Nation & World

Cientos detenidos en operación del ICE contra extranjeros fugitivos

Poca antes del amanecer, en una mañana de esta semana, un pequeño grupo de agentes federales se reunió en el estacionamiento de un centro comercial en el entronque de la avenida 67 del Noroeste y la autopista Palmetto en la ciudad de Miami Gardens.

Se pusieron chalecos a prueba de balas y camisetas con rótulos que decian ICE POLICE al frente o en la espalda. Luego discutieron planes para ir y detener a sus objetivos: extranjeros prófugos, condenados por delitos y ordenados por jueces de inmigración a ser deportados.

Al llegar la aurora, los oficiales de la Policia de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) subieron a cinco vehículos y en caravana se dirigieron a los hogares de dos de los objetivos, residentes de complejos separados de apartamientos en la zona de Miami Gardens.

Aunque no encontraron a ninguno de los dos hombres, otros agentes del ICE en otras zonas del sur de la Florida, en otras partes del estado y en otros ocho estados sureños y en Puerto Rico agentes detuvieron a 596 extranjeros con antecedentes penales en una vasta redada denominada Operation Cross Check u Operación de Contraverificación.

ICE permitió que un fotografo y un reportero de El Nuevo Herald observaran los intentos de arresto la madrugada del miércoles en Miami Gardens, parte de la operación nacional que terminó el viernes.

John Morton, el secretario adjunto para el ICE en Washington, dijo en conferencia de prensa que la mayoría de los detenidos era prófugos, tienen condenas y órdenes de deportación. En algunos casos, algunos habían sido deportados previamente y habían regresado al país ilegalmente. Los detenidos incluyen creminales condenados por asesinato, asalto, delitos sexuales, tráfico de drogas y contrabando de inmigrantes.

Fue una de las operaciones del ICE más grande desde la creación de la agencia en el 2003 tras los ataques terroristas del once de septiembre del 2001. En dos operaciones previas, hubo un promedio de 200 arrestos cada una, en Texas en febrero y en California en septiembre del 2009.

"Fue una operación extremadamente exitosa'', manifestó Morton. ‘La más exitosa hasta la fecha."

  Comments