Nation & World

Polémica por detención de opositor a Chávez

La detención del líder opositor Oswaldo Alvarez Paz el lunes antes de la medianoche en Caracas, el primer venezolano detenido por delitos de opinión desde el 2004 en Venezuela, generó una ola de rechazo dentro y fuera del país y encendió las alarmas sobre el aumento de la persecución a disidentes y opositores por parte del régimen de Hugo Chávez.

Alvarez, ex candidato presidencial de 67 años, fue detenido en su residencia en la capital venezolana el lunes por orden del Tribunal 25 de control del Area Metropolitana de Caracas, acusado de los delitos de conspiración, instigación pública a delinquir y difusión de información falsa, por sus declaraciones en el programa Aló, ciudadano, del canal opositor Globovisión el pasado 8 de marzo.

El también ex gobernador del estado occidental de Zulia enfrenta penas de prisión de entre dos y 16 años, de acuerdo al Código Penal venezolano.

Entre otras declaraciones, Alvarez dijo que el gobierno chavista facilita el narcotráfico en Venezuela, y colabora con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y la ETA, en referencia a las acusaciones que actualmente cursan en la Audiencia Nacional de España contra el gobierno del presidente Chávez.

Dos días después de las declaraciones de Alvarez, el diputado oficialista Manuel Villalba, que preside la comisión de Medios de la Asamblea Nacional (AN), pidió a la Fiscalía General iniciar una investigación.

"Alvarez Paz promueve una campaña mediática bestial de cara a las elecciones parlamentarias, para sembrar miedo en la población'', dijo Villalba de acuerdo a un boletín de la AN del pasado 10 de marzo.

La investigación de la Fiscalía resultó en la apertura de un juicio penal y la orden de detención del dirigente opositor el pasado lunes.

Al momento de ser arrestado, Alvarez dijo que enfrenta las acusaciones y el juicio en su contra "con mucha serenidad y mucha conciencia de lo que significan todas estas cosas'', en una entrevista transmitida por Globovisión el lunes por la noche.

"Estoy asumiendo totalmente la responsabilidad de las cosas que he dicho y hecho. Más tarde o más temprano, la justicia brillará, y para eso estamos luchando y ese es el sentido de a lo que esta Venezuela aspira'', agregó Alvarez, antes de ser trasladado por agentes policiales a la cárcel de alta seguridad de El Helicoide, en el sudoeste de Caracas.

Omar Estacio, abogado defensor de Alvarez, dijo ayer que los delitos atribuidos a su defendido "no tienen asidero legal'', en una entrevista con el diario El Universal de Caracas.

Estacio indicó que Alvarez está siendo acusado de conspirar, pero la conspiración ‘‘sólo es posible cuando es concertada entre dos o más personas''.

El abogado declaró que la acusación de emitir falsas informaciones no tiene base legal, porque lo que Alvarez dijo en la entrevista de Globovisión no fue una información sino una opinión personal, un derecho amparado por la Constitución.

Estacio dijo que en consecuencia, el delito de instigación a delinquir, que implica incite a la comisión de delitos y causar zozobra y pánico en la sociedad, "simplemente no ocurrió en el caso de Alvarez Paz''.

En una declaración oficial emitida el martes, el ministro de Interior y Justicia, Tarek Al Aissami, negó que Alvarez fuese capturado por orden de Chávez, y destacó que su detención se produjo porque violó las leyes y debe hacerse responsable de sus acciones.

"Aquí no puede pararse cualquier persona a difamar, mentir a través de un medio sin que aquí pase nada. Este señor afirma unas premisas o dice algo tan grave como tratar de vincular al gobierno con redes del narcotráfico y terroristas. Así como tiene la responsabilidad de pararse en un medio y afirmar eso, tiene que asumir las consecuencias de lo que él dice'', indicó El Aissami.

La detención del ex gobernador produjo reacciones entre opositores y disidentes, la jerarquía católica y ex funcionarios diplomáticos norteamericanos.

"Es un atropello, una torpeza política'', dijo a El Nuevo Herald monseñor Roberto Luckert, arzobispo de Coro y directivo de la Conferencia Episcopal venezolana.

"Chávez está utilizando el sistema cubano de atropellar la oposición y de meterle miedo'', declaró monseñor Luckert, quien advirtió que esta detención de Alvarez "va a provocar una reacción muy negativa por parte del pueblo''.

Henry Ramos, secretario general de Acción Democrática (AD), advirtió que las opiniones de Alvarez Paz produjeron su detención, "la Fiscalía tiene que ir preparando un calabozo bien grande'' porque "vamos a decir todo sobre la corrupción del gobierno de Chávez y sus relaciones subversivas con otros países''.

Para el disidente Ismael García, secretario general del opositor Partido Podemos, esta detención muestra que "el gobierno está desesperado y da zarpazos y por eso trata de intimidar''.

Roger Noriega, ex subsecretario de Estado para América Latina, escribió un comentario en el portal forbes.com, en el que dijo que "el verdadero delito de Alvarez Paz es el de ser la conciencia sensata de la oposición de Venezuela''.

Noriega indicó que el arresto de Alvarez fue ‘‘tramado'' por la guardia pretoriana de Chávez y por sus "cuidadores'' cubanos, como reacción a sus muchas columnas de opinión, que criticaban el papel de "vendepatrias'' jugado por el mandatario venezolano al permitir la presencia cubana en Venezuela.

  Comments