Nation & World

Autor de masacre en Guatemala tenía una vida tranquila en Palm Beach

La casa de una planta donde vive Gilberto Jordán al oeste de esta comunidad del Condado de Palm Beach no se distingue mucho de los otros hogares de la cuadra llena de árboles y flores cerca de la carretera interestatal 95.

Jordán, nacido en Guatemala, pasaba inadvertido en un vecindario lleno de inmigrantes de Argentina, Chile, Cuba, Guatemala, Honduras y otros países latinoamericanos.

Pero Jordán, de 54 años, no es un inmigrante común y corriente.

Es un ex miembro de una unidad elite del ejército guatemalteco conocida como kaibiles. Soldados altamente entrenados y ampliamente temidos que en los años 80 integraron comandos para combatir a guerrilleros de izquierda apoyados por Cuba que entonces operaban en el país centroamericano.

Pero los kaibiles también resultaron implicados en múltiples masacres de campesinos inocentes. Y esta semana, agentes de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) arribaron a la casa de Jordán sobre el boulevard de Palm Ridge y lo arrestaron bajo cargos relacionados con una masacre de diciembre de 1982 en la que fueron asesinadas 251 personas.

En un interrogatorio antes del arresto, Jordán "voluntariamente admitió'' que participó en la masacre, arrojó a un bebé vivo a un pozo y llevó a otras personas al lado del pozo donde fueron ejecutadas por otros soldados, según una declaración jurada presentada ante la corte federal de West Palm Beach.

La masacre del pueblo de Dos Erres fue una de las peores de la guerra civil en Guatemala que duró 36 años, una de las tantas que ensangrentaron a América Central durante la Guerra Fría.

Cuando un reportero y un fotógrafo de El Nuevo Herald llegaron a la casa de Jordán el jueves por la tarde, un joven estaba parado frente a la puerta.

"Sé por qué están aquí y no estamos dando entrevistas'', dijo el joven que se identificó como hijo de Jordán pero rehusó dar su nombre.

"Lo único que puedo decirte es que mi padre es un hombre decente, una persona que trabaja duro y sabemos que hablar con la prensa nos va a perjudicar más que no hablar'', dijo el joven. "Ven esta entrada de autos él la hizo. Ven esa cerca, él la hizo. Siempre está trabajando y ustedes pueden ver los resultados en todas partes de la casa''.

Aún cuando no quiso dar una entrevista, el joven reveló que su padre trabaja como chef especializado en comida italiana. Pero el joven rehusó decir donde trabaja su padre o donde había estudiado alta cocina.

"No estaba totalmente educado, pero es muy inteligente'', dijo el joven.

Antes de entrar a la casa y cerrar la puerta, el joven dijo que su padre no estaba.

Un magistrado federal le otorgó a Jordán fianza por $100,000 y le impuso arresto domiciliario bajo supervisión electrónica. Se ha programado una audiencia en la corte federal de West Palm Beach el 26 de mayo para la formulación formal de cargos en su contra.

Jordán, ciudadano naturalizado de Estados Unidos, encara hasta 10 años en la penitenciaría federal y la pérdida de ciudadanía si es hallado culpable de haber mentido en su solicitud para hacerse ciudadano. Luego sería puesto en proceso de deportación y enviado de regreso a su país si un juez de inmigración así lo ordenara.

En el Condado de Palm Beach hay miles de inmigrantes centroamericanos, legales e ilegales.

La comunidad guatemalteca ha crecido visiblemente desde los años 80, primero como resultado de oleadas de refugiados que huían de la guerra civil y luego por el arribo de inmigrantes en busca de empleo, según Peter Upton, abogado que ayudaba a refugiados guatemaltecos cuando trabajaba para American Friends Service Committee.

No está claro cómo fue que Jordán atrajo la atención de ICE.

Anteriormente, muchos presuntos violadores de derechos humanos detenidos y deportados han sido denunciados por víctimas o ex soldados que los han reconocido en la calle. Activistas de derechos humanos también se presume que han dado información a las autoridades federales.

Una declaración jurada preparada por Jon A. Longo, agente especial de ICE en West Palm Beach, dice que un ex kaibil que conoce a Jordán y estuvo en las Dos Erres cuando la masacre colaboró con investigadores federales y confirmó que éste estuvo implicado en los asesinatos.

Tampoco se sabe a ciencia cierta cómo fue que Jordán llegó al sur de la Florida. Pero la declaración jurada, así como entrevistas con fuentes familiarizadas con el caso y con vecinos, produjeron suficientes detalles para elaborar un esbozo biográfico.

