su campaña en esta ciudad. "La acción política no violenta puede causar reacciones violentas, a veces las causa, por eso es tan complejo promoverlas, pero evidentemente frente otras opciones o no hacer nada, es una maravilla’’, agregó.

Mockus contó que después de un viaje a Cuba regresó con la idea de que la isla podría ser una galería viviente para aprender en la práctica la lección de un fracaso político.

"Cuba debería declarase un museo de la humanidad, el socialismo fue un opción que a mi juicio ya no es, pero a la humanidad le serviría poderlo conocer’’, afirmó Mockus. ‘‘Es un mensaje que tiene un pequeño componente cariñoso, eso [el socialismo] no es posible, se probó, no funciona’’, agregó.

Horas antes el candidato oficialista Juan Manuel Santos, quien está empatado en las encuestas con Mockus, había respondido en forma más general a una pregunta sobre la situación de Cuba.

"La defensa de los derechos humanos es una obligación universal y nosotros los defenderemos en cualquier lugar del mundo donde se estén violando y seremos solidarios con quienes sufren en cualquier lugar del mundo’’, dijo Santos.

En la misma conferencia de prensa Santos afirmó que comprendía a las personas que temen que una victoria de Mockus resulte en "un salto al vacío’’ .

Mockus respondió que entendía ese comentario como una respuesta de la elite colombiana ante un fenómeno democrático imprevisto "a favor de cosas nuevas’’ como lo encarna su partido.

"La élite colombiana hasta ahora creo que está preparada para aceptar que puede perder el poder y además es un miedo injustificado porque obviamente para gobernar se necesitarán los técnicos que esas mismas elites tienen, el cambio no va a ser tan grande pero claramente ellos expresan miedo’’, agregó.

Mockus habló sobre el inmediato futuro de su partido ante la inminencia de una segunda vuelta.

Dijo que si bien está dispuesto a considerar alianzas con otros partidos, se tendrán que hacer sobre compromisos muy estrictos que no perjudiquen la ética de su movimiento.

"El dilema frente a cual estamos es que una alianza puede perjudicar los principios y obviamente no estamos dispuestos a ninguna alianza que perjudique los principios’’, explicó.

Mockus se mostró impreciso y vacilante en sus respuestas ante las preguntas acerca de cuáles serían los partidos con los que no haría alianzas y debió recurrir en dos ocasiones a uno de sus asesores para consultar si su comentario podría ser

  Comments