Nation & World

Extranjeros obtuvieron visas de estudiante sin estar inscritos

Florida Language Institute ocupa dos pequeños recintos en una esquina del segundo piso de un centro comercial cerca de la intersección de la Calle Ocho y la avenida 87 del suroeste.

Pero funcionarios federales afirman que el instituto ofrecía algo más que las clases intensivas de inglés como segundo idioma, a un costo de $1,250 por cinco cursos

Lydia Menocal, dueña y directora de la escuela, y Ofelia Macia, gerente de oficina, fueron acusadas de fraguar un complot para emitir visas fraudulentas para estudiantes extranjeros.

Además, el Departamento de Seguridad Interna ha prohibido que la escuela acepte a más estudiantes extranjeros. Las autoridades dijeron que por lo menos 80 estudiantes de diversos países fueron detenidos y podrían ser deportados.

Precisaron que Menocal y Macia engañaron a los funcionarios de inmigración para que se concedieran más de 200 visas a personas que no eran estudiantes. Los arrestos ocurrieron luego de una investigación que duró dos años bajo el nombre en clave de Class Dismissed (La clase ha terminado).

Jeffrey H. Sloman, el fiscal federal para el distrito sur de la Florida, y Anthony V. Mangione, agente especial a cargo de la oficina de investigaciones de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) en Miami, describieron el fraude de visados como el más grande desde que se creó la agencia en el 2003.

Las visas cubrían a extranjeros falsamente enrolados como estudiantes en instituto situado en el 947 de la avenida 87 del suroeste, según el sumario emitido por un gran jurado federal.

Ni Menocal ni Macia pudieron ser localizadas para obtener sus comentarios.

Su abogado, Manuel González, no respondió una llamada a su oficina. Ambas mujeres fueron liberadas bajo fianza.

Que los estudiantes extranjeros no concurran a sus clases se convirtió en asunto polémico luego de los ataques del 11 de septiembre del 2001, cuando investigadores federales descubrieron que algunos de los terroristas tenían visas de estudiantiles.

Desde entonces, los funcionarios de inmigración han tenido bajo escrutinio a las escuelas que aceptan estudiantes extranjeros.

En el caso de Miami, el sumario no vincula a los estudiantes con actividades terroristas. Los funcionarios federales manifestaron que investigan si los estudiantes planeaban emigrar ilegalmente a Estados Unidos. Pero aun cuando no haya indicios de terrorismo, los funcionarios dijeron que faltar a las clases bajo visado estudiantil constituye un riesgo para la seguridad nacional.

"Esto no fueron unos estudiantes faltando a la escuela para ir a la playa'', dijo Alexander Alonso, agente adjunto especial a cargo de la oficina de investigaciones de ICE. "Esto fue un sistema organizado en la cual [. . .] pueden entrar las personas que en otras oportunidades no pudieran obtener una visa, de esta manera sí la podían obtener por métodos falsos''.

Los estudiantes del instituto procedían de muchos países, según las autoridades, incluidos Brasil, Colombia, República Dominicana, Honduras, Indonesia, Japón, Corea del Sur, Siria, Tailandia, Turquía, Turkmenistán y Venezuela.

  Comments