Nation & World

La probable conexión cubana de un libro de Shakespeare robado

Un inglés excéntrico. Su prometida cubana, mucho más joven, bailarina de Tropicana. Un supuesto guardaespaldas de Fidel Castro. Y un libro robado de obras de Shakesperare, de 387 años, valorado en millones.

Estos son los elementos principales de un caso que un periódico británico describió como Shakespeare in Lust (‘‘Shakespeare en celo''): la historia del "Don Juan envejecido'' y la "linda cubana'' que "baila en la arena''.

Raymond Scott, excéntrico y coleccionista de antigüedades de 53 años, se declaró inocente el 26 de febrero en Newcastle, Inglaterra, de cargos de robo, manipulación de propiedades robadas y de sacar propiedad criminal.

Scott insiste en que obtuvo el llamado Shakespeare First Folio o Primer Folio de Shakespeare en La Habana de manos del "guardaespaldas'', y que este ejemplar no es uno que fuera robado en 1998 de la Universidad de Durham, a 12 millas de su casa.

Impreso en 1623, con 36 obras, el Primer Folio es uno de los libros en lengua inglesa más importantes que se haya publicado jamás. Que se sepa, sólo existen 228 ejemplares, cada uno de los cuales vale al menos $5 millones.

El juicio de Scott estaba fijado para junio, pero su arresto en el 2008 atrajo mucha atención sobre el hombre que el periódico londinense The Mail describió como extravagante incluso para los estándares británicos.

Scott anda con una copa de champán en su portafolios, usa un reloj Rolex de diamantes y zapatos hechos a mano y ha sido dueño de un Rolls-Royce, un Aston Martin y un Lamborghini, y más recientemente de un Ferrari 456 plateado, el cual, según los vecinos, limpia cotidianamente vestido con una bata de seda.

Se presentó a la audiencia del 26 de febrero vistiendo ropas militares de color verde, un cinturón Gucci y gafas de sol de lujo, y se apareció en el tribunal para una audiencia anterior en un coche tirado por caballos.

Que se sepa, Scott nunca fue a la universidad, nunca se ha casado, y vive con su ‘‘santa madre'' en una casa modesta. Su dinero, ha dicho él en entrevistas en el London Evening Standard, The Mail y The Washington Post, procede en su mayor parte de una herencia recibida de su padre.

Está escribiendo un libro, con fecha de publicación para abril, titulado Shakespeare and Love (‘‘Shakespeare y el amor'').

En la década de 1990, Scott comenzó a visitar a Cuba, tras cogerle el gusto a los tabacos de calidad, y en el 2007 conoció a Heidy Ríos, quien era entonces una bailarina de 21 años en el cabaret Tropicana y el Hotel Nacional.

"Yo sé que se decía que el comunismo estaba estirando la pata, pero en eso vi las piernas de Heidy y pensé: ‘¡Viva Castro!' '', declaró a The Mail en una entrevista del 2008.

Se comprometieron para casarse, y ella le presentó a un amigo, Odeiny Pérez, conocido como "Danny'', y quien dijo haber sido mayor del ejército y guardaespaldas de Castro. Dos ex miembros de la seguridad de Castro que viven ahora en Miami dijeron que nunca habían oído hablar de él.

La madre de Pérez acababa de morir y le había dejado 54 libros viejos, entre ellos uno de Shakespeare. Ríos y Pérez han dicho a periodistas británicos que el libro solamente contenía una obra, La tempestad, y que Scott acordó que él trataría de venderlo en el extranjero y repartirse el dinero con Pérez.

Pero cuando Scott fue a la biblioteca Folger Shakespeare en Washington, D.C., para autentificarlo, se declaró que era la copia robada de Durham. La policía británica fue alertada, y arrestaron a Scott.

Scott no pudo ser localizado para que comentara sobre esta nota.

"El señor Scott nos visitó en el verano del 2008, y trajo un Primer Folio que, en base a la evaluación de nuestro personal así como expertos invitados, es el ejemplar que fuera robado de Durham''. afirmó la vocera de Folger, Amy Arden.

Las características particulares de cada ejemplar del Primer Folio han sido catalogadas minuciosamente, y el ejemplar de Scott se corresponde con el de Durham, excepto por la página final que le falta, y que llevaba el sello de Durham, según informes publicados.

Scott insiste en que él sólo es un "aficionado'' a las antigüedades, y no un ladrón o un traficante de libros robados.

"Lo único que no me gusta que sea viejo son mis novias'', afirmó a The Mail, listando entre sus ex amantes "notables'' a una Miss Newcastle y una colombiana a la que conoció en un club de nudismo.

  Comments