Nation & World

Rescatan perros callejeros

El policía se acercó a la mujer rodeada de cachorros que estaba afuera de su apartamento en La Pequeña Habana.

"¿Alguno más, señora?", preguntó Luis Pla, el policía.

Sin vacilar, Isabel Galindo empezó a traer más perritos de su hogar.

"¿Te quieres ir, mami?", le dijo a la perrita que tenía en sus brazos. "Esta me la dieron porque era maltratada. ‘Bye' Camila''.

Por cuatro horas el miércoles por la mañana, agentes de los departamentos de Policía de Miami y del Servicio de Animales del Condado Miami-Dade estuvieron buscando perros sueltos por La Pequeña Habana, una de las áreas de la ciudad con mayor número de quejas sobre animales callejeros.

Capturaron perros que vagaban por el Río Miami, descansaban a la sombra debajo de los automóviles y se paseaban por las aceras a lo largo y ancho de las 2.5 millas de este barrio.

Algunos perros con chapas y registros del condado fueron devueltos a sus dueños, quienes recibieron multas de $150 por dejarlos sueltos.

Galindo optó por entregar a un perro que se había escapado del apartamento en lugar de pagar la multa.

En total, entregó cinco de los 11 perros que tenía en su apartamento, seis de ellos cachorros.

"Por seguridad los tengo'', dijo Galindo, quien lloró al separarse de Camila.

Legalmente, un residente del condado puede tener hasta cuatro perros adultos, comentó Sam Gafcovich, funcionario del Departamento de Servicios de Animales del condado. No hay límite para los cachorros.

Todos tienen que estar vacunados y registrados con el condado. Los dueños que no vacunan o registran a sus mascotas pueden recibir multas de $200.

Cada semana, el departamento recibe de 15 a 20 informes sobre mordidas de perros, dijo Gafcovich.

Precisamente, estas redadas se vienen haciendo desde hace seis años para prevenir que los perros muerdan a niños y jóvenes que juegan en las calles durante las vacaciones de verano.

"Por lo menos una vez por semana recibimos una llamada de un perro que parece enfermo o que mordió a alguien o está ladrando a los muchachos en la calle'', comentó José Pérez, comandante del Departamento de Policía.

El grupo de agentes que recorrió las calles de La Pequeña Habana el miércoles en carros patrulleros y furgonetas con jaulas llamó la atención de decenas de transeúntes , que sacaban fotos con sus celulares.

"Pobrecita, son sus mascotas'', comentó Néstor Jiménez, de 49 años, quien iba en su bicicleta por la avenida 14 de suroeste cuando los policías llegaron al apartamento de Galindo. "Pero es bueno que estén haciendo esto. Una mascota es para tenerla en la casa, no soltarla en la calle''.

Jiménez agregó que prefiere los gatos.

  Comments