Nation & World

Madrid y Caracas ponen fin a disputa por ETA

España y Venezuela pusieron fin a una tensa disputa al emitir el sábado un comunicado conjunto en el cual Caracas niega cualquier vínculo con separatistas vascos, algo que la oposición española fustigó por considerarlo un acto de disculpas ante el "caudillo venezolano'' Hugo Chávez.

"España y Venezuela declaran su firme voluntad de profundizar su relación amistosa y fructífera, basada en una amplia cooperación en todos los ámbitos, incluyendo el de la lucha antiterrorista'', aseguró la nota que reprodujo la Associated Press.

Según reportes de la agencia EFE, el Partido Popular, la principal fuerza de oposición política en España, lamentó el mismo día que el gobierno español, lejos de exigir explicaciones a Venezuela sobre la supuesta "complicidad'' existente entre la banda terrorista ETA y las FARC, se haya "apresurado'' a pedir disculpas al "caudillo venezolano''.

El portavoz de Exteriores del PP en la Cámara baja del Parlamento, Gustavo de Arístegui, señaló que su partido "no sólo está sorprendido y escandalizado'' por el comunicado, "sino que está francamente preocupado'' por las informaciones que revelan conexiones entre ambas organizaciones terroristas y el gobierno de Venezuela.

De Arístegui recordó al Ejecutivo español que cuando existen denuncias y sospechas sobre la "complicidad'' del régimen venezolano con las FARC, no basta con que se produzcan "declaraciones bienintencionadas'' de su presidente Hugo Chávez.

En este contexto, censuró que el gobierno, "lejos de pedir explicaciones, éstas nos hayan sido reclamadas'', lo que ha hecho que el Ejecutivo se haya "apresurado'' a pedir disculpas para no molestar, opinó. Por todo ello, exigió al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero que brinde explicaciones sobre este asunto en el Parlamento.

La tensión empezó cuando el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco acusó a seis miembros de la ETA, en su mayoría exiliados en Latinoamérica, y a siete miembros de la guerrilla colombiana FARC de conspirar para asesinar al ex presidente colombiano Andrés Pastrana y al actual presidente Alvaro Uribe.

Velasco afirmó el lunes que una investigación española iniciada en el 2008 descubrió pruebas de "cooperación gubernamental venezolana con ETA y las FARC''.

Eso llevó al primer ministro español José Luis Rodríguez Zapatero a exigir el lunes una explicación por parte de Venezuela sobre si facilitó la colaboración entre la ETA y los rebeldes colombianos en los supuestos planes de asesinato.

El presidente Hugo Chávez respondió con dureza a Zapatero durante un discurso televisado el miércoles, en el cual dijo que su país no tenía nada que explicar y que las relaciones entre Venezuela y España "dependerían de la actitud del gobierno español''.

El jueves, el canciller español Miguel Angel Moratinos intentó suavizar las cosas diciendo que la intención de Zapatero había sido pedir a Chávez "información'' en lugar de "una explicación''.

Moratinos expresó su seguridad de que el gobierno de Chávez colaboraría con el tribunal español, para clarificar cualquier tipo de prueba sobre supuestos vínculos entre ambos grupos armados.

El viernes, la vicepresidenta primera del gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, declaró que la administración estudiaría las conclusiones de Velasco y exhortó a Venezuela a clarificar "firmemente'' los hechos que rodean el caso.

El viernes por la noche Chávez dijo que "la respuesta del gobierno español ha sido aceptable, ha dicho que pidieron información, no explicaciones''.

En el comunicado del sábado Venezuela indicó que "refuta y desmiente las informaciones publicadas sobre una supuesta colaboración con la organización terrorista ETA, cuyas actividades rechaza sin paliativos''.

Moratinos declaró el sábado desde Córdoba, durante una reunión de cancilleres europeos, que España enviaría las conclusiones de Velasco a las autoridades venezolanas tan pronto sean estudiadas por el gobierno español y hayan sido aclaradas.

España es el mayor inversionista extranjero en Venezuela.

  Comments