Nation & World

Cuestionan nominación de embajadora de EEUU en El Salvador

Republicanos en el Senado están decididos a bloquear la nominación de una activista del Partido Demócrata como embajadora en El Salvador, por su antigua relación con un cubano que tenía contactos con diplomáticos castristas en Washington, dijeron el viernes a El Nuevo Herald empleados del Congreso.

El Buró Federal de Investigaciones (FBI) dio una autorización de seguridad a Mari Carmen Aponte cuando en 1998 fue nominada por el presidente Bill Clinton como embajadora en República Dominicana.

La autorización fue otorgada aún cuando habían surgido interrogantes sobre sus relaciones sentimentales con Roberto Tamayo, un empresario nacido en Cuba, a quien había acompañado a varios eventos sociales con diplomáticos de la isla en Washington, D.C. Aponte y Tamayo mantuvieron una relación entre 1982 y 1994.

En aquel momento, ella retiró su nominación cuando los republicanos en el Senado advirtieron que harían fuertes preguntas fuertes sobre el noviazgo.

La nominación de Aponte por parte de la administración de Barack Obama fue aprobada el 27 de abril en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, con el voto de 10 demócratas a favor, incluido el de Bob Menéndez, un cubanoamericano de New Jersey. Ocho republicanos votaron en contra.

Los republicanos están decididos a obstaculizar la nominación cuando llegue al pleno del Senado. La maniobra republicana requeriría que Aponte consiguiera 60 o más votos para su aprobación, según comentaron asistentes en el Congreso que pidieron el anonimato porque no están autorizados para hablar sobre el caso.

"Está claro que esta es una nominación controversial. Fue controversial cuando fue nominada la última vez, bajo una administración diferente'', indicó en abril el senador de Indiana, Richard Lugar, líder de los republicanos en el comité.

Los republicanos del comité habían pedido leer la ficha completa del FBI sobre Aponte, y un supuesto memorando confidencial sobre las conexiones de Tamayo con Cuba escrito durante la nominación de 1998.

Los demócratas argumentaron que el memorando no existe, y que por tradición solamente un miembro de cada partido puede leer la ficha completa de un nominado.

Menéndez defendió a Aponte fuertemente durante el voto en abril, según un informe de The Cable, una página de internet sobre temas de relaciones internacionales en Washington.

"Después de leer la ficha, si yo hubiera pensado que la señorita Aponte era un riesgo para la seguridad de Estados Unidos en cualquier contexto, pero especialmente en el contexto del régimen de Castro, yo me hubiera opuesto a ella. Pero ese simplemente no es el caso'', subrayó Menéndez, según The Cable.

El desertor de la inteligencia cubana Florentino Aspillaga alegó públicamente en 1993 que espías cubanos estaban tratando de reclutar a Aponte a través de Tamayo, pero no dio detalles. Agentes del FBI después revelaron que Tamayo en realidad estaba pasando a las autoridades de Estados Unidos información sobre los diplomáticos cubanos.

Aponte, nacida en Puerto Rico hace 63 años, ha reconocido que ella y Tamayo asistieron a varias funciones sociales con diplomáticos cubanos, pero añadió que nunca hubo ningún intento de reclutarla.

Por muchos años, Aponte ha sido una activista en la comunidad hispana de Washington. Trabajó en el Departamento de Vivienda durante la administración del presidente Jimmy Carter. También prestó servicios como voluntaria en la Casa Blanca en 1993. Después contribuyó a recoger fondos para la campaña de Hillary Clinton por el Senado de Nueva York.

Ha presidido la Asociación Nacional de Abogados Hispanos y es miembro de la junta directiva del Consejo Nacional de La Raza. Del 2001 al 2004 fue directora ejecutiva de la Oficina de Asuntos Federales de Puerto Rico, en Washington, D.C.

  Comments