Nation & World

Fuga de petróleo en Golfo de México puede ser una de las peores de historia

La fuga de petróleo en el fondo del Golfo de México tras la explosión de una plataforma la semana pasada podría convertirse en "una de las peores de la historia de Estados Unidos'', advirtió hoy la jefa de Guardacostas Mary Landry.

''Voy a ser franca. Los esfuerzos de British Petroleum -el grupo petrolero que explotaba la plataforma Deepwater Horizon- por cerrar el escape no han tenido éxito por el momento'', declaró Landry en una rueda de prensa en Nueva Orleans.

La jefa de guardacostas rechazó comparar el accidente con el del petrolero Exxon Valdez frente a las costas de Alaska en 1989, que vertió 40 millones de litros de crudo.

No obstante, subrayó que "si no cerramos el pozo, constituirá una de las peores mareas negras de la historia de EE.UU.".

Los directivos de British Petroleum (BP) intentan que vehículos robóticos submarinos puedan tapar el pozo.

Si no lo consiguen, una de las alternativas que se plantean las autoridades, según Landry, es quemar el petróleo según mana, lo que limitaría el alcance de la mancha de crudo pero contaminaría más la atmósfera.

El Gobierno del presidente Barack Obama anunció hoy el lanzamiento de una investigación exhaustiva sobre las causas de la explosión, en la que tres trabajadores quedaron heridos graves y once se encuentran desaparecidos.

Los responsables de la investigación, ordenada por el secretario del Interior de EE.UU., Ken Salazar, y la secretaria estadounidense de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, tendrán competencias para emitir citaciones, celebrar audiencias públicas y exigir la comparecencia de testigos.

El incendio en la plataforma comenzó el 20 de abril después de una explosión que, según los responsables de la plataforma, podría haber sido causada por una voladura, un aumento inesperado de la presión de salida del petróleo. La plataforma se hundió dos días después.

En buena medida, la tarea de tapar el pozo es difícil porque los equipos principales se encuentran a unos 1.500 metros de profundidad en el suelo marino, algo impensable en la industria petrolera hace pocas décadas pero que es posible por el avance tecnológico y la necesidad global de encontrar nuevos yacimientos.

Los esfuerzos iniciales de BP con sus vehículos submarinos operados por control remoto apuntaron a activar un aparato de 450 toneladas en el fondo del mar que puede sellar el pozo. La activación de la válvula puede llevar de 24 a 36 horas de trabajo.

  Comments