Nation & World

Mensajes revelan que Goldman Sachs apostó por debacle inmobiliaria

A finales del 2007, mientras la crisis hipotecaria cobraba fuerza y muchos bancos perdían dinero, ejecutivos de Goldman Sachs intercambiaron mensajes electrónicos que indicaban que ganarían "muchísimo dinero'' apostando contra el mercado inmobiliario.

Los mensajes, dados a conocer el sábado por la Subcomisión Permanente de Investigaciones del Senado, parecen contradecir las declaraciones de Goldman que dejaron la impresión de que el banco perdió dinero en inversiones respaldadas por hipotecas.

En los mensajes, Lloyd C. Blankfein, presidente ejecutivo del banco, reconoció en noviembre del 2007 que la firma había perdido dinero inicialmente. Pero luego lo recuperó haciendo apuestas negativas, conocidas como posiciones a corto, para ganar dinero mientras los precios de la vivienda se desplomaban. "Por supuesto que no logramos evitar el golpe del caos hipotecario'', escribió. ‘'Perdimos dinero, pero entonces ganamos más de lo perdido con las [posiciones a corto]''.

Y agregó: "No se ha acabado, así quién sabe como resultará todo al final''.

En otro mensaje, con fecha de 25 de julio del 2007, David A. Viniar, jefe de Finanzas de Goldman, reaccionó a las cifras que indicaban que la empresa había ganado $51 millones con inversiones en valores respaldados por hipotecas que al final perdieron valor. "Esto revela lo que pudiera suceder a la gente que no apuesta en grande por las posiciones a corto'', escribió a Gary D. Cohn, ahora presidente de Goldman.

Las decisiones de grandes firmas de Wall Street durante el colapso del mercado inmobiliario se han convertido en un factor importante en el contencioso debate sobre la reforma del sector financiero. En su alocución radial del sábado, el presidente Barack Obama dijo que había "hecho daño a todos los sectores de la economía'' y nuevamente presionó a favor de normas más estrictas. El lunes los senadores demócratas tratarán de evitar una maniobra dilatoria de los republicanos en la primera prueba para el esfuerzo del gobierno por aprobar tal proyecto de ley.

Goldman negó el sábado que haya ganado mucho dinero con sus productos hipotecarios en el 2007 y el 2008. La firma indicó que la subcomisión había "escogido específicamente'' mensajes entre las casi 20 millones de páginas de documentos que entregó. Esto fija las condiciones para un enfrentamiento entre la subcomisión y Goldman, que se ha defendido con fuerza desde que la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) presentó una demanda de fraude de valores en su contra hace nueve días. El martes, siete empleados actuales y pasados de Goldman, entre ellos Blankfein, deben testificar en una audiencia en el Congreso.

Carl Levin, demócrata por Michigan y presidente de la Subcomisión Permanente de Investigaciones, dijo que los mensajes electrónicos contrastaban con las declaraciones públicas de Goldman sobre sus resultados. "El anuario de Goldman Sachs en el 2009 declaró que la firma ‘no generó enormes ganancias apostando contra productos [financieros] hipotecarios' '', expresó el sábado el senador Levin en una declaración. ‘‘Estos mensajes muestran, de hecho, que Goldman ganó muchísimo dinero apostando contra el mercado hipotecario''.

Los mensajes se dan a conocer en un momento crucial para la historia de Goldman y muestra que, mientras la mayoría de los demás bancos sufrieron grandes pérdidas debido a la pérdida de valor de sus activos hipotecarios, Goldman prosperó.

Inicialmente, Goldman discutió abiertamente su pronóstico de la caída del mercado hipotecario. En el tercer trimestre del 2007, el banco de inversiones informó públicamente que había tenido grandes ganancias derivadas de su apuesta a que los instrumentos hipotecarios perderían valor.

Pero para finales del 2007, el banco redujo la información que publicaba sobre sus resultados en este sector. Su jefe de finanzas indicó a los analistas que no debían esperar que revelara si tenía poca o mucha exposición en el mercado inmobiliario. Para finales del 2008, Goldman comenzó a hacer énfasis en sus pérdidas, en vez de sus ganancias, señalando que declaró pérdidas de $1,700 millones en activos hipotecarios en el 2008, pero sin informar el dinero que ganó con sus apuestas negativas.

Goldman y otras firmas con frecuencia invierten en posiciones contrarias a la misma vez. Algunas son a largo plazo, apuestas a que la inversión rendirá ganancias, y otras son posiciones a corto, en que apuestan que la inversión no rendirá.

Goldman ha afirmado que agregó las posiciones a corto para equilibrar su cuenta de resultados hipotecarios, no para apostar al colapso del mercado. Pero los mensajes muestran que, por lo menos en el 2007, las apuestas a corto de Goldman eclipsaban las pérdidas en sus inversiones a largo plazo.

En mayo del 2007, por ejemplo, empleados de Goldman se enviaron mensajes electrónicos sobre un paquete de hipotecas emitido por Long Beach Mortgage Securities. Aunque la firma perdió dinero en esas hipotecas, un empleado escribió que había "buenas noticias: tenemos $10 millones en protección''. Eso significaba que Goldman había apostado lo suficiente contra esa deuda que, en general, tuvo una ganancia de $5 millones.

El 11 de octubre del 2007, un gerente de la unidad de negociación de Goldman le escribió a otro: "Parece que vamos a ganar un montón de dinero'', a lo que el otro le respondió: "Sí, tenemos una buena posición''.

Los documentos dados a conocer por la subcomisión del Senado parecen indicar que en julio del 2007, las cuentas de Goldman mostraban pérdidas $322 millones en posiciones hipotecarias positivas, pero su apuesta negativa, la que Viniar calificó "grandes posiciones a corto'', le generaron $373 millones.

Hace tan poco como una semana, un portavoz de Goldman enfatizó que la firma sólo había tratado de cubrir sus activos hipotecarios en el 2007.

No se sabe cuánto dinero ganó Goldman en sus apuestas contra el mercado inmobiliario. Ni Goldman ni la subcomisión emitieron información sobre las ganancias de Goldman sobre sus activos hipotecarios en el 2009.

  Comments