Nation & World

Fiscalía de Miami acusa a cuatro personas de traficar armas a Bolivia

La fiscalía federal de Miami acusó a cuatro personas, dos de ellos jóvenes de 20 y 22 años, de exportar ilegalmente a Bolivia cientos de armas que reportaban como repuestos de automóviles.

Alfredo Asbún, de 51 años, de Bolivia; Moisés Vargas Rojas, de 22, y Frank Román Goycochea, de 20, ambos de Miami, afrontan cargos de participar en la operación.

Alfredo Rodríguez, de 55, fue acusado de posesión ilegal de las armas.

De acuerdo con el fiscal Jeffrey H. Sloman, no existe una "conexión terrorista'', pero advirtió que el tráfico ilegal de armas se debe considerar como un peligro para la seguridad nacional.

La operación ilegal fue descubierta por agentes del Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF) el 18 marzo, luego de que el dueño y operador de Knez Trading, una empresa de envío de paquetes de Miami, los alertó de las actividades de los jóvenes.

Ese día a las 6 p.m., Vargas y Román se presentaron en las instalaciones de la firma con varias cajas de diferentes tamaños para ser enviadas a Bolivia.

Cuando se le requirió a Vargas que informara sobre el contenido, respondió que eran repuestos para autos Volkswagen.

Los "repuestos'' resultaron ser numerosas partes para pistolas semiautomáticas y para fusiles AR-15 y AK-47.

Los agentes persiguieron a Vargas y a Román, quienes se citaron en la casa del primero. Mientras los vigilaban llegó una camioneta Chevrolet de la cual descendió Asbún en compañía de otro hombre y una mujer. De allí salieron cargados de armas que empezaron a poner dentro de la camioneta. En ese momento fueron detenidos.

Vargas confesó sus actividades ilegales, según la declaración acusatoria de la agente de ATF, Tamara VanVliet.

‘‘Dijo muchas cosas'', escribió VanVliet.

Vargas declaró que el negocio consistía en comprar armas para Asbún en la firma Miami Police Supply y recibir una comisión por cada arma. Asbún, quien dijo que es dueño de una armería en Bolivia, no es ciudadano estadounidense y eso le impedía comprar las armas en Estados Unidos.

La otra modalidad era enviar las armas a Bolivia a través de empresas de fletes en Miami a dos individuos que identificó como Víctor y Fernando.

Román y Asbún también aceptaron que sabían que estaba traficando ilegalmente con armas, afirmó la declaración.

  Comments