Nation & World

Mensajes de texto provocaron el brutal ataque a jovencita en escuela de Deerfield Beach

Todo comenzó con dos adolescentes intercambiando mensajes de texto.

Los mensajes iban y venían entre Josie Lou Ratley, de 15 años, y Wayne Treacy, también de 15 años, el miércoles por la tarde mientras la chica estaba en la escuela, y el adolescente se encontraba en la casa.

Todo iba bien hasta que Ratley hizo un comentario sobre el hermano de Treacy, que se suicidó el año pasado.

Absolutamente enfurecido, Treacy se puso sus botas de puntera de metal, fue en bicicleta hasta la escuela intermedia Deerfield Beach donde encontró a Ratley, y la pateó ferozmente en la cabeza siete veces.

"Ni siquiera llegaron a hablarse uno al otro'', dijo el sargento Steve Feeley, portavoz de la policía de Broward (BSO), acerca de los momentos que condujeron al ataque."Todo tuvo que ver únicamente con mensajes de texto''.

El jueves, Ratley permanecía en estado grave en el hospital Broward General Medical Center en Fort Lauderdale, mientras Treacy seguía detenido, acusado de intento de asesinato con premeditación.

Otra estudiante de la misma escuela, Kayla Manson, de 13 años, también continuaba detenida, en tanto enfrenta un cargo de complicidad porque sabía de los planes del ataque, y ayudó a Treacy a encontrar a Ratley.

El día empezó cuando Treacy trató de comunicarse con Manson, su antigua novia.

Al Lamberti, jefe de la policía de Broward, dijo que Manson no tenía teléfono celular, pero había utilizado antes en varias ocasiones el celular de Ratley. De modo que le envió un mensaje de texto a Ratley, tratando de localizar a Manson.

Pero Ratley no estaba de acuerdo con la relación, así que le respondió con un comentario sobre el particular, dijo Lamberti.

Ratley and Treacy siguieron enviándose una serie de textos, y en determinado momento, Manson los vio. Entonces Ratley hizo un comentario acerca del suicidio del hermano mayor de Treacy, que el año pasado, en octubre, un día antes de cumplir 15 años, el jovencito encontró colgado de un árbol. Michael Bell, a quien Betsy Benson, asistente del abogado de oficio, describió como el "familiar más cercano'' de Treacy, tenía 30 años al morir.

Encolerizado por el mensaje de texto que Ratley le acababa de enviar, Treacy pedaleó en su bicicleta desde su casa en Pompano Beach hasta la escuela. Por el camino, le mandó mensajes a otras personas, donde les decía que la iba a matar, dijo el sargento Feeley.

A eso de las 2:45 p.m., Treacy llegó a la escuela, localizada en el 701 SE 6 Avenue, se encontró con Manson, y casi atacó a todo el mundo hasta que le dijeron que Ratley no estaba en el grupo.

Poco después, Manson llevó a Treacy hasta la parada del autobús, en el lado este de la escuela, donde Ratley esperaba el transporte, dijo Feeley, y le señaló a la jovencita con la blusa roja y la mochila negra.

Treacy se le acercó a toda velocidad, la tumbó al piso, y se le encaramó encima, golpéandole la cebeza contra el concreto unas cinco o seis veces, según el informe del arresto. Luego, la pateó repetidamente unas siete veces con sus bocas de puntera de metal.

``La pateó en la cabeza como se patea un balón de fútbol'', dijo Lamberti.

Un maestro que estaba cerca vio el ataque y logró quitar a Treacy de encima de Ratley, dijeron investigadores del BSO. Poco después, un agente de la BSO asignado a la escuela llegó al lugar.

Ratley fue aerotransportada el Broward General Medical Center, donde según se reportó continuaba en estado crítico el jueves por la noche.

Inmediatamente tras la agresión a la adolescente, la policía detuvo a Treacy. Lamberti dijo que el chico no demostró tener el menor remordimiento.

Esa misma tarde, Treacy compareció ante el juez de Circuito de Broward, Elijah Williams, con los puños cerrados a ambos lados del cuerpo mientras Williams hablaba.

Williams fijó la próxima comparecencia del joven para el 26 de marzo.

Todo sucedió en la misma escuela intermedia donde estudiaba Michael Brewer, el estudiante que el año pasado fue rodeado por un grupo de compañeros de la escuela que le echaron alcohol de fricciones y le prendieron fuego.

El ataque a Brewer ocurrió el 12 de octubre en un edificio de apartamentos de Deerfield Beach.

Brewer sobrevivió el feroz ataque, pero todavía sigue en el proceso de la terapia para ayudarlo a curarse.

En aquella ocasión, tres adolescentes de la misma escuela intermedia fueron acusados de intento de asesinato en segundo grado.

  Comments