Nation & World

Hanley Ramírez dice que no se disculpará

Round 2. La refriega entre Hanley Ramírez y Fredi González continuó por segundo día en la jornada del martes, luego de que el torpedero fuera enviado al clubhouse el lunes en el segundo inning por una acción que el dirigente cubano catalogó como "falta de esfuerzo''.

Ramírez, quien se despidió el lunes sin hablar con los medios de comunicación, apretó el gatillo a primera hora.

"Es su equipo. El puede hacer lo que él [...] quiera. No hay nada que pueda hacer'', apuntó el dominicano cuando se le pidió su opinión sobre el hecho de haber sido enviado al banco para el choque del martes, el segundo de la serie de los Marlins de Florida ante los Diamondbacks de Arizona.

Ramírez confesó que había perdido un poco de respeto por su mánager.

Todo empezó el lunes cuando Ramírez se pegó un pelotazo en el tobillo izquierdo durante su primer turno del juego. El toletero derecho se tomó un tiempo antes de volver al plato, y terminó conectando para doble play.

Al inning siguiente, con dos hombres en base, Tony Abreu conectó una línea floja por detrás de Ramírez, quien corrió a toda velocidad para tratar de capturar el batazo. La bola cayó y Ramírez, sin querer, le pegó una patada. La pelota se internó hacia la zona de foul del jardín izquierdo y el jugador mejor pagado del equipo la buscó con tanta lentitud que por un momento pareció un entrenamiento.

"No me rendí. Fue lo más rápido que pude correr'', se defendió Ramírez, quien no tenía ninguna venda y caminaba sin problemas. "Está bien. El [González] no entiende eso. Nunca jugó en las Grandes Ligas''.

González devolvió el fuego aunque no con la misma intensidad de su máxima estrella.

"Creo que debe resolver algunos problemas. Es más, creo que él necesitar tomar control de esa situación y cuando la maneje de forma apropiada entonces vamos a estar bien. Si pone su ego a un lado, todo estará bien'', indicó el dirigente, quien aseguró que mantendría alejado a Ramírez del lineup hasta que el jugador decida cambiar su actitud.

Para González no hay necesidad de que Ramírez trate de limar las asperezas con él, pero sí es prioritario que se disculpe con sus compañeros, una posición que apoyó uno de los veteranos del equipo, Wes Helms.

"Hay dos cosas que no soporto en la pelota: los tipos que no hacen un esfuerzo y los que no trabajan. Esa no es la forma en qué se juega. Si fuera yo, pidiera disculpas. Creo que sería bueno oírlo de él'', señaló.

Pese a todo, González, quien se reunió con Ramírez por espacio de 10 minutos, está optimista.

"Creo que necesita hablar con sus compañeros de equipo. Veamos cómo se desarrolla esto, pero quizás genere algo positivo. Tengo un 95.5 por ciento de confianza en que él hará lo correcto'', puntualizó.

Al menos en la mañana del martes, Ramírez dijo que no cedería.

"¿Disculparme? ¿Por qué?", preguntó.

  Comments