Nation & World

Riesgosa la explotación petrolera en el Golfo

En los últmos 15 años, las compañías petroleras han estado perforado más profundo y más lejos en el Golfo de México, tomando más riesgos en su búsqueda de petróleo.

Sin embargo, las salvaguardas industriales para prevenir o minimizar los derrames no se han mantenido al ritmo de los crecientes peligros de la exploración, pese a una serie de advertencias, malos funcionamientos y casi fallas a través de los años, según muestran entrevistas y estudios federales.

Mientras BP y otras empresas petroleras han perforado pozos hasta de 10,000 pies de profundidad en el Golfo de México, han seguido utilizando sistemas de seguridad que, en gran medida, son los mismos que se usan en aguas mucho menos profundas, sistemas que han fracasado en el pasado.

Y aunque las consecuencias de un accidente como la explosión y derrame del mes pasado en el Deepwater Horizon han aumentado con la expansión de las perforaciones profundas, la capacidad de la industria para responder a un derrame catastrófico no lo ha hecho.

Un estudio federal del 2004 describió las alternativas de la industria para detener un gran derrame como "inexistentes''.

Sin embargo, la agencia federal que supervisa las perforaciones en el mar, la Minerals Nanagment Service (MMS), siguió alentando la exploración en aguas profundas y --a diferencia de algunos otros países-- no demandó un sistema adicional de respaldo para evitar desastres.

"No ha sido tanto un regulador como un socio'', dijo Marilyn Heiman, una ex miembro de la Comisión sobre el Derrame del Exxon Valdez que ahora es directora del programa del Artico de EEUU para el Pew Environment Group.

Los ecologistas, que desde hace tiempo han advertido que un fallo en una plataforma pudiera ser catastrófico en el Golfo, ven la explosión y la lucha para contener el derrame como una pesadilla hecha realidad.

"Está claro adonde han ido los dólares de R&D de la industria'', comentó Mark Ferrullo, director ejecutivo del grupo Environmental Florida. "Si uno mira las soluciones que están empleando, están usando fuego, una de las tecnología más viejas del planeta, así como dispersantes, que son más tóxícos que el petróleo, y ahora un gran cajón, que eso es lo que es el domo de 100 toneladas que se bajó el viernes sobre el derrame, y que han tenido que construir desde cero''.

Los dirigentes de la industria han reconocido esto en un documento presentado en una conferencia hace siete años. "En ocasiones, parece que la actitud de la industria es que no se pueden permitir R&D antes de una necesidad definida'', escribieron los autores, entre ellos un ejecutivo de Transoean, Ltd., el contratista propietario del Deepwater Horizon.

Robert Bea, profesor de ingeniería civil en la Universidad de California-Berkeley, con décadas de experencia en diseño de perforaciones en el mar e investigaciones de accidentes, estima que la industria, al menos en Estados Unidos, ha comprado demasiado estas ideas.

"Si usted lo compara con la aviación comercial, con la energía nulear y hasta con las refinerías químicas, en todas estas industrias la posibilidad de accidentes es, por lo menos, 10 veces, si no 100 veces, mayor'' afirmó.

La explosición del Deeptwater Horizon, que dejó 11 muertos, fue provocada, al parecer, por una burbuja de metano que se escapó del pozo y subió por la columna de la perforación.

Algo que ha estado claro desde el principio: el preventivo de explosiones, un dispositivo de seguridad que conecta al tubo de la plataforma con el pozo en el fondo del Golfo, no selló el pozo tras la explosión, como se suponía que hiciera.

Los enormes dispositivos, que pueden tener 50 pies de alto, contienen una serie válvulas diseñadas para cerrarse alrededor de un taladro o, en una emergencia, disparar una especie de arietes que cortan a través del tubo del pozo y lo sellan. El que estaba en el pozo de BP, sin embargo, o no lo cerró o sólo lo cerró parcialmente. Los robots submarinos todavía no han podido identificar los arietes, pese a los repetidos esfuerzos de BP.

El dispositivo para prevenir la explosión también estaba equipado con conmutador destinado a sellar el derrame aunque el sistema energético fallara, pero eso tampoco funcionó.

Los preventivos de explosiones no son totalmente seguros: un estudio de 1999 de la MMS --estudio que la indusrtia petrolera rehusó ayudar a financiar-- citó más de 20 ‘‘fallos críticos de seguridad'', incluyendo filtraciones en tuberías que se suponía estuvieran selladas, pérdida de controles y no poder cortar una tubería cerrada.

En otro examen de los funcionarios federales en el 2002, la mitad de los preventivos de explosiones estudiados fallaron de una forma o de otra, declaró Bea. "El mismo equipo tiene un expediente de confiabilidad muy cuestionable'', dijo.

