Nation & World

Pieza de arte hallada en Florida podría ser la más antigua de las Américas

Durante tres años, un artefacto que podría resultar la pieza de arte más antigua de las Américas estuvo tirado bajo el fregadero del tráiler de un coleccionista aficionado de fósiles.

Fue una suerte que James Kennedy descubriera su existencia.

El año pasado, mientras limpiaba sus fósiles, Kennedy, de 39 años, vecino de Vero Beach, notó una pequeña talla en un fragmento de hueso de mamífero. La imagen se parecía a un mastodonte, un primo prehistórico del elefante.

De ser auténtica --y un equipo de científicos de la Universidad de la Florida (UF) creen que lo es--, la talla podría ser anterior en miles de años a Stonehenge en Inglaterra y las pirámides de Egipto. Esto, además, ofrecería evidencia de que la Florida estuvo habitada por seres humanos durante la última Edad de Hielo, junto a mamíferos ahora extinguidos como el mastodonte, el mamut y el tigre de dientes de sable.

Ya un antropólogo que está estudiando el artefacto lo ha calificado como "la obra de arte más antigua, más espectacular y única de las Américas''.

Pero los científicos temen que el raro artefacto podría desaparecer para siempre de la vista del público. Kennedy planea venderlo en una subasta, en gran medida lo mismo que cualquier coleccionista privado de arte venderían un Picasso, en lugar de donarlo a un museo. La subasta, que no tiene todavía una fecha fijada, se está anunciando en internet.

Kennedy, quien dice que padece de epilepsia y depende sobre todo de los cheques del Seguro Social para sobrevivir, no se avergüenza en absoluto de la venta.

"Eso es como tener el boleto ganador de la lotería y que alguien venga a decirte: ‘Deberías donarlo' '', dijo Kennedy. "Bueno, pues no. Usted diría: ‘No' ''.

Kennedy dijo que encontró el artefacto en una propiedad privada, con el permiso del dueño, a poco camino del sitio arqueológico "Vero Man'' (‘‘Hombre Vero'') de Vero Beach junto a un canal, al sur del aeropuerto de la ciudad.

El sitio arqueológico "Vero Man'', descubierto en 1915, es uno de sólo dos sitios en el Hemisferio Occidental en que se han encontrado restos humanos junto a mamíferos extintos de la Edad de Hielo. En su momento, el descubrimiento de "Vero Man'' fue polémico porque la ciencia afirmaba que los seres humanos habían llegado a América desde Asia mucho después de la extinción de animales tales como el mastodonte y el mamut. En ese entonces no existían los métodos modernos de comprobación.

Desde la década de 1950, el sitio ha sido dejado a un lado, con sus misterios intocados por la ciencia moderna.

Eso podría cambiar con el descubrimiento de Kennedy.

El equipo de la UF, que estudió el artefacto durante varios meses del año pasado, está tratando de recaudar fondos para comenzar nuevas excavaciones en el sitio "Vero Man''. Los científicos tienen la esperanza de que el artefacto de Kennedy, que apareció el verano pasado en la revista "National Geographic'', suscitará entusiasmo.

Tanto la ciudad de Vero Beach como el Condado Indian River aprobaron resoluciones para proteger el sitio arqueológico.

Richard Hulbert, paleontólogo del Museo de Historia Natural de la Florida en Gainesville, dijo que el equipo de investigadores discutió la posibilidad de tratar de recaudar fondos para comprar el artefacto de Kennedy, pero su precio de base era demasiado alto. Kennedy quería por lo menos $1 millón, dijo.

Ellos "se dieron cuenta de que era mejor gastar los fondos en la excavación'', dijo Hulbert.

El clima cálido y húmedo de la Florida destruye el carbono de los huesos, lo que hace imposible determinar directamente la edad del artefacto de Kennedy usando el método típico, la prueba radiactiva del carbono.

Para hallar la edad de los huesos aquí, los científicos hacen la prueba radiactiva del carbono a los objetos encontrados en el mismo nivel de sedimentación que los huesos, dijo Kevin Jones, profesor de Ciencia de los Materiales e Ingeniería de UF quien fue traído para hacer pruebas al fósil de Kennedy. La edad de los objetos los ayuda a calcular la de los huesos, dijo.

Los científicos de UF estudiaron el artefacto de Kennedy, no para calcular su edad exacta, sino con la intención de probar que se trataba de un artefacto falso, dijo Barbara Purdy, profesora retirada de Antropología de la Universidad de la Florida.

Jones usó espectroscopía de dispersión de energía (básicamente un equipo refinado de rayos X) y un microscopio electrónico para estudiar el hueso en detalle. Ambas pruebas, por métodos diferentes, consiguieron vistas microscópicas del artefacto, lo cual permitió a los científicos comparar la edad de la talla con la edad del hueso.

Todas las pruebas sugirieron que se trata de algo auténtico, concluyó el equipo. La edad seguirá siendo un misterio.

La edad exacta, dijeron, es menos importante que lo que nos dice el artefacto sobre los seres humanos en esa época. Los detalles de la talla sugieren por sí mismos que el artista vio un mastodonte de cerca.

A Kennedy le gustaría que la pieza fuera a un museo en la Florida. Pero él no lo va a donar, y, por el momento, está en una caja de seguridad, dijo.

Kennedy no puede mantener empleo estable debido a su discapacidad, y sus medicinas son caras.

El caza fósiles desde los 16 años, cuando se encontró un diente de mamut pescando en un canal en Vero Beach.

  Comments