Nation & World

Proyecto bipartidista contra el fraude al Medicare

Frente a un salón lleno de personas de la tercera edad de Miami, dos legisladores de la Florida de partidos opuestos tomaron la decisión poco común de respaldar un proyecto de ley que tiene por fin eliminar un gran problema que afecta específicamente a la Florida pero también al resto del país: el fraude al Medicare.

Los representantes federales Ileana Ros-Lehtinen, republicana por Miami, y Ron Klein, demócrata por Boca Raton, revelaron el martes su proyecto bipartidista en el Centro de Nutrición y Actividades de La Pequeña Habana.

Los ancianos son los que sufren cuando se estafa al Medicare y porque los hispanos son la mayoría de los estafadores al programa federal de seguro médico en el sur de la Florida.

"Ha habido muchas diferencias sobre [la reforma] a la salud pública, pero en esto estamos unidos'', declaró Ros-Lehtinen ante unas 200 personas. Ros-Lehtinen mostró el artículo de primera plana publicado el martes en El Nuevo Herald y The Miami Herald sobre Ihosvany Sánchez, ex lanzador estrella de la secundaria Miami Springs, quien se declaró culpable de estafar $22 millones al Medicare.

"Los estafaron a ustedes'', dijo la legisladora, provocando fuertes aplausos.

El proyecto de ley --que muchos consideran debía haberse aprobado hace mucho tiempo-- apunta en particular al fraude al Medicare en el Condado Miami-Dade, considerado ampliamente la capital del fraude en el sector de servicios médicos. El fraude al Medicare cuesta a los contribuyentes floridanos entre $3,000 y $4,000 millones al año, según autoridades policiales y de servicios médicos.

A nivel nacional, este tipo de fraude se calcula en $68,000 millones anuales, aproximadamente $18,000 millones más de lo que el gobierno federal planea invertir en la educación el próximo año.

A pesar de sus conflictos sobre la reforma de la salud pública aprobada por los demócratas, los dos legisladores floridanos dijeron que exhortaran al Congreso a que apoye medidas penales más fuertes para los culpables de robar al contribuyente.

La iniciativa también pide al Congreso que arme al Medicare con tecnología avanzada para evitar que delincuentes obtengan licencias y presenten facturas fraudulentas.

"Los detendremos antes que puedan sacarle un dólar al Medicare'', dijo Klein. "Este tema no es partidista, es la preservación del Medicare''.

Muchos en la audiencia aprobaron la medida.

"Es un delito horrible que nos afecta a todos'', dijo Matías Pérez, de 79 años, que emigró de Cuba al sur de la Florida hace unos 40 años. "Es algo que sucede desde hace muchos años y hay que pararlo''.

La iniciativa sigue a docenas de artículos publicados por el Miami Herald que detallan el poco control del Medicare sobre las reclamaciones fraudulentas y el encausamiento federal de más de 900 residentes del sur de la Florida que han estafado $2,500 millones al Medicare desde el 2005.

Observadores veteranos de la batalla pública contra el fraude al Medicare, que ha ganado impulso en medio de grandes escándalos en Miami, Detroit y Los Angeles, dicen que la propuesta es un gran paso adelante.

"La atención prestada al fraude al Medicare en Miami durante la reforma [de la salud pública] ha energizado al Congreso a tomar medidas'', dijo Kirk Ogrosky, socio del bufete de Arnold & Porter y ex director de la División contra el Fraude al Medicare del Departamento de Justicia.

"Tanto en la ley firmada por el presidente (Obama) hace un mes como en esta propuesta, queda claro que el Congreso quiere que los jueces impongan sentencias más fuertes en casos de fraude masivo y que el Medicare aproveche la tecnología informática para detener las reclamaciones fraudulentas''.

Ogrosky, quien ayudó a crear equipos especiales contra el fraude al Medicare en Miami y otras siete ciudades, que han encausado a más de 500 personas por estafa al Medicare de más de $1,000 millones durante los últimos tres años, dijo que las condenas más fuertes representan cierto grado de disuasión, pero que a final de cuentas las medidas preventivas son las más efectivas.

Según la propuesta de ley de Ros-Lehtinen/Klein, la penalidad por presentar reclamaciones fraudulentas al Medicare aumentaría de uno a dos años de prisión y duplicaría de 5 a 10 años la sentencia por pagar sobornos a pacientes o médicos.

Además, la ley crea una nueva figura delictiva, la venta ilegal de licencias operativas del Medicare o la identificación de beneficiarios, que pena con tres años de prisión.

El proyecto de ley también contempla verificar los antecedentes penales de todos los proveedores del Medicare, que incluye huellas dactilares y visitas no anunciadas a los operadores de alto riesgo.

También exige que el Departamento de Salud y Recursos Humanos (HHS) entregue información actualizada de reclamaciones y pagos a entidades policiales, como el FBI, para combatir el fraude de inmediato.

Por último, el proyecto de ley financia un programa piloto de tecnología biométrica en el HHS para asegurar que los beneficiarios del Medicare se presenten físicamente en las consultas y clínicas para recibir los servicios cubiertos por el programa federal.

Cuando los reporteros les preguntaron posteriormente por qué habían esperado hasta ahora para presentar el nuevo proyecto, tanto Klein como Ros-Lehtinen dijeron que "había llegado la hora'' después de la acre batalla sobre la reforma de la salud pública para ampliar los beneficios médicos a 32 millones de personas.

"En esta era de rencor y comportamiento poco civil, esto es lo que nos puede unir'', dijo Ros-Lehtinen, veterana legisladora republicana cuyo distrito abarca desde Miami hasta Miami Beach.

Los beneficiarios del Medicare pueden denunciar casos de fraude llamando al 1-866-417-2078.

  Comments