Tras la explosión y el derrame, BP le mandó una carta a Transocean, el mayor contratista de perforación marina del mundo con 140 plataformas alrededor del mundo, pidiéndole a la compañía que verificara muy bien sus preventivos de explosiones para garantizar su seguridad.

El senador Bill Nelson de la Florida encabeza los llamamientos a realizar investigaciones congresionales tanto sobre el derrame del Golfo como sobre la conducta de MMS, una rama del Departamento del Interior de EEUU que supervisa las estrategias de perforación.

Nelson también le ha pedido al inspector general del Departamento del Interior que investigue por qué, en el 2003, MMS abandonó una proposición que requería sistemas de respaldo en las plataformas del Golfo para proteger contra explosiones como la del Deepwter Horizon, que sigue derramando más de 210,000 galones de petróleo diarios desde un pozo a 5,000 pies de profundidad, y amenaza las costas de Louisiana, Mississippi, Alabama y la Florida.

Funcionarios de MMS no respondieron solicitudes deentrevista el viernes.

Con todo, funcionarios de la industria también han planteado quejas sobre los preventivos de explosiones. El reporte del 2003, corredcatado por Earl Shanks, un ingeniero de Transocean, dijo que los fallos de los preventivos eran "comunes'' y que les cuestan millones de dólares en demoras a las compañías petroleras.

Allison Nyhom, portavoz del American Petroleum Institute , un grupo comercial de la industria, declaró que los preventivos de explosicones han mejorado en los últimos años. Los conocedores de la industria dicen que la seguridad ha mejorado aun cuando se ha ido a territorios más profundos, citando un edtudio federal que muestra una constante disminución en las explosicones en las plataformas marinas del 2000 al 2006.

Otros expertos advierten contra acusar a un solo componente, calificando de raros los fallos de los preventivos de explosiiones.

"Es una tecnología probada. Es lo que se ha estado usando en los últimos 50 años'', dijo Bill Bryant, profesor de oceanografía con experiencia en ingeniería petrolera en la Universidad A&M de Texas.

Sin embargo, Nelson y otros han cuestionado por qué MMS no requiere que las plantaformas que perforan en profundidad no tengan otras salvaguardas, como un sistema de respaldo acústico para cortar el salidero de un pozo. Los conmutadores acústicos, controladores remotos que usan pulsaciones sónicas para dispara el preventivo de explosiones, como los que se usan en Noruega, tienen los estándares de seguridad más estrictos de perforación marina.

En una conferencia telefónica con analistas de Wall Street, el presidente de Transocean, Steven Newman, custionó si un conmutador acústico hubiera podido significar una diferencia el 20 de abril. Newman dijo que ya había sistemas de resplado en el preventivo de explosiones y que el conmutador sería simplemente una "redundancia''.

El estudio de 1999 encontró que en algunos de los preventivos de explosicones, las medidas redundantes dependían de la misma línea hidrálica, lo que significa que una filtración en esa línea pudiera hacer fallar todo el sistema de seguridad.

Esos peligros son más intensos en la perforación de gran profundidad, donde profundas corrientes marinas se combinan con frígidas temperaturas y enormes presiones que hacen más frecuentes los accidentes peligrosos, y mucho más difíciles de resolver. Un estudio del 2004 encontró que la industria "no tenía orientaciones ni procedimientos para contener explosiones en aguas muy profundas''.

Las preocupaciones de los reguladores sobre las potenciales consecuencias de una filtración en aguas profundas se incrementó en mayo del 2003 cuando una tubería de una plataforma a 6,000 pies de profundidad se partió en dos sobre un pozo en el Golfo de México, propiedad de BP. Si el preventivo de explosiones hubiera fallado, en menos de una semana la filtración hubiera excedido la escala del Exxon Valdez, según afirmó un análisis.

Las dificultades para arreglar la filtración de un pozo de gran profundidad han quedado expuestas por el derrame del Deepwter Horizon. El almirante Thad Allen, el más alto funcionario del Servicio Guardacostas, nombrado por el gobierno de Obama para dirigir el esfuerzo de contención, reconoció desde el inicio que las opciones estaban limitadas por lo que calificó de "la tiranía de la profundidad''.

Para contener el derrame del Golfo, BP ha construido un masivo domo, de cuatro pisos de alto, con la esperanza de cubrir el salidero de petróleo y bombearlo a un barco en la superficie.

Aun si el domo tuviera éxito, la mayoría de los expertos cree que el accidente del Deepwater Horizon llevará a nuevas reformas de la industria, en forma muy parecida a cuando ocurrió el desastre del Exxon Valdes, en Alaska, hace 21 años.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments