Nation & World

Crist con ventaja en pelea por el Senado

La declaración de independencia de Charlie Crist le está dando buenos resultados hasta ahora. El gobernador encabeza por estrecho margen una inusual lucha por una banca de senador federal, a pesar de que casi la mitad de los votantes dicen que él tomó una decisión ‘‘puramente política'' al salirse del Partido Republicano y aspirar como candidato independiente en las elecciones generales del 2 de noviembre, según una nueva encuesta de St. Petersburg Times/Miami Herald/Bay News 9.

De los votantes registrados que se sometieron al sondeo, un 30 por ciento está a favor de Crist, un 27 por ciento del republicano Marco Rubio y un 15 por ciento apoya al favorito de los demócratas, Kendrick Meek.

La carrera se mantiene volátil: la ventaja de Crist sobre Rubio está dentro del margen de error de la encuesta, de un 4 por ciento, y casi uno de cada cuatro votantes está indeciso.

"Esto es una muestra de cómo se encuentra la situación en cierto modo, porque Crist es una persona popular, gusta a las personas y ellas gustan de sus políticas'', explicó la encuestadora Julia Clark, directora de Ipsos Public Affairs, sobre la desproporcionada influencia de los independientes y el cambio que pueden tener los electores durante la contienda. "Está obteniendo apoyo tanto de los demócratas como de los republicanos, y creo que eso va a confundir mucho las cosas para ambos partidos''.

Hasta ahora, el secreto del éxito de Crist radica en su gran atractivo a lo largo y ancho del espectro político en la recientemente reconfigurada carrera de tres aspirantes.

Está respaldado por un 39 por ciento de los independientes, un 38 por ciento de los demócratas y un 26 por ciento de los republicanos.

Rubio, de Miami y ex presidente de la cámara baja de Florida; y Meek, un representante por Miami, están obteniendo su apoyo de miembros de sus propios partidos.

Para un gobernador que encabeza uno de los estados más afectados económicamente y que hace sólo unas semanas enfrentaba una derrota casi segura ante Rubio en la primaria republicana del 24 de agosto, Crist se mantiene sorprendentemente popular.

Sólo un 38 por ciento desaprueba su desempeño en el cargo, mientras el 52 por ciento lo aprueba, incluido más de un 60 por ciento en los independientes y demócratas.

Incluso entre los republicanos que estuvieron a punto de expulsarlo de su partido, más votantes aprueban su desempeño que los que lo desaprueban.

El sondeo entrevistó más a votantes registrados que a votantes fieles a su partido.

"Me gusta lo que he visto de él'', señaló el demócrata Bill Caddey, de 76 años, residente en Port Charlotte. "A veces va de un lado al otro en ciertas cosas, pero creo que es un ser humano decente''.

Meek ha sido casi invisible mientras el mundo político se fija en el drama de Crist contra Rubio, que refleja la batalla ideológica dentro del Partido Republicano en todo el país. Algunos analistas alegan que Meek se llevará la gran mayoría de los demócratas, pero a cinco meses de las elecciones el independiente Crist está al frente entre los votantes demócratas, 38 a 33 por ciento.

"Realmente, no sé nada sobre Meek. Sólo recientemente ha surgido su nombre. No es una persona de probada eficacia en lo que conozco'', comentó Rita Platman, de 74 años, una demócrata registrada en Trinity, una comunidad en el condado Pasco. Consideró cambiar su registro para votar por Crist en la primaria republicana, pero expresó: ‘‘Estoy contenta de que tomara su decisión por mí''.

A pesar de que la dirigencia demócrata se ha alineado con Meek, más de un 40 por ciento de los demócratas encuestados se mostraron indecisos en la primaria.

Meek obuvo el apoyo de un 33 por ciento, el ex alcalde de Miami Maurice Ferré un 10 por ciento y el inversionista multimillonario Jeff Greene un 9 por ciento.

Greene, un residente de Palm Beach que ganó cientos de millones de dólares durante el colapso del mercado de hipotecas de alto riesgo, es un candidato imprevisible que gastó la semana pasada $1.3 millones en anuncios.

Casi la mitad de las entrevistas para la encuesta se realizó antes de que los anuncios de Greene comenzaran a aparecer en la televisión de la Florida, así que "sus números comenzarán a crecer'' a medida que más personas los vean, comentó Clark.

La entrevista telefónica a 607 votantes registrados se llevó a cabo del 14 al 18 de mayo por The St. Petersburg Times, el Miami Herald, Bays News 9 y Central Florida News 13.

