Nation & World

Regalado insiste en que no tolerará la corrupción

En su primer discurso sobre el Estado de la Ciudad, el alcalde de Miami, Tomás Regalado, abordó las prioridades de su administración para estabilizar la crisis fiscal y sellar las bases de un desarrollo sostenido.

Regalado, con cuatro meses en el cargo, subrayó el viernes que su gobierno luchará contra los malos hábitos del quehacer público.

"En caso de que no lo hayan escuchado, volveré a repetirlo: esta administración tiene una política de tolerancia cero frente a la corrupción, el desperdicio de los fondos públicos y la mala gestión''.

Consciente de los problemas económicos que aquejan al Ayuntamiento y la posibilidad cada vez más cercana de caer en la bancarrota, el alcalde delineó las prioridades de su gestión para salir al frente de la coyuntura. Asimismo propuso la participación de todos los sectores bajo la sombrilla de dos principios fundamentales: ética y transparencia.

"Cuando tomamos esta oficina el 11 de noviembre del 2009 hicimos historia. Confío en hacer de Miami una ciudad en la que todos sus residentes puedan llamar con orgullo su hogar'', indicó Regalado.

Para dar vuelta a la situación y mitigar la dolorosa radiografía que tiene sumido al municipio en una de las peores crisis de su historia, el alcalde abrió las compuertas de una agenda de cuatro puntos: equilibrio del déficit fiscal del 2009, estabilidad de los libros contables para el presente año, análisis de los compromisos suscritos con los sindicatos, y reducción del 15 por ciento de las contribuciones al fondo de pensiones. Este rubro podría aumentar los gastos corrientes del Ayuntamiento a $101 millones en el 2011.

"Pero esto es solo el comienzo'', precisó Regalado en su alocución del mediodía. ‘‘Hay muchos otros cambios que ya están ocurriendo mientras hablamos'', acotó.

El jueves los comisionados aprobaron unánimemente echar mano a $53.6 millones de sus reservas para borrar los números en rojo del presupuesto del 2009. La medida salvó en el último minuto los libros contables, pero a la vez disminuyó las reservas municipales a $38 millones e incluso pudiera quedar por debajo de los $11 millones en los próximos meses, según advirtieron autoridades municipales.

Desde el 2001 Miami tiene órdenes del gobierno federal de no ocultar sus problemas financieros.

"El alcalde Regalado ha hecho una presentación detallada para los próximos 12 meses. Será una labor bastante difícil, pero se puede lograr con la cooperación de los sindicatos y empleados en general'', comentó el administrador municipal Carlos Migoya.

En su discurso Regalado también mencionó la tormenta política que golpeó a la comisión municipal en noviembre del año pasado y se refirió a la investigación federal, dirigida por la Comisión de Bolsa y Valores (SEC), por supuestas prácticas de presupuesto cuestionables.

En el primer caso, el revés político ocurrió cuando Angel González, representante del Distrito 1, renunció antes de declararse culpable de abusar de su puesto. Otro escaño clave, el del Distrito 5, cayó en desgracia cuando la comisionada Michelle Spence-Jones fue suspendida por el gobernador Charlie Crist, acusada por un cargo de robo de mayor cuantía. Spence-Jones fue suspendida nuevamente en enero, después de que fuera reelegida otra vez.

El viernes Regalado se congratuló de tener una comisión en funciones y llevar a cabo una nueva visión de gobierno.

"Nada será enterrado debajo de la alfombra para evitar escándalos'', puntualizó Regalado. En ese marco, destacó el compromiso de las autoridades policiales para investigar denuncias y sospechas de abuso a través de un destacamento creado para tal fin, la Unidad Anticorrupción.

Miguel Expósito, el hombre fuerte de la jefatura policial, dijo que estos avances son parte de un programa riguroso y operacional que ha permitido un ahorro de al menos $2 millones desde que tomó la dirección, a fines de noviembre.

"Son cosas que estamos abordando y que en el pasado no se habían hecho. En el proceso, también tenemos más efectivos policiales patrullando las calles'', sentenció Expósito.

Finalmente en el discurso del Estado de la Ciudad, Regalado abordó la temática comunitaria y las metas apuntaladas en el desarrollo urbano y la generación de empleos. Así, mencionó el programa de reparación de viviendas y la revisión del polémico plan de zonificación Miami 21, entre otros. Refiriéndose a las conclusiones del discurso, el comisionado Willy Gort dijo que la ciudad debe multiplicar esfuerzos y trabajar con una línea fiscal determinada.

"Lo más importante es mostrar las finanzas reales y trabajar en equipo. Todos queremos que la Ciudad sobreviva''.

  Comments