Nation & World

Cuestionan relación de Meek con polémico urbanizador

Mientras el representante Kendrick Meek defendía en el 2003 la construcción de un complejo biofarmacéutico para Liberty City, su jefe de despacho en Miami conseguía una hipoteca y un pago inicial de $13,000 para su casa de parte del constructor de Boston que promovía el proyecto, según muestran expedientes de la policía recientemente publicados.

El empresario, Dennis Stackhouse, está pendiente de juicio acusado de haberse robado casi $1 millón del fallido proyecto de Poinciana Park, que supuestamente iba a revitalizar la empobrecida comunidad de Liberty City.

Los expedientes publicados como parte del caso muestran que Stackhouse tenía una relación mucho más estrecha con Kendrick Meek (quien se encuentra actualmente en una candente competencia tripartita por el Senado de EEUU) y con su madre, la representante retirada Carrie Meek, de lo que se informó originalmente en la serie Poverty Peddlers (Traficantes de pobreza) publicada en el 2007 en The Miami Herald.

Entre las revelaciones:

* Anthony D. Williams, el jefe de despacho de Meek, visitaba regularmente la oficina de Stackhouse y fue a Tallahassee con la madre del representante mientras ella cabildeaba a favor de Poinciana Park. El urbanizador organizó la hipoteca para Williams para "tratar de congraciarse'' con la representante, le dijo a la policía un socio de negocios de Stackhouse.

"Yo estaba muy incómodo con la transacción en general... esto se hubiera podido presentar como un tráfico de influencias'', declaró a la policía Karl Rice, otro socio de Stackhouse.

Meek, quien buscó millones en fondos federales para el parque, ha insistido desde hace tiempo en que nunca supo que su madre estaba en la nómina de Stackhouse como una asesora privada.

* Las compañías de Stackhouse le pagaron a Carrie Meek $90,000 por sus consultas, más $53,000 en arrendamiento y seguro para pagar por un Cadillac Escalade para la ex representante. Stackhouse también dio espacio de oficinas gratis para la fundación no lucrativa de Meek, más de los $40,000 originalmente reportados por el Herald en el 2007.

* Aunque Kendrick y Carrie Meek juraron en el 2007 que nunca habían discutido el proyecto de Poinciana, Fred Durham, un socio de Stackhouse, le dijo a la policía que Carrie Meek hablaba regularmente con su hijo sobre el proyecto.

Kendrick Meek aseguró que Durham se equivoca, e insistió en que nunca habló con su madre sobre el asunto.

* Stackhouse fue anfitrión de una campaña de "fin de semana de celebración de cumpleaños'' para Kendrick Meek en el 2003.

La oficina de Corrupción Pública de la policía de Miami no quiso discutir el caso porque todavía está abierto.

Meek, el principal candidato demócrata por el escaño abierto de la Florida en el Senado de EEUU, dijo el viernes que sus esfuerzos había tenido como objetivo ayudar a traer empleos y desarrollo al corazón de su distrito.

La policía arrestó a Stackhouse en octubre, más de dos años después de que The Herald informó que el promotor inmobiliario usó doble facturación y facturas falsas para robarle a una agencia del condado y a un banco privado en Boston. La serie del 2007 de The Miami Herald Traficantes de pobreza estimuló una investigación criminal.

Stackhouse está acusado con una confabulación organizada en primer grado para estafar y dos cargos de primer grado de robo en gran cuantía.

Su abogado defensor, Larry Handfield, dijo: "Estoy confiado en que será reivindicado. El no ha hecho nada que pueda caracterizarse como algo que es ilegal''.

El diario informó originalmente que Stackhouse contrató en 2004 a Carrie Meek como consultante, pero los nuevos registros revelan que las compañías de Stackhouse realmente le pagaron más.

Carrie Meek, y su abogado H.T. Smith, no devolvieron repetidas llamadas telefónicas realizadas el viernes.

En cuanto a Kendrick Meek, Stackhouse forjó su relación con su hijo en el 2003, al ser anfitrión de un evento de campaña para él el día de su cumpleaños.

"Muchas gracias para albergar mi celebración de cumpleaños de fin de semana. Usted y otros como usted ayudan a construir y fortalecer la infraestructura de nuestra campaña'', escribió Meek en dos cartas del 9 de septiembre del 2003 a Stackhouse y su esposa.

Stackhouse y su esposa hicieron entonces el 11 de septiembre un donativo de $5,000 a la campaña para el Congreso de Meek, según registros.

Kendrick Meek dijo que es normal que los donantes reciban cartas de agradecimiento, y a los que dan por encima de una cierta cantidad se les llama anfitriones.

