Nation & World

Batalla por el Senado en la Florida podría tornarse más dura

La Florida, el mayor estado indeciso del país, se jacta de una vieja tradición: moverse a la derecha para ganar la primaria republicana, moverse a la izquierda para ganar la demócrata, y luego ir al centro en las elecciones generales.

Pero si el gobernador Charlie Crist anuncia el jueves en St. Petersburg que se postulará como independiente al Senado federal, todo pudiera cambiar.

La postulación de Crist como independiente le permitiría evitar las críticas de Marco Rubio, ex presidente de la Cámara estatal, en la primaria republicana y abriría el camino a un contienda potencialmente competitiva entre tres candidatos con Rubio, el probable candidato republicano, y el representante Kendrick Meek, de Miami, como el probable demócrata. Eso significaría que el próximo senador por la Florida pudiera ser electo el 4 de noviembre como tan poco como 34 por ciento de los votos, superando la habitual búsqueda de un atractivo de masas en un estado de 11 millones de habitantes y cada vez más diverso.

"En un campaña cerrada es más ventajoso movilizar a los partidarios y llevarlos a votar que persuadir a todos los electores'', dijo Peter Brown, encuestador de la Universidad Quinnipiac, cuya encuesta indicó que Rubio era el favorito, seguido por Crist si se postulaba como independiente. "Cuando lo importante no es la mayoría sino la pluralidad, el objetivo es más pequeño''.

En un a manifestación el martes en West Miami donde Rubio firmó los documentos de su postulación en la primaria republicana, dijo que no cambiaría la agenda de su campaña, hecha a la medida de los republicanos conservadores. Rubio se ha concentrado en criticar la política económica del presidente Barack Obama, pero también ha cuestionado si el calentamiento global lo causa el hombre y se ha opuesto a la decisión del Tribunal Supremo que legalizó el aborto.

"Creo que mis posiciones son las de la mayoría de los estadounidenses'', dijo Rubio cuando se le preguntó si no era demasiado conservador para ganar unas elecciones generales en la Florida. "Quién yo soy y por qué me estoy postulando no va a cambiar debido a cálculos políticos''.

Por lo general, los candidatos empiezan a moderar su plataforma una vez que dejan atrás las primarias y comienzan la campaña por las elecciones generales. Pero una contienda tripartita facilitaría Rubio y a Meek complacer a sus partidos respectivos porque no necesitan tantos electores independientes como en unas elecciones de dos candidatos. En la Florida por lo general es el centro el que decide las elecciones, lo que ayudó a Obama a ganar el estado en el 2008 y a Crist en el 2006.

Crist --cuyo enfoque moderado ha irritado a los republicanos-- siguió esquivando el martes preguntas en Tallahassee sobre su futuro político. Dijo que tomaría una decisión el jueves, un día antes que termine el período de sesiones de la Legislatura.

Crist molestó a los republicanos al apoyar el paquete de estímulo económica de Obama y no pudo reparar su imagen a pesar de sumarse a los conservadores en temas como la nominación de Sonia Sotomayor al Tribunal Supremo. Los estrategas de campaña dicen que la única esperanza de Crist es tratar de conseguir apoyo de los electores en todo el espectro político, aunque pudiera carecer del financiamiento y la capacidad de movilización que típicamente ofrece un partido político.

En una señal de la repercusión partidista que enfrenta Crist, el Club for Growth, que apoya a Rubio, indicó el martes que, si se postula como independiente, presionaría a Crist a devolver las donaciones de contribuyentes republicanos. El senador Arlen Specter tuvo que devolver más de $1 millón en donaciones cuando se cambió de republicano a demócrata en el 2009.

Se espera que una contienda de tres candidatos atraiga más atención sobre Meek, que se ha visto oscurecido por la lucha entre los dos republicanos. Una ventaja importante para Meek en una elección general es la ventaja demócrata de 750,000 votos sobre los republicanos. Adam Sharon, portavoz de Meek, dijo que a su campaña no le preocupa perder electores demócratas e independientes ante un gobernador moderado.

Meek ha votado uniformemente con su partido, aunque ha tratado de afirmar su independencia llamando la atención sobre sus desacuerdos con el gobierno demócrata en relación con Israel, Cuba y el financiamiento del programa espacial.

La decisión de la campaña estatal de Meek de reunir más de 125,000 firmas de electores para que lo incluyan en la boleta en vez de pagar por ello le permitió establecer cimientos fuertes para una elección general, dijo Sharon. Observó que el demócrata por Miami ha hecho "incontables'' viajes al norte conservador de la Florida.

"Pasamos el 4 de julio en Sopchoppy y Lynn Haven, y allí nos dijeron que los candidatos estatales demócratas nunca habían pasado por el lugar'', dijo Sharon. "Este esfuerzo lo llevó muy lejos y va a demostrar que fue una buena inversión''.

Maurice Ferré, ex alcalde de Miami y que se enfrentará a Meek por la postulación demócrata, piensa cumplir los requisitos para lo incluyan en la boleta el miércoles en Tallahassee.

En la manifestación de West Miami del martes, la comisionada de Miami-Dade Rebeca Sosa criticó a Crist y elogió a Rubio "como una persona que el leal al partido en el que empezó''. Pero en una señal de que ya pudiera estar cambiando el tono hacia una campaña general, Rubio --tras meses de pedir un control fronterizo más estricto-- dio marcha atrás ante la nueva ley contra los indocumentados en Arizona.

Los activistas hispanos y de los inmigrantes dicen que la ley, que ofrece a la policía amplios poderes para detener a los sospechosos de ser inmigrantes ilegales, llevará a la persecución de personas por su etnia.

"Creo que la ley tiene consecuencias no intencionales'', dijo Rubio, añadiendo que la exigencia de llevar encima documentos de inmigración "no es algo que los estadounidenses aceptan, la noción de un estado policial''.

  Comments