Nation & World

Disidente cubano en huelga de hambre está en estado "grave'' en hospital

El disidente cubano Guillermo Fariñas fue llevado de urgencia al hospital el jueves, al cabo de 16 días de rehusar alimentos y líquidos para exigir la liberación de más de 20 presos políticos.

Fariñas perdió el conocimiento alrededor de las 2 p.m., mientras amigos y periodistas lo visitaban, y fue llevado en un auto privado al hospital Arnaldo Milián Castro en la ciudad de Santa Clara, donde reside, dijo su esposa Clara Pérez.

Había vuelto en sí a las 3:45 p.m., y estaba recibiendo líquidos por vía intravenosa en la unidad de cuidados intensivos del hospital, donde era probable que pasaría la noche, aseguró Pérez por teléfono desde Santa Clara.

Pérez indicó que al parecer la pérdida del conocimiento había sido causada por el bajo nivel de azúcar en su sangre.

"Está ingresado en la sala de terapia intensiva del hospital provincial ‘Arnaldo Milián', está estable, está consciente, orientado, pero tiene mucha somñolencia y los dolores propios de las articulaciones'', explicó por teléfono a la Agence France Presse Alicia Hernández, la madre del disidente.

"No le puedo decir que está grave (...) está con tratamiento específico, recibió sueros de dextrosa y otros medicamentos'', añadió Hernández, que es enfermera jubilada, tras destacar que el opositor "está muy deteriorado'', con "síntomas de deshidratación'' y "se puede presentar cualquier cosa''.

Un reportaje de la Agence France Presse desde La Habana indicó que el servicio de información del hospital había dicho más tarde que estaba en estado "grave'', sin dar más detalles.

El sicólogo de 48 años y periodista independiente sufrió un desmayo similar, debido al nivel bajo de azúcar en la sangre, el miércoles pasado. Entonces, fue rehidratado en el hospital y regresó a su casa el mismo día.

Su médico personal, Ismel Iglesias, afirmó a los periodistas antes de que Fariñas se desmayara que su condición era "totalmente deteriorada'', con baja presión sanguínea, señales de deshidratación y palpitaciones cardíacas irregulares.

Varios médicos de una clínica del gobierno visitaron a Fariñas el jueves temprano y lo urgieron a que fuera a hacerse un chequeo debido a sus deteriorados signos vitales, reportó un corresponsal de la agencia de noticias EFE que lo visitó.

Fariñas elogió el "profesionalismo y humanidad'' de los médicos, pero dijo que él no aceptaría ser hospitalizado "mientras que esté consciente'', reportó la agencia.

El gobierno debería mantener a Fariñas en un hospital "bajo supervisión médica institucional'' hasta que él renuncie a la huelga de hambre, declaró desde La Habana el activista de derechos humanos Elizardo Sánchez Santa Cruz.

Fariñas ha estado rehusando alimentos y líquidos para exigir la liberación de 26 presos políticos que según están sufriendo de graves problemas de salud. Su protesta comenzó un día después de la muerte del preso político Orlando Zapata Tamayo tras una prolongada huelga de hambre.

El disidente ha pasado un total de 11 años en la cárcel y, según su propia cuenta, ha hecho 23 huelgas de hambre desde 1995.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments