Nation & World

Deportaciones siguen separando a familias cubanas

La última vez que la novia de Miguel Angel Pertalver-Lemus oyó su voz fue el 14 de febrero, cuando aún estaba retenido en el centro de detención de Krome al oeste de Miami.

" ‘Feliz Día de San Valentín', me dijo por teléfono, tratando de parecer entusiasmado, pero no lo estaba, yo me di cuenta'', dijo la novia de Pertalver-Lemus, que pidió no ser identificada porque es una inmigrante mexicana indocumentada. "Tenía miedo de que lo fueran a deportar''.

Unos días después fue deportado a Cuba.

Y fue en la víspera de San Valentín cuando Lázara Alamo pudo ver finalmente a su esposo René Alamo-Michelen desde que fue deportado a Cuba en octubre, tras estar detenido en Krome por varias semanas.

Ambos tienen antecedentes penales y fueron repatriados bajo un poco conocido acuerdo migratorio con Cuba que se remonta a tiempos de la administración del presidente Ronald Reagan.

El acuerdo es un legado del Mariel, un éxodo de que trajo 125,266 refugiados cubanos en 1980, entre ellos delincuentes y pacientes mentales. Al conmemorarse el trigésimo aniversario del histórico puente marítimo, las deportaciones de los llamados ‘‘excluibles del Mariel'' confirman que aquel éxodo no es un recuerdo que se desvanece.

Los inmigrantes cubanos no han sido deportados a su país por regla general. Sin embargo, un grupo de refugiados del Mariel están en una lista de 2,746 con antecedentes penales que Washington se comprometió a repatriar a Cuba bajo el acuerdo de 1984 con La Habana.

Con un total de 1,840 inmigrantes del Mariel repatriados desde que entró en vigor el acuerdo, quedan 906 por deportar. Por lo general, Estados Unidos deporta a la isla un promedio anual de 50 a 70 cubanos, aunque el año fiscal anterior fueron 94, según cifras oficiales.

Hay dudas sobre si Pertalver-Lemus llegó durante el Mariel. Pero Alamo y los abogados de René insisten en que las autoridades de inmigración cometieron un error porque él llegó en 1979.

"Fue una injusticia terrible'', dijo Alamo durante una entrevista con El Nuevo Herald en la oficina en Coral Gables de Eduardo Soto, su abogado de inmigración.

Soto recientemente demandó al gobierno federal exigiendo que la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) traiga de regreso a René, deportado el 29 de octubre. Soto dijo que no hay evidencia de que un juez de inmigración haya ordenado la deportación, argumento que ICE rechaza.

"Los reclamos del señor Soto de que su cliente, René Alamo-Michelen, fue deportado sin la orden final de un juez de inmigración son incorrectos'', manifestó Nicole Navas, vocera del ICE en Miami. "En sí, ICE llevó a cabo la orden de exclusión de un juez de inmigración que data de marzo de 1983''.

Alamo recientemente regresó de Cuba donde visitó a René, quien sufre de depresión y pasa horas en una habitación de la casa de su familia a las afueras de La Habana.

"Estoy bajo tratamiento siquiátrico porque necesito ayuda con mi condición, luego de pasar lo que pasó'', dijo René en declaraciones a El Nuevo Herald desde Cuba.

Autoridades federales rehusaron comentar sobre casos individuales. Pero Navas indicó que que sólo están enviando a Cuba a quienes se encuentran en la lista de repatriación de 1984.

‘El proceso para expulsar a cubanos no ha cambiado'', enfatizó Navas.

Ha sido imposible verificar la versión de ICE porque la lista de repatriación no es pública. Se ignora cuántos refugiados del Mariel integran la lista y desde cuándo.

A través de los años, unos pocos cubanos que no llegaron por el Mariel han sido deportados. Esos casos han sido muy pocos y especiales, incluyendo al menos uno que estuvo retenido en Krome bajo sospecha de espionaje.

"Lo que recuerdo es que en algunos casos, si el nacional cubano en detención realmente no quería estar detenido y prefería que lo enviaran a Cuba, se hacían arreglos con Cuba al través del Departamento de Estado para regresar a esa persona'', dijo un ex funcionario de inmigración que ocupó un importante puesto durante la administración del presidente George W. Bush.

Hasta ahora, hay 30,675 cubanos con órdenes finales de deportación, incluidos 1,421 que llegaron durante el Mariel. Supuestamente serían repatriados cuando haya un sistema democrático en la isla, según funcionarios federales. La mayoría, una mezcla de inmigrantes del Mariel y de otros períodos con antecedentes penales, permanecen en Estados Unidos bajo órdenes de presentarse periódicamente ante autoridades de inmigración.

En el área de Miami, por lo general se reportan en el centro de detención de Krome en el oeste del condado. Fue precisamente durante una visita a Krome agosto cuando René quedó detenido.

"Recibió una carta de inmigración diciéndole que tenía que actualizar su información y fuimos a Krome'', recordó Alamo. "Yo tuve que quedarme afuera en el auto en el estacionamiento. Pasaron horas y horas y no salía''.

Finalmente, agregó, un funcionario de inmigración se aproximó ya tarde y le informó que René iba a quedar detenido. Dos meses después, otro funcionario la llamó para decirle que René había sido deportado a Cuba el 29 de octubre.

"No lo podía creer'', dijo Alamo. "Nuestra vida quedo destruida. Yo quedé destruida. De pronto me quedé sin mi esposo de casi 30 años y nuestros hijos sin su padre''.

Poco después, Alamo contrató a Soto, quien demandó a las autoridades bajo la premisa de que René fue deportado ilegalmente. Asimismo, Soto cree que las autoridades cometieron un error, pues hay evidencia de que René no llegó por el Mariel, y por tanto, no podría estar incluido en el acuerdo de repatriación.

La principal evidencia, según Soto, es un formulario de llegada que muestra que René arribó el 12 de octubre de 1979 a Cayo Hueso con otros refugiados. También Alamo dijo que conoció a René en Miami Beach en 1979. Sin embargo, otro formulario de inmigración muestra como fecha de entrada el 1ro. de septiembre de 1980, todavía en el período del Mariel. La oficina de Soto investiga la discrepancia en fechas.

De ganar en la corte, dijo Soto, espera que un juez federal ordene traer de regreso a René.

Desde Jaruco, su pueblo natal a unos 50 kilómetros de La Habana, René dijo que mientras estuvo detenido nadie quiso escuchar sus protestas de que no era refugiado del Mariel.

René rehusó discutir sus antecedentes penales. Según Alamo, fue sentenciado a dos años de libertad condicional tras un incidente en 1981 en Cayo Hueso, que implicó cargos por un supuesto secuestro de una embarcación. No se pudieron encontrar antecedentes en los archivos de la corte.

Pertalver-Lemus fue detenido en su casa de Chicago la mañana del 8 de enero mientras su novia y su hija de ocho meses dormían.

"Los agentes golpearon a la puerta y cuando le pusieron las esposas dijeron que tenían una orden de deportación contra él'', dijo la novia.

Al cabo de unos días, fue transportado por avión a Miami y retenido en Krome. Lo deportaron el 18 de febrero. Según su novia, también tenía antecedentes penales en Cuba. Fue imposible localizarlo en la isla, pero la oficina de Soto -- que lleva el caso -- dijo que su arribo a la isla ha sido confirmado.

Mientras tanto, muchos cubanos deportables están nerviosos. Varios abogados de inmigración en el sur de la Florida dijeron que estaban al tanto de que cubanos que no arribaron durante el Mariel han sido deportados.

Un cliente de uno de los abogados, Wilfredo Padrón, refugiado del Mariel con antecedentes penales, dijo que incluso empleados de inmigración hablan de los rumores de deportación.

"Nos dicen que han oído de deportaciones a Cuba'', dijo Padrón, que se reporta cada seis meses ante las autoridades en Krome.

Padrón comentó que otros cubanos en la misma situación temen ser detenidos cuando van a reportarse.

"Piensan que los van a detener y que poco después los van a poner en un avión a Cuba'', dijo Padrón. "Yo tengo los mismos temores. Cada vez que voy a reportarme, no sé si me van a dejar salir de nuevo''.

  Comments