Nation & World

Escuelas de Miami-Dade está abiertas pero hay menos asistencia

Las escuelas de Miami-Dade están abiertas hoy y los padres fueron informados que pueden enviar a sus hijos normalmente, a pesar de que cientos de maestros planeaban reporarse enfermos como protesta contra la controversial ley que contempla cambiar drásticamente las normas de sueldo y antigüedad de los maestros.

En la escuela secundaria John A. Ferguson, en West Kendall, esta mañana los estacionamientos de profesores estaban más vacíos que de costumbre,

"No hay nadie en la escuela", dijo Stephanie Barrios, de 17 años. "Están enviando a todos los estudiantes a la cafeteria y al gimnasio".

La joven dijo que la lista de maestros que se reportaron ausentes hoy es de al menos dos páginas, aproximadamente 180 maestros de los 600 del plantel.

Sin embargo, es "un día normal" en la escuela secundaria Michael Krop, del noreste de Miami-Dade, donde 20 de los 250 maestros se reportaron enfermos. El director, Matthew Welker, indicó que es una cifra normal y que sólo empezaría a preocuparse si la lista de ausentes se eleva a 30 o más.

Welker opina que los maestros de su plantel sí se reportaron porque se reunió con los representantes sindicales, los propfesores y alumnos el pasado viernes para discutir el problema y calmar los ánimos.

"[La reunión] Ayudó a organizar la respuesta", dijo Welker. "Queríamos que [los maestros] compartieran lo que piensan y sus oipiniones, pero al mismo tiempo buscámos formas más constructivas y oportunidades para que le hagan llegar a la comunidad y al gobernador Crist su opinión".

Como resultado de la reunión del viernes, los alumnos de la escuela crearon una página de Facebok que le pide al gobernador que le haga veto al proyecto.

"Les doy crédito porque están respondiendo al problema y es algo en lo que deben estar involucrados directamente", dijo Welker.

En la escuela elementaria Dr. Manuel C. Barreira, en West Kendall, las maestras Gilat Schwartz y Marion Ortiz colocaron letreros anunciando que la escuela estaría abierta este lunes. "Nuestros maestros ESTAN AQUI", decía uno de los carteles. "Las clases continúan", decía otro.

Se espera que menos del 5 por ciento de los aproximadamente 21,000 maestros de Miami-Dade se tomen el día o se reporten enfermos, dijo John Schuster, portavoz del distrito escolar, el domingo.

"Aunque somos sensibles a las preocupaciones y frustraciones expresadas por los maestros, los exhortamos a que vayan a trabajar como de costumbre'', dijo el domingo el superintendente escolar Alberto Carvalho en una declaración por escrito.

"Siempre hemos apoyado la calidad y la responsabilidad de los maestros, y aunque entendemos su frustración, esperamos que el lunes sea una jornada normal'', agregó. ‘‘Debido a que las horas de clases son críticas para los alumnos, alentamos a los maestros a usar medios constructivos fuera de las horas de clases para expresar sus opiniones''.

El viernes se corrió la voz que muchos maestros no irían a trabajar el lunes para enviar un mensaje al gobernador Charlie Crist sobre el proyecto de ley SB 6, que se aprobó por la vía rápida en el Senado estatal el mes pasado y en la Cámara la semana pasada. Crist tiene hasta este viernes para firmar o vetar el proyecto de ley.

La amplia iniciativa, a la que se oponen los maestros y sindicatos, vincula los aumentos de sueldo fundamentalmente con los resultados académicos de los estudiantes --en vez del nivel de instrucción y años de experiencia-- y elimina la seguridad laboral a largo plazo para los nuevos maestros. Los distritos tendrían que asignar 5 por ciento de su presupuesto al estado para financiar los cambios.

Los partidarios de la medida alegan que la ley pretende recompensar a los buenos maestros y despedir a los malos. Los opositores dicen que las cláusulas son poco específicas y no se han puesto a prueba, y que la Florida tendría problemas para mantener y atraer maestros.

Crist dijo que su despacho ha recibido una cantidad "abrumadora'' de llamadas y mensajes electrónicos en oposición al proyecto de ley. El viernes dijo que aunque prefiere que los maestros de Miami-Dade asistan a clases el lunes, comprendía la frustración que los llevaría a faltar.

Las leyes de la Florida prohíben que los maestros se declaren en huelga y funcionarios del sindicato United Teachers of Dade han dicho que no han promovido que los maestros falten a sus labores el lunes. El Sindicato de Maestros de Broward tampoco ha alentado eso, aunque no había señales de que los maestros faltarían al trabajo el lunes.

The Florida Education Association (FEA), un sindicato estatal de maestros, ha pedido a sus afiliados que no falten el lunes a clases.

"Hay un par de lugares donde hay planeadas actividades después de clases'', dijo Mark Pudlow, portavoz de la FEA. "Protestas, manifestaciones con carteles, todo después de clases esta semana''.

Los maestros de Miami-Dade han alentado a sus colegas en Facebook a manifestarse contra el proyecto de ley de 4 a 6 p.m. en el Tropical Park y piden a sus colegas en otras partes que hagan lo mismo.

Durante el día, los maestros sustitutos estarán en las escuelas por si hacen falta y algunos directores planean combinar clases si es necesario. Los empleados de las oficinas regionales y centrales que tienen certificación de maestros han recibido notificación de que pudieran necesitarlos en las escuelas el lunes.

  Comments