Nation & World

Visitas de familiares a la isla suelen ser costosas

Maribel Pérez y su esposo Manuel Bustillo viven en un modesto hogar en el oeste del Condado Miami-Dade. Pérez trabaja como cajera en un restaurante mientras que Bustillo es técnico de aire acondicionado y entre los dos ganan un promedio de $40,000 al año.

Pero lograron ahorrar varios miles de dólares para financiar un memorable viaje de 10 días a Cuba el año pasado, luego de que el presidente Barack Obama eliminara todas las restricciones de viaje a la isla para visitar a familiares.

"Aún estamos pagando las tarjetas de crédito y las cuentas del viaje'', dijo Bustillo durante una reciente entrevista en su casa cerca del Aeropuerto Internacional de Miami.

El levantamiento de las restricciones a los viajes familiares ha causado un aumento considerable en el número de visitantes de Estados Unidos a Cuba, con un total de más de 25,000 personas al mes que llevan miles de dólares en mercancías y otros productos.

Esto ha dado auge, aunque en pequeña escala, a la economía del sur de la Florida y las finanzas de familias cubanas que tienen parientes en Estados Unidos.

Aún así, viajar a la isla comunista no es tan simple como comprar un pasaje de avión en el aeropuerto. Sólo aquellos que tienen familiares y otros con permiso específico de Estados Unidos pueden viajar, y únicamente aviones fletados están autorizados a volar bajo la actual ley norteamericana.

Los viajeros a Cuba encaran tarifas adicionales. Por ejemplo, a partir del 1ro. de mayo, las autoridades cubanas requerirán que los viajeros extranjeros compren un seguro médico. Si esto puede incrementar considerablemente los costos de viaje a Cuba depende del precio del seguro médico.

Aunque Cuba no ha publicado la directiva final sobre cuánto costará el plan médico para los visitantes, algunos ejecutivos de compañías en Miami que fletan aviones a Cuba dijeron que quizá el costo sea mínimo.

Esa conclusión se basa en el costo de $5 por día del actual plan médico opcional cubano que ofrecen las compañías de viajes a Cuba.

Para muchas familias cubanoamericanas en el sur de la Florida que regularmente visitan a familiares en la isla, el costo de $5 más diarios no tendría una dramática importancia.

Muchos cubanoamericanos perciben los costos de viajes a Cuba como deliberadamente caros, a fin de enriquecer al gobierno de La Habana. La comparación con el costo de un pasaje a un destino popular y cercano, como República Dominicana, muestra que el precio es más o menos similar.

Sin embargo, debe hacerse la distinción de que Cuba queda a unas 90 millas de los Cayos de la Florida, con un tiempo de vuelo aproximado de 45 minutos, mientras que República Dominicana queda a 843 millas con un tiempo de vuelo aproximado de dos horas y 10 minutos.

Los viajeros a La Habana por lo general pagan actualmente un promedio de $350 por un boleto de ida y regreso. Un boleto a Santo Domingo reservado con un mes de anticipación podría costar unos $318.

Sin embargo, Cuba exige pagar por requisitos sin comparación con otros países. Por ejemplo, las autoridades cubanas por lo general requieren que los exiliados que salieron después de 1971 obtengan un pasaporte cubano antes de arribar a la isla, ya que sus pasaportes estadounidenses no son aceptados.

Un pasaporte cubano que dura seis años cuesta unos $370, pero debe ser sometido cada dos años a una revalidación de $160.

Bustillo, Pérez y la hija de ésta, Nisvelys, de 12 años, viajaron entre julio y agosto a Cuba para visitar a la madre de Pérez, Teresita.

En total, Bustillo y Pérez gastaron unos $7,000 cuando fueron a pasar unos días en la casa de la familia Pérez en Quivicán, a unas 25 millas de La Habana.

En aquel momento el precio del pasaje de ida y vuelta fue de $480 por persona. El promedio ahora es de $350.

El precio incluye $51.20 por concepto de impuestos federales y condales en el Aeropuerto Internacional de Miami (MIA). Los pasajeros también pagan $25 adicionales por concepto de servicios de aeropuerto a la salida en Cuba, según las agencias de viaje.

Desglosando el precio del boleto, las agencias de viaje pagan unos $125 a $130 por pasajero al gobierno de Cuba por concepto de derechos y servicios y a las líneas aéreas entre $140 a $156 por asiento.

El costo es más o menos comparable al de un pasaje de ida y vuelta entre Miami y Punta Cana, en República Dominicana a un costo actual de $392. De esos $392, $51.20 se van en impuestos federales y condales cobrados en MIA y el resto en impuestos y cuotas requeridas por República Dominicana.

Pero quizá el mayor desembolso para Bustillo y Pérez fueron los bultos de ropa, alimentos, medicinas y regalos que llevaron a la familia. El gasto total por concepto de ropa y regalos fue de unos $3,000.

"Tienes que llevarles cosas que no tienen allá'', dijo Pérez.

Ejecutivos de la industria de viajes a Cuba dijeron que las economías de la isla y el estado de la Florida se benefician de los viajes.

Este fue el primer viaje de Bustillo a Cuba. Nacido en Colombia, Bustillo tiene derecho a viajar bajo las políticas actuales de Estados Unidos que permite ir a la isla a todo ciudadano norteamericano o residente que tenga familiares allí.

Su esposa, Maribel Pérez es cubanoamericana. Pérez ha visitado Cuba antes, pero no había regresado por varios años debido a las restricciones de la época de la administración del presidente George W. Bush.

Bustillo, de 47 años, dijo que tanto él como su esposa se sintieron motivados a hacer el viaje por el levantamiento de las restricciones. Para Pérez fue especialmente importante, porque su padre había fallecido recientemente y quería ver a su madre.

"Fue un viaje muy emotivo, y vimos a Cuba de cerca'', dijo Bustillo. "Realmente fue una experiencia memorable''.

Ahora, Pérez está ahorrando de nuevo para traer a su madre de 67 años a Miami a finales de año. Va a ser algo caro, pero acaso más barato que viajar a la isla.

Además del pasaje de ida y vuelta, Pérez necesita pagar otros $100 que cubren el costo de una entrevista de visado para su mamá en la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana y debe abonar otros $200 por concepto de la llamada Tarjeta Blanca, el permiso de salida de las autoridades a los ciudadanos que viajan al exterior. Si la madre de Pérez se queda por sólo 30 días, el total del viaje saldrá en unos $650.

Alguien que visite Miami desde Santo Domingo gastaría un poco menos de $600 en boleto de ida y vuelta y el costo de la visa norteamericana. República Dominicana no exige permiso de salida a sus ciudadanos.

Pero muy pocos visitantes cubanos se quedan por un mes.

Pérez espera que su madre permanezca en Miami de dos a tres meses. Esto significa que también tendrá que pagar unos $150 adicionales por mes por renovación del permiso de salida de su mamá, así como unos $300 más por concepto de un nuevo boleto de vuelo.

Los pasajes a o desde Cuba generalmente son válidos por 30 días debido a que los permisos de salida de los nacionales cubanos tienen el mismo período de validez.

Para los ejecutivos de compañías de viajes a Cuba esto es comparable a los cambios de fecha de viajes en pasajes a otros países que requieren el cobro de una tarifa de modificación.

Si la madre de Pérez se queda por dos meses, el costo del viaje se elevaría a más de $1,000. De este modo, un viaje para un visitante que viene de Cuba sale más caro que el de un visitante de otro país que no requiere un permiso de salida para sus ciudadanos.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments