Nation & World

Marea negra prosigue su avance

El inexorable avance de la marea negra hacia las costas de Louisiana y las cifras de British Petroleum (BP) sobre la cantidad de petróleo vertido en el Golfo de México, provocaban el viernes indignación entre la población y las autoridades municipales de la región.

La Administración del Océano y la Atmósfera (NOAA) afirmó el viernes que cerca de 80 kilómetros de playas y zonas costeras de Louisiana estaban manchadas de petróleo.

"Este es sólo el principio'', exclamó con rabia Lana Downing, una habi-tante de Louisiana de 69 años que tiene una residencia secundaria en Grand Isle, mientras observaba la playa manchada de petróleo. "Ayer llegó el primer impacto, fue una pequeña cantidad. Hoy hay (petróleo) por todas partes''.

Las autoridades municipales anunciaron el viernes el cierre de esta playa de varios kilómetros, pero visiblemente la medida no impedía que los curiosos se acercaran al lugar. La mancha no se veía en el mar, sino una vez que alcanzaba la costa.

Unas 20 personas armadas de palas recuperaban el líquido viscoso y lo metían en grandes bolsas blancas. En la cercanía, el centro de coordinación de British Petroleum empezaba a tomar personal para limpiar las playas a $10 por hora.

La administración estadounidense le impuso al gigante petrolero británico un plazo estricto para culminar las operaciones de limpieza.

Gota a gota, día a día, el petróleo que se derrama en el Golfo aumenta hasta alcanzar cifras difíciles de representar.

Los peores cálculos indican que un mes de derrame podría llenar tantos envases de leche de galón como para extenderse por más de 11,300 millas, una distancia mayor a la de ida y vuelta entre Nueva York y Buenos Aires. La cantidad es un poco menor que 130 millones de galones.

Si se usan los cálculos optimistas del gobierno, se han derramado sólo 5.25 millones de galones una distancia que cubriría poco más que un viaje de ida y vuelta entre Nueva York y Washington. Pero el gobierno revisa esa cifra, con un equipo de

científicos que trabajan a marcha forzada para obtener una cantidad más realista y quizás mayor.

Podemos pensar de otra forma cómo el petróleo se ha derramado desde el 20 de abril: en el peor de los casos sería suficiente como para rellenar con petróleo 102 gimnasios escolares hasta el tope.

Esto no es nada en comparación con la gran exten-sión del golfo de México donde hay miles de millones de galones de agua. Incluso en el peor de los casos el Golfo tiene 5,000 millones de gotas de agua por cada gota de petróleo y el río Mississippi derrama 3.3 millones de galones de agua al Golfo por segundo.

En el caso más optimista, un poco más de cua-tro gimnasios estarían llenos de crudo, de acuerdo con la NOAA.

  Comments