Jordán nació el 20 de febrero de 1956 en el pueblo de Trapiche Abajo en la zona sur de Guatemala, cercana a la frontera con El Salvador.

Tenía 26 años cuando perteneció a los kaibiles, entonces la principal fuerza de contrainsurgencia en Guatemala, y fue destacado a Dos Erres, pueblo en la selva del Petén. Dos Erres lleva ese nombre por los apellidos de sus fundadores, Federico Ruano y Marcos Reyes.

Jordán y su equipo, la fuerza de asalto Alpha, fueron despachados a Dos Erres después de una emboscada guerrillera a una patrulla del ejército en la que 21 soldados murieron y sus armas fueron capturadas. Casi 20 kaibiles, incluyendo a Jordán, llegaron entraron al pueblo antes de la madrugada de un día a principios de diciembre de 1982.

"Miembros del grupo de asalto Alpha estaban poniendo a los habitantes del pueblo de rodillas en frente de un pozo y los interrogaban sobre donde estaban las armas robadas a los militares guatemaltecos por los guerrilleros'', según reza la declaración jurada de Longo.

Agregó que un testigo entrevistado por ICE insistió en que vio a Jordán "cargando un bebé vivo al pozo del pueblo, y que subsecuentemente lo tiró al pozo''.

Poco antes de ser arrestado, dijo la declaración jurada de Longo, "Jordán voluntariamente admitió que tiró al bebe al pozo y participó en el asesinato de personas en las Dos Erres, así como en traer a personas al pozo donde eran asesinadas''.

Se sabe poco acerca de lo que hizo Jordán luego de la masacre, pero según fuentes abandonó Guatemala durante la segunda mitad de la década de los 80 y viajó a California aparentemente como inmigrante indocumentado.

En California, se convirtió en trabajador agrícola, según las fuentes. Documentos públicos indican que obtuvo un número de Seguro Social en ese estado en 1988.

Fuentes conocedoras del caso dijeron que consiguió una tarjeta verde de residencia bajo auspicios de la amnistía de la administración del presidente Ronald Reagan, que entró en vigor en 1986 y benefició a millones de inmigrantes indocumentados.

Unos 10 años después, Jordán se mudó al sur de la Florida. Documentos públicos muestran que a mediados de la pasada década vivió en direcciones diferentes en Delray Beach y Boca Ratón.

En septiembre de 1996, solicitó la ciudadanía de Estados Unidos en Palm Beach Gardens. Tres años después, tomó su examen como ciudadano y el examinador le preguntó bajo juramento si su solicitud era veraz.

Jordán respondió que sí, según la declaración de Longo. Agregó que evidencia surgida más tarde mostró que Jordán negó que hubiera sido militar, así como que hubiera cometido un crimen.

Juró lealtad a Estados Unidos en una ceremonia masiva en el Centro de Convenciones de Miami Beach el 25 de agosto de 1999.

El 4 de abril del 2000, un juez guatemalteco ordenó el arresto de los miembros de la unidad implicada en los hechos de las Dos Erres. El nombre de Jordán estaba en la lista.

ICE citó la orden del juez en la declaración de Longo.

Otros dos nombres en la lista eran Jorge Vinicio Sosa-Orantes y Pedro Pimentel Ríos, que viven en California. Pimentel, de Santa Ana, fue arrestado a principios de la semana presuntamente por violar la ley de inmigración, según dijo el viernes Nicole Navas, vocera de ICE en Miami.

Pimentel ha estado en el país desde 1990 mientras se cree que Sosa-Orantes arribó hace cinco años. Se ignora si Sosa-Orantes o Pimentel han tenido contacto con Jordán en Estados Unidos.

En octubre del 2002 Jordán compró por $149,900 la casa donde vive actualmente.

El hijo que habló con El Nuevo Herald dijo que a través de los años su padre había aprendido a cocinar especialidades de cocina italiana.

"Incluso aprendió italiano mientras hacía su trabajo'', comentó.

Fuentes familiarizadas con el caso dijeron que Jordán había preparado platos en algunos de los exclusivos clubes privados de Palm Beach.

Cinco de los vecinos que hablaron con El Nuevo Herald se mostraron sorprendidos sobre el pasado de Jordán. La mayoría sabía que era de Guatemala, pero nunca se hicieron amigos cercanos o hablaron sobre su pasado.

"Pienso que uno no sabe realmente quiénes son sus vecinos'', manifestó Miriam Cloutier, que vive a unas tres casas de Jordán.

  Comments