Nation & World

Investigan gastos del llamado "fondo verde'' en Miami-Dade

En la policía de Miami-Dade se le conocía simplemente como "el fondo de fideicomiso de Vecin''.

Ese fondo, destinado a combatir los delitos contra el medioambiente con una inyección de fondos públicos de $5 millones durante la última década, está siendo objeto de crecientes investigaciones sobre si se ha ido convirtiendo en una "caja chica'' no supervisada para la policía.

Al centro de las pesquisas está el jefe de división Frank Vecin, contratista general a tiempo parcial que subió como la espuma dentro del departamento y a quien se designó como responsable del Fondo de Fideicomiso del Equipo Medioambiental de la Florida. Vecin ha tenido por mucho tiempo estrechos lazos con el ex director de la policía y alcalde del Condado, Carlos Alvarez.

Los gastos del llamado "fondo verde'' aumentaron astronómicamente en los últimos años, aun cuando los problemas del presupuesto fiscal se hacían más graves, y más de la mitad de los gastos han ocurrido en los últimos tres años. Este es el mismo período en que Vecin obtuvo una autoridad inusualmente alta para gastar dinero en asuntos no relacionados con el medioambiente.

Se suponía que el departamento creara un comité formal de supervisión para llevar la cuenta de las compras, pero nunca se creó, según la policía de Miami-Dade.

La semana pasada, el director de la policía del Condado, James Loftus, le revocó a Vecin el control del fondo, pero una revisión por parte de The Miami Herald de más de 2,000 páginas de memorándums y recibos de los últimos dos años revela toda una serie de gastos cuestionables.

Entre estos se encuentran:

* 30 rifles de asalto semiautomáticos Smith & Wesson por un total de $19,800, con mirillas por valor de $14,970. Los rifles eran necesarios, según los archivos, para la vigilancia encubierta de basureros ilegales "en ubicaciones rurales extremadamente remotas''. La policía citó como pretexto "preocupaciones de seguridad. . . ya que las probabilidades de que un investigador se encuentre con un cazador furtivo armado con un rifle de alta potencia en esas zonas remotas es alta''.

Una justificación parecida se usó para comprar 83 chalecos antibalas de asalto por $8,217.

La Policía de Miami-Dade no pudo citar un solo incidente con cazadores furtivos ocurrido en los últimos cuatro años.

* $4,635 en gafas de sol, incluyendo 20 Oakley Flak Jackets a $105 cada uno y 20 gafas de sol Costa Del Mar por $126.75 cada una. La justificación: "protección ocular''.

* 440 guayaberas compradas en dos camadas, en febrero y mayo del 2009. Las "Cubaveras de la policía'', en colores desde negro hasta caqui, costaron $13,150.

* Seis televisores de pantalla plana --tres equipos Sharp de alta definición de 52 pulgadas a $1,986 cada uno, y tres unidades de 32 unidades, a $734 cada una. Los televisores se solicitaron para "brindar al personal policial noticias actualizadas. . . durante cualquier operación de emergencia relacionada con el medioambiente''. Los televisores de mayor tamaño vinieron con marcos motorizados por un precio de $1,117 cada uno, los cuales permitían a los televidentes ajustar la ubicación de la pantalla por control remoto.

* Más de 125 computadoras por un precio de $173,296, entre ellas 107 computadoras de escritorio Dell y laptops costosas como Panasonic Toughbooks que costaban casi $3,000 cada uno. Las compras hechas en los últimos dos años se hicieron luego de que se gastaran más de $95,000 en el 2007 en computadoras personales.

La policía de Miami-Dade no pudo decir dónde estaban las computadoras, o a quiénes se les entregaron. Una investigación interna de la policía condal está siendo llevada a cabo para localizarlas.

A Julia Mueller, agente retirada del FBI que investigaba delitos medioambientales en la división de Charlotte, estas operaciones le parecen cuestionables.

"Algunas de esas cosas suenan descabelladas. Las armas de fuego. . . Existe cierto elemento de peligro porque se está lidiando con personas que violan la ley, pero armar a esta gente con rifles AR-15 suena excesivo'', dijo Mueller. "Si yo fuera una contribuyente de ese condado estaría muy indignada sobre el uso de esos fondos para comprar gafas de sol marca Oakley''.

Agregó: "En base a lo que me han dicho, parece que un fondo de fideicomiso se está usando para fines ilícitos''.

Vecin operaba el fondo con pocas restricciones y escasa supervisión. En el 2005, salieron a relucir preguntas sobre su administración del mismo cuando un supervisor dijo que no se llevaban estados de cuenta adecuados. Pero Vecin objetó, y tres años después consiguió autoridad --con la aprobación del abogado de política condal Glenn Theobald-- para estirar las reglas de modo que pudiera usar partes del fondo para propósitos no relacionados con el medioambiente. Theobald revocó recientemente su orden anterior.

Vecin no respondió a solicitudes de entrevista. El alcalde Alvarez se negó a discutir el fondo o su relación con Vecin, aparte de describirlo como "profesional''. Una portavoz del departamento se negó a comentar sobre las compras hasta que se termine una investigación.

La mayoría de las compras se hicieron estrictamente dentro del departamento de policía, con Vecin dando su aprobación junto a la rúbrica de sus superiores y de los funcionarios del presupuesto. Sin embargo, la compra de una flota de Ford Expeditions con mejoras de lujo se hizo con la aprobación de la oficina del alcalde del Condado.

Durante los últimos dos años, el "fondo verde'' pagó $422,824 por SUVs, supuestamente para ayudar a los investigadores a transitar los caminos rurales. En lugar de eso, los vehículos fueron a parar a los jefes del departamento, incluyendo Loftus y Alvarez --quienes luego dijeron que no sabían que los carros provenían del fondo y los devolvieron. Además, se pagaron alquileres de hasta 18 carros al mismo tiempo, incluyendo Toyotas Tundra y Nissan Titan, por más de $300,000.

Estos gastos en vehículos tuvieron lugar aun cuando el acuerdo del Condado con la Agencia de Protección Medioambiental que gobierna el fondo decía que "cada agencia, siempre que sea posible, proveerá los vehículos necesarios y se hará responsable de los gastos correspondientes''.

Los cuestionamientos sobre el "fondo verde'' representan sólo una de varias controversias que se ciernen sobre el departamento, que ha sufrido el impacto de varios reportajes de The Miami Herald sobre el hecho de que varios altos oficiales trabajaron además como asesores en Panamá junto al entonces jefe de despacho de Alvarez, Denis Morales.

Esos viajes, lo mismo que los gastos del "fondo verde'', están siendo objeto de escrutinio por parte del inspector general de Miami-Dade y una investigación interna en el Departamento de Policía de Miami-Dade.

  Comments