Nation & World

Bomberos y empleados critican plan de despidos en Hialeah

Los sindicatos de bomberos y empleados del ayuntamiento de Hialeah le salieron al paso al alcalde Julio Robaina para criticar su propuesta de despedir a 250 trabajadores.

"Es injusto y descabellado lo que está proponiendo el alcalde, sobre todo cuando él siempre ha asegurado que las finanzas de la ciudad están en orden'', sostuvo Carlos Blanco, secretario del gremio de trabajadores de Hialeah.

El anuncio de Robaina sobre los inminentes despidos dado a conocer el jueves por El Nuevo Herald causó revuelo en los predios de los trabajadores de Hialeah.

Según Robaina, las finanzas del ayuntamiento se verán afectadas para el próximo año fiscal debido a la caída de un 15 por ciento en la recaudación de impuestos a la propiedad. Esto ha obligado a la alcaldía a plantear un recorte de 250 posiciones.

"[Robaina] ofrece esas declaraciones en un momento en el que las negociaciones entre las uniones y la ciudad están en un punto muerto por decisión de ellos y no de nosotros'', aseguró Blanco.

El presidente del Sindicato de Bomberos de Hialeah, Mario Pico, explicó que para la renovación de los contratos el ayuntamiento pidió a los gremios recortes por $2.9 millones en los próximos dos años. La renovación suele realizarse cada tres años y el más reciente concluyó en septiembre del 2009.

Sin embargo, agregó Pico, por otro lado el ayuntamiento proponía aumentos a los trabajadores de $2.8 millones por concepto de ajustes de costo de vida, con incrementos del 1 por ciento en junio y 1.5 por ciento en octubre.

"Nosotros somos conscientes del momento económico que vivimos y por eso propusimos que la diferencia que existía entre los recortes y los aumentos, de $124,000, la pagáramos entre los tres sindicatos [empleados, bomberos y policías], pero nuestra propuesta fue rechazada'', aseguró Pico.

Agregó que durante esas conversaciones en ningún momento el ayuntamiento propuso despedir a los trabajadores.

"Es extraño que primero [Robaina] diga que las finanzas están muy bien y luego, de un momento a otro, planee despedir gente'', añadió.

El ayuntamiento de Hialeah cuenta con 1,070 empleados, 286 bomberos y unos 300 policías que ofrecen servicios a una jurisdicción en la que viven 232,000 personas.

En los últimos cinco años, un total de 455 empleados se jubilaron o retiraron por enfermedad, entre otros motivos. Sin embargo, no fueron remplazados.

"Poco a poco la tarea de quienes se iban era asumida por los trabajadores que quedaban'', precisó Blanco.

Respecto a los cuestionamientos formulados por el ex director de la Autoridad de Vivienda de Hialeah, Alex Morales, sobre el destino de los $41 millones dejados por la administración anterior, Pico sostuvo que el debate perdía rumbo debido al conflicto político entre Morales y Robaina.

"A mí no me interesan los problemas que pueda haber entre ellos dos, pero lo que sí debería hacerse público es adónde fue a parar ese dinero, ya que ahora se pretende solucionar las finanzas sacrificando a los trabajadores con el despido'', comentó Pico.

Al ser consultado sobre este punto el jueves, Robaina afirmó que los $41 millones ‘‘era dinero que existía en ese momento'', pero luego las cifras en el banco varían según sea el comienzo o el fin de un año fiscal, de acuerdo con los gastos e inversiones del ayuntamiento.

  Comments