El sondeo lo condujo Ipsos Public Affairs, una compañía de investigación independiente, no partidista, con sede en Washington D.C.

El margen de error es de más menos cuatro puntos porcentuales, aunque un poco más de seis puntos porcentuales para preguntas que sólo se les hiceron a demócratas o republicanos.

La encuesta encontró que un 47 por ciento de los votantes ven la deserción del mes pasado de Crist del Partido Republicano como una "decisión oportunista'', mientras que un 33 por ciento la describió como "un acción de principios''.

Al mismo tiempo, un 49 por ciento declaró que era más probable que votaran por Crist como independiente o que hubieran votado por él de cualquier forma.

"El es un candidato político y nosotros por lo general asumimos que los candidatos políticos de todas las agrupaciones logran los resultados por sí mismos'', sostuvo Clark. "Dice mucho sobre su nivel de popularidad que, aunque hizo algo considerado oportunista, tiene no obstante grandes índices de aprobación''.

Sin embargo, Crist no es del agrado de muchos activistas conservadores, quienes llevaron a Rubio a ser el favorito.

"Creo que él es nuevo, fresco, sangre joven. Y eso es lo que necesitamos'', dijo Kathy Cook, una enfermera retirada de 62 años residente en North Fort Myers, quien agregó que Crist perdió su apoyo cuando abrazó el año pasado al presidente Barack Obama y su paquete de estímulo económico.

Cook se encontraba entre el 22 por ciento de los votantes en general y el 41 por ciento de los republicanos que dijeron que se identificaban mucho con el movimiento del Tea Party, que condena a la administración demócrata por intervenir en la economía y por el déficit acumulado.

"Si pudiera caminar, probablemente estaría ahí afuera marchando con ellos'', manifestó Cook. "Es hora de que el pueblo estadounidense retome su gobierno''.

No es sorprendente que Rubio obtuviera mayor apoyo de los partidarios del Tea Party, un 39 por ciento, que Crist, que tuvo un 29 por ciento.

Uno de cada tres votantes de la Florida dijo que no podía relacionarse de ninguna forma con el movimiento del Tea Party.

La decisión de Crist de salirse de las primarias republicanas parece fácil de explicar, al tener Rubio una ventaja de 51 a 26 por ciento entre los votantes republicanos.

Pero Crist está venciendo ampliamente a Rubio entre los votantes independientes y en su territorio de Tampa Bay, el mayor campo de batalla político del estado.

Típicamente, cualquier candidato republicano o demócrata en Florida puede contar con casi un 40 por ciento de los votos en una elección general, pero la candidatura independiente de Crist amenaza con cambiar los resultados convencionales.

Tanto Meek como Rubio necesitan cuidarse de que Crist no les quite los votos demócratas o republicanos.

"Es en eso en lo que [Meek] necesita enfocarse, los demócratas que están algo embelesados con Charlie Crist'', explicó Clark. "Yo creo que son esos independientes a los que Rubio necesita llegar. El no puede perder votos que irían a parar a Crist''.

La encuesta sugiere corrientes subterráneas raciales y étnicas. Los votantes negros apoyan fuertemente a Meek (aunque uno de cada cinco apoya a Crist), quien sería el primer senador federal afroamericano de Florida si resulta electo.

Pero él no recibió el apoyo de un solo votante hispano en el sondeo. Esta rápida creciente comunidad apoya a Rubio, quien fue el primer presidente cubanoamericano de la Cámara de Representantes de Florida en el 2007 y el 2008.

Crist es el favorito en la mayoría de votantes de más de 55 años y menos de 34, mientras que Rubio lidera por corto margen entre los de 35 a 54.

Obama ganó por estrecho margen la Florida en el 2008, pero actualmente es una figura muy polarizadora, y un 80 por ciento de los demócratas dice que aprueba su desempeño y 78 por ciento de los republicanos lo desaprueba.

En general, un 48 por ciento de los votantes aprueba el desempeño del presidente, entre ellos 55 por ciento de los independientes.

Incluso con un 12 por ciento de desempleo en la Florida, sus residentes están más pesimistas con la dirección del país que con la de su estado.

El 58 por ciento afirmó que el país va por un mal camino, mientras que un 48 por ciento manifestó que la Florida va por el camino equivocado.

Los escritores Lee Logan and John Frank, del Herald/Times, contribuyeron a este reportaje. Se puede contactar a Adam C. Smith en asmith@sptimes.com y a Beth Reinhard en breinhard@miamiherald.com.

  Comments