Nation & World

Un Jurado investiga al Sistema de Salud Jackson

Mientras los ejecutivos del Jackson usan palabras como "espiral de la muerte'' e ‘‘insolvencia'', y un jurado de instrucción comienza a investigar los problemas del sistema público de servicios médicos, el alcalde Miami-Dade, Carlos Alvarez, dijo el miércoles que ayudará a que el Jackson reciba un préstamo a corto plazo pero exigió que la junta directiva tome rápidamente una decisión sobre un plan de recuperación.

"En este momento las demoras son muy costosas para aceptarlas a la ligera'', escribió Alvarez a Eneida Roldán, presidenta ejecutiva del Jackson, quien pidió al Fideicomiso de Salud Pública que apruebe para el 22 de marzo un plan para reducir $160 millones en gastos en el sistema. Alvarez quiere que se presente un plan a la Comisión de Miami-Dade en su próxima reunión del 16 de marzo.

"Le pido que siga reuniéndose a diario, incluso los fines de semana, para asegurar que pueda presentar un plan realista'', escribió Alvarez.

Roldán no respondió de inmediato a una solicitud de comentario, pero después que se envió la carta el fideicomiso anunció que se reunirá el viernes.

"Estamos trabajando al máximo'', dijo el fideicomisario Abraham Galbut. "Todos somos voluntarios''. Pero Galbut no estaba seguro de que el fideicomiso pueda llegar a una decisión para la fecha que pide el alcalde, considerando la complejidad de la propuesta de Roldán, que incluye eliminar 4,500 empleos y cerrar dos hospitales suburbanos si no encuentra fondos adicionales.

Mientras tanto, la fiscal estatal de Miami-Dade, Katherine Fernández Rundle, dijo que había presentado a un jurado de instrucción denuncias de "administración negligente'' en el Jackson. Los jurados de instrucción deciden qué asuntos investigar y los testimonios que escuchan son secretos. Dos fuentes altamente confiables han dicho a The Miami Herald que el jurado de instrucción ha comenzado a escuchar testimonio de testigos sobre el Jackson.

El mes pasado, Martha Baker, presidenta del Local 1991 del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU) envió una carta a Fernández Rundle pidiendo que un jurado de instrucción analizara el trabajo de los ejecutivos del Jackson al exigir "una mayor fiscalización de la administración'' y criticó lo que calificó de grandes ineficiencias que han causado que el hospital perdiera $244.5 millones en el año fiscal 2009.

Aunque las conclusiones del jurado de instrucción pueden demorar meses en hacerse públicas, los problemas de dinero del Jackson son inmediatos. El sistema ya ha dejado de pagar muchas facturas y espera tener efectivo para sólo un día y medio de operaciones a principios de abril, a menos que reciba un préstamo de $67 millones para poder seguir funcionando hasta que reciba unos $90 millones en fondos estatales y federales a finales de abril.

El alcalde Alvarez dijo el miércoles que había "instruido al administrador del Condado a buscar la forma de encontrar el dinero'', pero expresó gran preocupación de que los problemas financieros de Jackson puedan arrastrar al condado.

Por ley, el Condado Miami-Dade es responsable de pagar a los empleados sindicalizados del Jackson si el sistema hospitalario no puede, un monto de $80 millones mensuales.

Si el Jackson se queda sin efectivo en mayo --como sus funcionarios financieros pronostican, a menos que se tomen medidas drásticas-- "el Condado pudiera enfrentar despidos, más reducciones de servicios y una muy probable baja en la calificación de su deuda'', escribió el alcalde en la carta. "Esto es sencillamente inaceptable''.

Los problemas del Jackson pudieran llevar a reducciones "en servicios del Condado en seguridad pública, servicios humanos y desarrollo económico'', agregó el alcalde en su misiva.

Roldán dio a conocer su plan de recuperación el viernes pasado y el fideicomiso celebró una reunión de 12 horas el martes, en la que "se discutió el plan sin ningún avance tangible'', se quejó el alcalde.

"He revisado su propuesta de recuperación y me veo obligado a concluir que en este momento no tiene los detalles suficientes ni una estrategia de implementación'', agregó al alcalde en su carta.

"Lo que es más, me cuestiono cuán reales son las propuestas de reducciones y si usted avanza con la urgencia que exige la crisis''.

Alvarez dijo que había instruido al director de Finanzas del Condado a que "le exija a usted [Roldán] que contrate de inmediato un asesor para facilitar los cambios necesarios en las tarifas, cargos y otros métodos de operaciones''. El martes, la junta del Fideicomiso aprobó por 9 a 6 contratar un asesor para ayudar a Roldán a decidir sobre las reducciones.

En una entrevista, Alvarez dijo que todavía no ha visto información que lo convenza de que sea necesario cerrar los hospitales Jackson North y Jackson South, decisiones que tendría que aprobar la Comisión de Miami-Dade. "Queremos asegurarnos de que las reducciones que se proponen son las únicas alternativas y, francamente, no creo que nos hayamos acercado siquiera a esa exigencia''.

Angel Medina, vicepresidente de la junta, escribió en un mensaje electrónico que el fideicomiso, integrado por 16 miembros, estaba haciendo todo lo que estaba a su alcance. ‘‘Todos están trabajando excepcionalmente duro, muchas horas''.

El martes, ejecutivos del Jackson reportaron que el sistema estaba muy atrasado en el pago a sus proveedores y que muchos pacientes no estaban acudiendo a la institución debido a la publicidad negativa. Eso hizo que el jefe de Operaciones, David Small, dijera que el sistema podía estar en una "espiral de la muerte''.

"Esta situación es muy común'' en los hospitales que van cuesta abajo, dijo Paul Goldberg, veterano administrador de reflote de hospitales y ahora jefe de finanzas de un hospital de Nueva Jersey. Los suministradores comienzan a exigir que les paguen en efectivo "y los pacientes no se sienten seguros en un lugar con problemas financieros''.

El Jackson lleva meses buscando un director de Finanzas. Hacer frente a una crisis sin un director de Finanzas "es algo extremadamente peligroso'', dijo Goldberg.

Richard Gundling, de la Asociación de Administración Financiera de Instituciones de Salud, dijo que el que un hospital se quede "sin efectivo es algo muy serio''. Los proveedores no pueden cobrar y los pacientes se van a otra parte, "lo que afecta los ingresos en efectivo del hospital. Es un ciclo muy difícil de superar'', dijo.

  Comments