Nation & World

Derrame llega a costas de la barrera de islas de Louisiana

Mientras llegaban los primeros reportes de manchas de petróleo que arribaban a las costas de la barrera de islas de Louisiana, equipos de emergencia buscaban colocar en su lugar en el Golfo de México una estructura en forma de cúpula de 78 toneladas.

La operación se ha visto obstaculizada debido al peligro de que estalle un incendio a bordo de la embarcación que transporta la enorme estructura, con la que se pretende aislar la fuente del derrame de crudo.

El capitán Demi Shaffer le dijo a la AP que la tripulación enfrenta una situación peligrosa debido a los vapores inflamables en el área, que podrían causar un incendio durante la maniobra.

Con respecto a la llegada de la mancha a tierra, altos funcionarios federales en Mississippi y a lo largo del Panhandle de Florida dijeron que no hay necesidad de que cunda el pánico... todavía.

"Como dice el gobernador [Haley] Barbour, no queremos comportarnos a lo Pollyanna [personaje literario conocido por su optimismo], pero no queremos predecir un Armagedón'', afirmó la secretaria de Seguridad Territorial, Janet Napolitano, en la Base de la Fuerza Aérea Kessler, acompañada por Barbour y otros altos funcionarios.

El derrame es "algo único, aún evoluciona y puede ser un desastre sin precedentes'', agregó Napolitano, pero alertó que los peores escenarios podrían no ocurrir.

Napolitano siguió hacia Pensacola, donde hizo una aparición pública al lado del gobernador Charlie Crist.

"Nadie anticipó que algo como esto pudiera ocurrir, pero obviamente ocurrió'', manifestó Crist. "Queremos proteger desde la perspectiva de la Florida nuestras bellas playas, nuestra industria pesquera y nuestra industria turística, así como nuestros hoteles y restaurantes. Como pueden ver hoy, es un bello día en Florida, las playas están limpias y los peces están mordiendo los anzuelos''.

La gira por varios estados de Napolitano ocurrió mientras continúa un cuidadoso trabajo en el lugar del derrame en el Golfo. Hasta ahora la mejor solución para detener la hemorragia de petróleo es una estructura de 78 toneladas.

Los ingenieros explicaron que se supone que la cúpula con forma de edificio capture tanto como el 85 por ciento del petróleo que sale del derrame. Entonces éste se bombeará hacia un barco, el Deepwater Enterprise, antes de ser trasladado a una barcaza de almacenamiento.

Sin embargo, no hay garantía de que esto funcione.

Napolitano subrayó, al igual que los altos directivos de BP, que nunca había ocurrido un derrame tan profundo.

"Espero que funcione'', comentó Napolitano. "Estamos procediendo como si no fuera a funcionar''.

Mientras continúan los esfuerzos de contención, los modelos muestran que la enorme mancha se expandirá en los próximos días, moviéndose por el Este hacia el Panhandle, pero aún lejos de la costa, y por el Norte hacia los Bayous.

Las autoridades recibieron el jueves temprano un reporte de que el petróleo había llegado a la costa de la Isla Freemason, parte de la cadena de Isla Chandeleur en Lousiana.

No hubo otros informes confirmados, de acuerdo con la contramaestre de la Guardia Costera Connie Terrell en el Centro Conjunto de Información en Mobile, Alabama. Un equipo de emergencia se desplegó en la zona y "evalúa las opciones de limpieza''.

Equipos de emergencia iniciaron cinco incendios el miércoles, pero no pudieron decir cuánto petróleo se consumió en los fuegos controlados. Había más incendios programados para el jueves, pero Terrell no pudo confirmar si ya habían ocurrido. Hasta la fecha, los equipos de emergencia han logrado recuperar 1.9 millones de galones de una mezcla de petróleo y agua, amplió la contramaestre.

Algunos residentes locales reportaron haber observado lo que creen son restos del derrame.

En la Isla Sand, de Mississippi, una de las menores de la barrera de islas del estado, cerca de la punta este de la cadena, el abogado Scott Taylor dijo que lo que parecían ser pelotas de alquitrán estaban llegando en gran cantidad a la costa.

Taylor, quien permitió que sus hijos de 5 y 10 años no fueran a la escuela por lo que temía que fuera su última excursión en bote por un tiempo, expresó que le dio rabia lo que vio: pelotas negras, aceitosas, con la consistencia de la arcilla y en un tamaño que iba de una pelota de béisbol a la cuarta parte de ese tamaño, que desembarcaban en ‘‘todas partes'' de la Isla Sand. El y sus hijos llenaron una bolsa de basura con ellas.

"He estado viniendo aquí durante 20 años, y nunca había visto esto...", comentó Taylor. "Estoy destrozado''.

Más allá también en la costa, en las playas de Pensacola, ya llegó el olor, aunque no el petróleo.

"Es simplemente terrible'', comentó Benjamin "Steve'' Stevens, un comisionado de Servicio Público que creció en Pensacola. "Te golpea un huracán y puedes reconstruir. Pero cuando esa cosa llega a las arenas blancas de la playa de Pensacola, no puedes ir y obtener más arena blanca''.

Mientras tanto, en Washington, el Departamento del Interior informó que había pospuesto temporalmente las audiencias sobre planes para conceder permisos de perforación petrolera frente a las costas de Virginia.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, declaró que respaldaría un plan para aumentar la responsabilidad de las compañías petroleras. Los dos senadores de Alaska, basados en su experiencia con el desastre de Exxon Valdez en 1989, presentaron su propia legislación bipartidista que permitiría que un fondo de responsabilidad por separado creciera hasta los $10,000 millones, al elevar el impuesto por barril a la industria petrolera.

En Washington, dos representantes demócratas pidieron la creación de una comisión de alto nivel para examinar el derrame de petróleo y hacer recomendaciones.

  Comments