Nation & World

La nueva cara del terrorismo

Un residente de Connecticut detenido tras un arresto de último minuto antes de que un vuelo internacional despegara desde Nueva York, admitió su papel en el fallido intento de hacer explotar un coche bomba en Times Square, y confesó a los investigadores que había recibido entrenamiento para fabricar bombas en la zona occidental de Pakistán, según una acusación presentada el martes.

La investigación del fallido ataque se extendió el martes por dos continentes, mientras las autoridades paquistaníes arrestaban a varias personas apenas horas después de que un avión con destino a Dubai regresara a la pista del Aeropuerto Kennedy en la ciudad de Nueva York y lo abordaran agentes federales, quienes detuvieron al individuo acusado del intento de atentado.

Faisal Shahzad fue arrestado justo antes de la medianoche del lunes a bordo de un vuelo que se dirigía a los Emiratos Arabes. Fue acusado de cinco cargos que incluyen conspiración para usar armas de destrucción masiva, en lo que el secretario de Justicia Eric H. Holder Jr. llamó una "conspiración terrorista con el objetivo de asesinar a estadounidenses''.

En una conferencia de prensa celebrada en Washington, Holder afirmó que Shahzad había estado hablando con los investigadores y había brindado "información útil''. Los agentes habían dicho anteriormente que Shahzad se había implicado a sí mismo en el hecho en declaraciones tras haber sido sacado del avión. Al mismo tiempo, el presidente Barack Obama aseguró que investigadores federales estaban indagando si Shahzad tenía vínculos con organizaciones terroristas.

Shahzad, de 30 años, ciudadano estadounidense naturalizado y originario de Pakistán, viajó al parecer al aeropuerto en un Isuzu Trooper blanco que fue encontrado en un estacionamiento con una pistola Kel-Tech de 9 milímetros, con culata plegable y cañón de rifle, además de varios peines adicionales de municiones, informó un agente. Shahzad dijo a las autoridades que había actuado solo, pero horas después de su arresto miembros de los servicios de seguridad en Pakistán dijeron haber arrestado a siete u ocho personas vinculadas con el fallido atentado.

Agentes paquistaníes identificaron a uno de los detenidos como Tauhid Ahmed y dijeron que había estado en contacto con Shahzad por correo electrónico, y se había reunido con él o bien en Estados Unidos o en la ciudad portuaria de Karachi, en Pakistán.

Otro de los arrestados, Muhammad Rehan, había pasado tiempo con Shahzad durante una visita reciente, ampliaron las fuentes paquistaníes. Rehan fue detenido en Karachi justo después de la plegaria matutina en una mezquita conocida por sus vínculos con el grupo militante Jaish-e-Muhammad.

Investigadores afirmaron que Rehan les dijo que había alquilado una camioneta y viajado junto a Shahzad a la ciudad noroccidental de Peshawar, donde permanecieron del 7 al 22 de julio del 2009. Esta declaración no se pudo verificar de modo independiente. Shahzad, quien vive en Bridgeport, Connecticut, pasó al menos cuatro meses del año pasado en Pakistán, precisaron las autoridades.

La acusación criminal contra Shahzad afirma que después de su arresto admitió haber tratado de detonar la bomba en Times Square, y confesó a los investigadores que había recibido recientemente entrenamiento para la fabricación de bombas en Waziristán.

El detallado documento de 10 páginas sigue la pista de sus movimientos en los días antes y después del ataque fallido con el carro bomba, describiendo cómo usó un teléfono celular prepagado para contactar al vendedor del carro y arreglar la compra, y que el teléfono recibió cuatro llamadas de un número en Pakistán horas antes de que él hiciera la compra el 24 de abril.

La acusación amplía que alrededor de una hora después que el teléfono prepagado recibiera las llamadas del número paquistaní, Shahzad llamó dos veces al vendedor y posteriormente compró el Pathfinder.

La acusación también describe cómo los investigadores pudieron conseguir el número de identificación del Pathfinder --sacándolo del motor del SUV-- porque éste había sido borrado de la pizarra antes de que el SUV fuera dejado en Times Square. Los investigadores pudieron entonces rastrear al dueño registrado, que había pasado el vehículo a otra persona que, a su vez, se la vendió a Shahzad.

El vendedor le había advertido que el SUV tenía problemas mecánicos, según la acusación, que precisó que Shahzad nunca levantó la tapa del motor para mirarlo.

Tampoco manejó el carro para probarlo, aunque sí lo hizo la segunda, el 24 de abril, antes de comprarlo por los $1,300 acordados, pagados en 13 billetes de $100 en el estacionamiento del centro comercial de Bridgeport.

En ese punto, según la acusación, cuando el vendedor trató de completar una orden de venta, Shazad le dijo que no hacía falta y que tenía su propia chapa.

El vehículo fue estacionado en Times Square con el asiento trasero y la parte de carga llena de gasolina, propano, fertilizantes y fuegos artificiales.

Una vez que los agentes confirmaron el número de identificación del vehículo y localizado al vendedor, llevaron al vendedor a un artista de la policía estatal de Connecticut para que hiciera un retrato del comprador, lo cual finalmente ayudó a los investigadores a localizarlo.

La acusación indica que los expedientes de Aduanas y Guardafronteras muestran que Shahzad regresó de Pakistán el 3 de febrero del 2010, tras una visita de, por lo menos, cuatro meses. La acusación señala que le dijo a los investigadores que estaba visitando a sus padres.

Holder anunció el arresto de Shahzad el martes temprano.

Shahzad ya estaba a bordo del Vuelo 202 de Emirate cuando fue identificado por miembros de Guardafronteras y Protección de Aduanas del Departamento de Seguridad Territorial, según una declaración conjunta emitida por la oficina de Preet Bharara, el abogado de EEUU para el Distrito Sur de Nueva York, el FBI y el Departamento de Policía de Nueva York.

Funcionarios hicieron regresar al avión, confirmó la aerolínea. Todos los pasajeros tuvieron que bajar y tanto ellos como sus equipajes y el Boeing 777 fueron examinados antes de que se permitiera que el avión partiera, unas siete horas más tarde, a las 6:29 a.m. Dos otros hombres fueron entrevistados pero dejados en libertad.

Un funcionario del Ministerio de Interior de Pakistán declaró que Shahzad había llegado a Pakistán en abril del 2009 y salido el 5 de agosto.

La investigación fue puesta el lunes bajo el control de la rama de terrorismo internacional del Equipo Especial Conjunto de Terrorismo, un grupo de varias agencias encabezado por el Departamento de Justicia, según dos funcionarios federales.

  Comments