Nation & World

Rendón, un samurai de la política

Cuando al candidato presidencial Juan Manuel Santos le preguntaron los periodistas esta semana por el motivo que lo llevó a invitar a sus filas del Partido de la U al polémico estratega venezolano, Juan José Rendón, respondió que quería darle ‘‘alegría'' a la campaña electoral como lo hizo hace cuatro años.

"Dentro de ese orden de ideas hay que alegrar la campaña porque está triste, le falta pasión y qué mejor que la persona que ayudó hace cuatro años al éxito de la campaña de la U'', comentó Santos a la emisora La W, en Bogotá.

No es precisamente alborozo lo que ha suscitado la llegada a Colombia de este experto en mercadotecnia política de 46 años, psicólogo y budista zen experto en disciplinas tan desconocidas como la ontopsicología y la rumorología.

Rendón, a quien le gusta que le digan J.J., ha desatado en los últimos días una tormenta de ataques y defensas que revivieron su accidentado paso por Colombia en el 2006.

Acusaciones de montajes denigrantes, un escándalo por un supuesto envío ilegal de dinero, un debate en el Congreso, demandas de difamación en Miami entabladas por él, son hoy parte del saldo de su incursión en la estrategia del Partido de la U, que llevó a Alvaro Uribe a su segunda presidencia.

En medio de esta nueva tormenta, Santos ha anunciado que hay un problema que impedirá que Rendón empiece a trabajar de inmediato en su campaña: no tiene documentos para laborar como extranjero en Colombia.

Santos explicó que Rendón regresará a Miami, donde reside, para empezar a cumplir con los trámites.

El anuncio el viernes le bajó la tensión al tema más candente de la semana en la competencia electoral liderada por el candidato del Partido Verde, el profesor de origen lituano Antanas Mockus con 37 por ciento de preferencias en los sondeos, seguido por Santos con 25.2.

Mockus reaccionó a la noticia de la llegada de Rendón advirtiendo que su presencia en el país a 23 días de las elecciones presidenciales es un "acto de intimidación psicológica'' que no deja de distraer.

Rafael Pardo, candidato del Partido Liberal, echó mano de la información de que Rendón no tiene visa para trabajar en Colombia a fin de comentar que "todo lo que hace [el Partido de] la U es tan oscuro que no me parece raro que allí trabaje gente sin permiso''.

Consultado por El Nuevo Herald sobre este cúmulo de señalamientos, Rendón respondió como casi siempre lo hace: "No tengo ni un ticket de tránsito. No hay un juicio, no hay una denuncia, no hay un caso. Entonces quiero que me digan a mí de qué se trata todo eso''.

Denuncias sí hay. Rendón ha sido señalado por periodistas y políticos en México y Colombia de ser un propagador de rumores y montajes contra los enemigos suyos y de sus clientes. Santos rechazó esta semana esas versiones diciendo que todo es un invento.

Pero ¿quién es éste polémico consultor político, casi siempre ataviado con la vestimenta típica del liqui-liqui y que se precia de tener una "destreza y agudeza política casi intuitivas'', según su página en internet, además de ser discípulo del legendario asesor electoral estadounidense Joe Napolitan?

Aunque no lo admite abiertamente, Rendón es un provocador. Sus intervenciones y estrategias conocidas delatan que su misión es a menudo buscar controversias para hacer más notorias las campañas.

"Si la campaña no lo inquieta nada [al elector], por más racional, por mejores que sean las propuestas, por más inteligente y preparado que sea el currículo de esa persona, es muy difícil que ese sujeto que tiene todas las credenciales para ganar, gane'', le dijo a El Nuevo Herald en una entrevista en abril en su lujoso apartamento de Brickell Bay en Miami.

"Entonces necesitas las dos cosas, una buena propuesta y plataforma, un buen currículo, y lanzar esas propuestas de manera que sea interesante, que llame la atención y persuada'', agregó en su sala decorada con motivos japoneses --mesas de baja altura, bonsais, espadas antiguas-- durante la entrevista a la cual llegó 40 minutos tarde.

Y si se necesita pelear también.

Cuando en una entrevista en el 2003, Rendón le contó a la revista Exceso, de Venezuela que durante 13 años fue campeón de tiro, le advirtió: "Mi actitud es deportiva, pero sé hacer guerra sucia muy bien. Es un conocimiento que uso sólo para compensar, para defender y contraatacar''.

No es una actitud que haya cambiado en la práctica aunque quizás la ha matizado más con sus palabras.

Ahora utiliza metáforas samurais. En su perfil de internet habla de "desenvainar sables'' pero sólo cuando los retos estén a la altura de sus expectativas y "cuando el momento político lo amerita''.

La esgrima verbal del consultor viene de su afición a las espadas de samurai que colecciona porque considera que los combatientes japoneses y los consultores políticos tienen la misma función, según ha explicado.

"Somos los guerreros de las campañas'', le dijo a la revista Semana, de Colombia.

"Eres un guerrero, y un guerrero necesita guerra'', le declaró a Exceso.

En Colombia, Rendón no ha sacado los sables, según se lo comentó a El Nuevo Herald esta semana. Su prioridad será retirar la publicidad negativa contra Mockus.

"Esos ataques lo que terminan es haciéndole propaganda a Mockus'', explicó.

Una estrategia similar, agregó, le funcionó en la campaña presidencial al mandatario hondureño Porfirio Lobo, recién electo.

"Honduras tenía una tradición de campañas negativas y al final ganaba el que terminaba de pie entre tanta basura que se echaba uno a otro'', explicó a El Nuevo Herald. "Cuando me incorporé a la campaña, la primera decisión que tomamos fue hacer una campaña constructiva. Y durante todo el año previo a la interna, y posteriormente, el presidente Lobo se dedicó a reconocer las virtudes de sus opositores''.

  Comments