Cinco días después, en un esfuerzo de cabildeo no revelado anteriormente, Meek escribió una carta al presidente del Fideicomiso de Salud Pública de Miami-Dade, el presidido por Handfield, solicitándole la asociación del Fideicomiso en el proyecto biofarmacéutico. El Fideicomiso prometió considerar la asociación, aunque no llegó a establecerse ninguna.

Kendrick Meek obtuvo en el 2004 una asignación de $72,750 en el presupuesto federal para el proyecto. En junio del 2005, ayudó a obtener una subvención de $1 millón para el College de Miami-Dade, para entrenar a 800 técnicos y trabajadores para el parque biofarmacéutico.

En abril del 2006, solicitó $4 millones en fondos de asignaciones federales para el proyecto Stackhouse, dinero que nunca se obtuvo.

La policía también sometió a escrutinio el papel de Williams, entonces director del distrito de Kendrick Meek, sobre los tratos de Stackhouse relacionados con el proyecto.

En el 2004, Williams formó parte del Grupo de Trabajo para la Revitalización Urbana de Miami-Dade, que le prestó a Stackhouse $2.2 millones para un proyecto de un edificio de oficinas en Opa-Locka. Un año después, con Williams como presidente, el grupo de trabajo le prestó $3 millones para el Proyecto Poinciana, dinero que Stackhouse al final nunca usó.

Williams admitió el viernes, en una entrevista, que jugaba frecuentemente golf con Durham, amigo y asociado de negocios de Stackhouse.

Williams concertó reuniones entre el urbanista y Kendrick Meek "relacionadas con fondos y asignaciones'' para el parque, le dijo a la policía Carolina Misle, antigua empleada de Stackhouse.

El asesor "facilitó'' una reunión en Washington D.C., la que Stackhouse voló para reunirse con Durham y John Scheible, jefe de despacho de Kendrick Meek, le dijo Durham a la policía.

Sin embargo, Williams insistió el viernes en que su papel había sido mínimo: que simplemente remitió todos las solicitudes de fondos para proyectos en desarrollo a la oficina de Meek en Washington.

Williams, que entonces pertenecía a la junta de la Fundación Carrie Meek, también reconoció que voló a Tallahassee con ella en un viaje para cabildear a favor de la participación de Florida A&M University en el Proyecto Poinciana.

Williams dijo que fue allí a nombre de la fundación, sencillamente para "ayudarla... es una persona que ya tiene ciertos años''. Rice, el socio empresarial de Stackhouse, le dijo más tarde a la policía: "Lo que recuerdo es que a la oficina del representante le molestó mucho que él hiciera el viaje''.

No obstante, Williams permaneció en el personal de Kendrick Meek hasta diciembre del 2006.

En el 2003, Williams le preguntó a Durham sobre cómo obtener una hipoteca. Durham, a su vez, le preguntó a Stackhouse, que buscó ayuda de Rice para concretar el acuerdo. El crédito de Williams era atroz, supo Rice, pero una compañía prestamista de California estuvo de acuerdo en otorgarle una hipoteca de alto riesgo.

Rice le dijo a la policía que después se "molestó'' cuando se enteró que Stackhouse le dio a Williams $13,000 para un pago inicial, un "préstamo'' que no se reveló en los documentos de la hipoteca. Williams le dijo a The Miami Herald que devolvió dicho préstamo, y que no se percató que tenía que revelarlo. Stackhouse asistió al cierre del negocio con Williams, Rice y un agente de títulos, descubrió la policía.

Kendrick Meek dijo que nunca supo del negocio de la hipoteca hasta que un reportero del Herald se lo dijo el viernes. De haberlo sabido entonces, dijo Meek, hubiera despedido a Williams.

Williams, por su parte, aseguró que nunca le dijo a Kendrick Meek sobre la ayuda de Stackhouse porque era algo "privado''.

"Tal vez debí haber juzgado mejor el asunto. Si el motivo que tuvo Stackhouse fue de alguna forma buscar favores al ayudarme, eso nunca se me comunicó. Le puedo asegurar que nunca recibió ninguna ayuda de parte mía''.

La policía de Miami-Dade investigó a Williams por fraude hipotecario, pero los fiscales no quisieron encausarlo, en parte porque la compañía prestamista, Argent Mortgage, quebró y Williams estaba al día con los pagos de su hipoteca.

Williams dejó la oficina de Kendrick Meek en diciembre del 2006 y se convirtió en director de la Fundación Carrie Meek. En la actualidad, trabaja como ejecutivo en la Fundación Westcare, una compañía que presta servicios de salud mental.

  Comments