Nation & World

Dura pelea en Tallahassee por polémica ley sobre maestros

En una sesión que siguió a horas --y días y semanas-- de fuertes debates, los legisladores de la Cámara estatal estaban a punto de aprobar el jueves por la noche un proyecto de ley que reformaría la manera en que se evalúa, se paga y se despide a los maestros de la Florida.

La próxima parada de la ley sería el escritorio del gobernador Charlie Crist. Y nadie está seguro de lo que él ejecutivo hará finalmente.

"Hay cosas que me gustan y cosas que me preocupan un poco'', dijo Crist. "Quiero sopesarlo y seguir escuchando''.

Esta posición está muy lejos de su fuerte apoyo inicial al proyecto de ley, lo que hace sentirse optimistas a los oponentes.

"El gobernador Crist tiene en su mano el poder de hacer lo correcto para los estudiantes y maestros de la Florida'', dijo la presidenta del sindicato de maestros United Teachers of Dade, Karen Aronowitz. "Si él veta este proyecto de ley, estará defendiendo no sólo el bienestar de los maestros, sino además la estabilidad de las comunidades locales''.

Celebrado como una manera de recompensar a los mejores maestros del estado, el proyecto de ley basa la mitad de la evaluación de un maestro en el desempeño de sus estudiantes en los exámenes.

En lugar del sistema actual, que recompensa a los maestros con base en sus años de experiencia, sus estudios avanzados y su certificación adicional, los partidarios del nuevo sistema dicen que los maestros nuevos podrían ganar más dinero en el principio de sus carreras si sus estudiantes tienen éxito.

Pero los opositores --maestros, sindicatos, demócratas, algunos republicanos y otros-- afirman que el proyecto de ley eliminaría la seguridad laboral, disuadiría a los nuevos maestros de trabajar en la Florida y haría que los educadores actuales se vayan.

Los nuevos maestros entrarían en contratos anuales que no se renovarían automáticamente. A los maestros que ya están trabajando no se les garantizarían pagos adicionales por futuros estudios avanzados; el programa que entrega bonos por Certificación de la Junta Nacional se eliminaría para los maestros que no se hayan certificado en el 2010.

"Este proyecto de ley es completamente innecesario'', dijo el representante estatal Marty Kiar, demócrata de Davie. "Además, este proyecto de ley es simplemente espantoso''.

Añadió: ‘Lo que exige la buena política pública es que este terrible proyecto de ley perezca lo antes posible''.

Pat Santeramo, presidenta del sindicato de maestros Broward Teachers Union, dijo: ‘‘Este es un día sombrío para la educación y para los maestros en general''.

Miles de educadores, padres y estudiantes de todo el estado han protagonizado protestas, enviando correos electrónicos, haciendo llamadas telefónicas y viajando a Tallahassee para expresar su ira.

El jueves, mientras los miembros de la Cámara debatían el proyecto de ley, cientos de maestros de Broward marcharon para protestar en Tamarac. En Miami Coral Park High, 1,000 estudiantes marcharon también expresando su oposición al proyecto de ley.

Aunque algunos opositores estuvieron de acuerdo en que tenía algunos puntos buenos, la mayoría se quejó de lo rápido que había pasado por la Legislatura.

"No creo que yo ni nadie en esta cámara esté en contra del concepto de tener mejores maestros'', dijo el representante de Miami, el republicano Julio Robaina. "Pero, ¿saben lo que quiero hacer? Quiero hacerlo bien. Quiero estar seguro de que tomamos el tiempo suficiente para hacerlo bien''.

A medida que el proyecto de ley progresaba, funcionarios de los distritos escolares se preocuparon sobre los costos adicionales que les causaría. Se exigiría a los distritos escolares que devuelvan el 5 por ciento de sus fondos al estado para pagar por el programa.

"En términos de presupuesto, es ciertamente otro duro golpe para la educación pública'', dijo el superintendente del distrito escolar de Broward, Jim Notter.

El funcionario estimó que eso añadiría más de $100 millones en costos, principalmente para desarrollar nuevos exámenes que se usarían para medir el progreso de los estudiantes.

El superintendente de Miami-Dade, Alberto Carvalho, consideró que la legislación propuesta le costaría al distrito alrededor de $155 millones.

El jueves, Carvalho sacó a colación preocupaciones adicionales, incluyendo que la ley no garantizaría compensación para los maestros que completen estudios avanzados. La porción de la evaluación que no se base en las calificaciones de los estudiantes podría incluir crédito por esos estudios.

"Era su trabajo, y deberíamos recompensarlos'', dijo. "Yo voy a hacer todo lo que esté a mi alcance. . . para proteger el esfuerzo y el sacrificio que ellos han invertido en obtener estudios de postgrado''.

Aunque la Junta Escolar de Miami-Dade no tomó una posición oficial sobre el proyecto de ley, el presidente de la junta, Solomon Stinson, dijo tener la esperanza de que Crist lo vetara.

Carvalho ha abogado por negociar medidas de pago por desempeño a nivel local.

Notter dijo que la medida hace aún más difícil reclutar maestros, en especial para áreas difíciles como las Ciencias y la Educación Especial.

"Eso borra literalmente de nuestro vocabulario las palabras retención y reclutamiento'', dijo. Los nuevos maestros, predijo Notter, "tendrán a la Florida como una opción de última instancia''.

  Comments