Nation & World

Ex pastor del sur de la Florida y su esposa serán sentenciados en corte hoy

Un ministro religioso de Miami-Dade podría ir a la cárcel por el resto de su vida y su esposa por más de 10 años por su papel en una estafa hipotecaria de $6 millones en la que estuvo involucrado gran cantidad de dinero obtenido de la droga.

Garry e Yvonne Souffrant, ambos de 33 años, que con anterioridad vivieron con sus tres hijos en Davie, serán sentenciados en una corte federal de Miami el miércoles por la mañana ante el juez de Distrito Paul Huck.

En noviembre, los dos fueron hallados culpables de conspirar para estafar a grandes bancos al comprar 32 propiedades residenciales en Miami-Dade, Broward y otras partes de la Florida durante el boom inmobiliario. Garry Souffrant, antiguo pastor de la iglesia God First Ministries en Miami Gardens, también fue encontrado culpable de conspirar para lavar ingresos del narcotráfico.

Souffrant, ex supervisor del Departamento de Rescates de Boca Raton, fue igualmente acusado de reclutar a su hermano para que trabajara en la estafa. Sin embargo, Gamaliel Souffrant, de 44 años, residente de Pembroke Pines y capitán del Departamento de Rescates y Bomberos de Miami, resultó absuelto en el proceso.

Docenas de familiares, amigos y otros han escrito cartas de apoyo a nombre de Yvonne Souffrant, pero ninguno a nombre de Garry Souffrant, según documentos judiciales.

Philip Horowitz, abogado de Yvonne Souffrant, dijo que ella podría ser condenada a dos o tres años de cárcel. Por su parte, Todd Malone, abogado de Garry Souffrant, no especificó el tipo de sentencia que podría recibir su cliente.

De acuerdo con las autoridades federales, la pareja utilizó el negocio familiar, Progressive Real Estate of Broward, para ayudar a diversos narcotraficantes del área a comprar casas y automóviles lujosos, entre ellos un 2004 Rolls-Royce Phantom del 2004.

La pareja fungió como falsos compradores de los narcotraficantes, escondiendo la fuente de su dinero mal habido para adquirir las propiedades, dijo Michael (''Pat'') Sullivan, asistente de la fiscalía. De igual modo, desviaron préstamos hipotecarios para financiar las estafas, así como para sus gastos personales.

Sullivan dijo que la conspiración, que fue investigada por el Servicio de Rentas Internas (IRS), el Buró Federal de Investigaciones (FBI) y el Departamento de Policía de Miami-Dade, creció hasta convertirse en una pesquisa que condujo a una organización de narcotráfico del noroeste de Miami-Dade. Los jefes de la organización criminal, Ali Adam y Graylin Kelly, fueron hallados culpables y sentenciados a 30 años de prisión.

  Comments