Nation & World

Frida Kalho se convierte en marca

Parece inverosímil, pero la icónica artista mexicana Frida Kahlo, conocida por su desgarradora pintura y su militancia comunista, se ha convertido en una marca de productos de consumo masivo.

Para muchos puede ser una contradicción o una herejía, pero no para sus herederos y los accionistas de Frida Kahlo Corporation (FKC), la firma que controla desde su cuartel general en Miami los derechos universales de uno de los símbolos de la cultura mexicana.

FKC fue fundada en el 2004 con la misión de preservar el legado de la pintora y promover la vocación social de la familia. Seis años después, es un creciente imperio que fabrica desde tequilas, productos de belleza y calzado hasta piezas de cerámica, corsets y agendas, todos con el nombre de la controversial Frida Kahlo.

Nacida en México en 1907, Kahlo encarnó en su vida y su arte la cultura mexicana. Esposa del muralista Diego Rivera y confidente íntima del disidente ruso León Trotsky, integró la élite cultural de su país desde mediados de la década de los 20 hasta su muerte en 1954.

Sus pinturas se hallan entre las más cotizadas del arte latinoamericano. En el 2006, uno de sus famosos autorretratos estableció un récord al ser vendido por Sotheby's en $5.6 millones.

El mismo éxito experimentado por las telas de la artista se está repitiendo en una amplia serie de iniciativas comerciales con creciente aceptación.

"Frida es un patrimonio de México y del mundo, y su legado genera una gran identificación en todas partes'', dijo Carlos Dorado, empresario venezolano que preside la corporación con sede en Miami y que controla el 51 por ciento de las acciones.

Dorado es un hombre de negocios con una amplia trayectoria en Venezuela. Es propietario de Italcambio, la mayor casa de cambio del país, y desde Miami controla las franquicias para América Latina de firmas de alta costura como Giorgio Armani, Versace, Dolce & Gabanna, Roberto Cavalli y Max Mara, mediante la firma Casablanca Fashion Group.

Según Dorado, cada producto comercializado hasta ahora está inspirado de una u otra forma con la vida y obra de la pintora.

Además del tequila Frida Kahlo, FKC vende una muñeca de colección con la figura de Khalo que se vende a $200, y un corset también de colección cotizado por encima de los $3,500, en asociación con la firma italiana La Perla.

Junto con el fabricante de calzado Converse, FKC lanzó al mercado una edición limitada de tres modelos con diseños inspirados en la artista, actualmente cotizados en $150 el par.

Otros productos incluyen la colección de artículos para el cuidado de la piel y de aromaterapia con cremas, jabones, velas de olor e incienso, concebidos por el experto en aromaterapia Antonio Sciortino y elaborados por Natural Skin Care, de Nueva York; una colección de agendas y almanaques en asociación con la firma estadounidense Carlton; y botas vaqueras en sociedad con Liberty, empresa con fábricas en México y Venezuela.

"Frida era amante del tequila, gustaba de los calzados pintorescos, usó corsets durante gran parte de su vida, y le gustaba combinar productos naturales para su higiene personal'', explicó Dorado.

Como norma, agregó, la corporación exige que cualquier licencia de productos Frida Kahlo debe comenzar en el mercado mexicano, antes de expandirse a otras partes.

"Allí es donde mejor se interpreta el espíritu de Frida'', acotó.

La firma no sólo busca obtener beneficios del mercadeo masivo, sino cumplir con una labor social en coherencia con el espíritu de la artista, aseguró Mara Romeo-Kahlo, sobrina-nieta de la artista e hija de Isolda Kahlo, sobrina directa de Frida fallecida en el 2007.

Los productos Frida Kahlo "engloban sus cualidades, representan su pasión y su amor por México, y continúan con la vocación social de la familia'', subrayó Romeo-Kahlo, de 59 años, que dirige la corporación en México y detenta el 49 por ciento.

"Le damos trabajo a muchísima gente y esto le encantaría a mi tía'', señaló.

De hecho, mientras los vendedores de FKC se ocupan de colocar unas 60,000 botellas al año del tequila, que se vende a un precio de $79.99 cada una en países como Alemania, Israel, Austria, Suiza, Paraguay y Venezuela, otro equipo canaliza parte de las ganancias para apoyar organizaciones sin fines de lucro en California y México que benefician a mexicanos.

"Estamos tratando de trabajar con las fundaciones que intentan mejorar la vida de los mexicanos en la costa oeste de Estados Unidos'', precisó Dorado.

Dorado y Romeo-Kahlo esperan lanzar para este año iniciativas que pudieran atraer tantos consumidores como polémicas.

Ya están firmados contratos para construir un Hotel Spa Frida Kahlo en la llamada Riviera Maya o en la Ciudad de México, inspirado en la Casa Azul, donde nació Kahlo y que hoy alberga un museo; un restaurante del mismo nombre, que podría terminar como una cadena internacional; y una edición especial de una cerveza Frida Kahlo en asociación con la cervecería mexicana Cuauhtémoc, que produce la conocida marca Tecate.

El último proyecto podría ver la luz para el otoño de este año: una edición especial de plumas y bolígrafos dedicada a la artista, de acuerdo con la prestigiosa firma francesa Montblanc.

"Hay toda una filosofía detrás de cada licencia'', puntualizó Dorado.

El uso del nombre de la artista para empresas e iniciativas tan diversas es novedoso, pero en cierta medida tiene garantizado el éxito debido su estatus de ícono, dijo César Bueno, consejero comercial de México en la Florida.

De acuerdo con Bueno, "el nombre de Frida Kahlo es México y, si dices tequila, es México, y eso vende''.

  Comments