Nation & World

Sale a la luz malgasto de fondos en el sistema Jackson

En un claro ejemplo de cómo el Sistema de Salud Jackson (JHS) ha malgastado fondos, un nueva investigación reveló como una firma consultora de Chicago recibió pagos por $1.8 millones, los cuales incluían la renta de tres apartamentos en el downtown de Miami y cuatro empleados de esa compañía escondidos en la nómina del Jackson.

El contrato de Capitol Consulting LLC, no sometido a licitación, fue cancelado el pasado mes de julio, después de que Eneida Roldán tomó posesión como jefa ejecutiva.

Según el informe, un ejecutivo del Jackson accedió a la cuenta de correo electrónico de Roldán y autorizó un pago por gastos de Capitol ascendente a $31,568.74.

El engaño fue descubierto y el pago fue detenido. El ejecutivo, cuyo nombre no aparece en el informe, fue despedido.

"Yo cancelé el contrato'', aseguró Roldan en una entrevista. "Creo que lo hice durante la primera semana posterior a mi toma de posesión. Y ese empleado fue despedido el primer día''.

David LeClercq, gerente asociado de Capitol Consulting, declaró ayer a The Miami Herald que la firma se había comportado con honestidad y que nada tenía que ver con los pagos indebidos. Añadió que la compañía trabajó más de 1,100 horas y no cobró por ellas. Amplió que la firma se vio atrapada en un cambio de administración. "Estaban pasando muchas cosas''.

El informe, preparado por JM Advisory Group, recomendó que "las autoridades apropiadas'' realizaran una revisión legal de las políticas de adquisición del Trust de Salud Pública que dirige el Jackson, e identificó "asuntos más amplios que el Trust debe enfrentar con el fin de proteger la integridad de la organización''.

Roldán y el Trust de Salud Pública (PHT) ordenaron el informe, que fue terminado a principios de este mes. The Miami Herald lo obtuvo mediante una solicitud de documentos públicos. Aún no ha sido presentado formalmente al PHT.

John Copeland, presidente del PHT, no respondió una llamada telefónica.

Capitol fue contratada para que hallara la manera de hacer ahorros por salarios y de otros tipos para ayudar al Jackson a reducir costos, pero el informe censuró varias veces a la compañía por añadir costos al sistema con problemas, en vez de reducirlos.

Los consultores comenzaron su labor en el Jackson en enero del 2007. Eugene Bassett, que por ese entonces era jefe administrativo del Jackson Memorial, y Marvin O'Quinn, director ejecutivo en esa época, fueron "los dos ejecutivos de JHS responsables de llevar a Capitol Consulting al Jackson'', señaló el informe.

O'Quinn, que dejó el Jackson en diciembre del 2008 por un empleo en California, no respondió a una solicitud de comentarios.

Bassett, quien devino jefe operativo y, cuando O'Quinn se marchó, jefe ejecutivo interino, dejó el cargo el verano pasado, una vez que Roldán tomó posesión. No pudo ser localizado.

Las normas del Jackson exigen que el PHT apruebe todo contrato no sometido a licitación que sobrepase los $100,000, pero los negocios con Capitol se hicieron de forma tal que parecían estar por debajo de esa cantidad.

Después de que tres consultores estuvieron trabajando durante 11 meses, otros cuatro empleados de Capitol fueron incorporados a la nómina del Jackson en noviembre de 2007.

"Dos funcionarios de Recursos Humanos de alto nivel dijeron que ex ejecutivos del Jackson les plantearon que necesitaban incorporar a los consultores a la nómina para evitar el engorroso procedimiento requerido para que la junta del PHT aprobara el contrato'', señaló el informe.

LeClercq aseguró que el Jackson quería que los empleados de Capitol estuvieran en su nómina "con el fin de facilitar el proceso de pago'', y no para ocultar algo. De hecho, señaló que a fin de cuentas el PHT aprobó el contrato.

El informe señaló que sólo "el tercero y último contrato con Capitol'' pasó por la junta. Fue aprobado el 8 de agosto de 2008, aproximadamente año y medio después de que los consultores hubiesen comenzado su trabajo. La junta aprobó un contrato de $660,000. Esto fue "técnicamente exacto", pero el último contrato aprobado no mencionaba la cantidad de $1.016 millones por concepto de costos de nómina, amplió el informe. No está claro cuánto tiempo abarcaban los pagos por nómina.

El informe señaló que "los funcionarios de Recursos Humanos dijeron que les habían prometido que a la junta del PHT se le presentaría un contrato con Capitol una vez que los consultores tuvieran tiempo de demostrar su valía, en cuyo momento serían sacados de la nómina. "Esto nunca ocurrió''.

Según el informe, "los empleados de la nómina del Jackson dijeron que se les ordenó dar automáticamente entrada a las tarjetas de tiempo trabajado de los consultores de Capitol, lo que se tradujo en un pago por tiempo no trabajado en los días festivos.

A tres consultores que no estaban en la nómina se le pagó mediante tres contratos diferentes. "En varias ocasiones a los consultores se les pagó como si hubiesen trabajado ocho horas en días festivos. Por ejemplo, a David LeClercq, socio directivo de Capitol Consulting, se le pagaron ocho horas por el 25 de diciembre del 2007, y ocho más por el primero de enero del 2008''. Los registros de viajes muestran que ni siquiera estuvo en Miami en esos días, según el informe.

"Preguntado sobre este fenómeno, una empleada de nómina de JHS dijo que un ex ejecutivo de JHS le había ordenado, sin darle documentación alguna, que diera ‘entrada automática' en el sistema Kronos, para computar el tiempo a un calendario fijo de los consultores'', dijo el informe.

"La empleada de nómina manifestó haber señalado que a los consultores se les estaban pagando los días festivos, a lo que le respondieron que ‘dejara de hacer preguntas y se limitara a realizar lo ordenado'. Debido a que una parte de la misión de Capitol consistía en educar al personal en lo concerniente a la importancia de computar correctamente el tiempo, el sentido de esta decisión estaba por debajo de lo deseable''.

LeClercq dijo que esto era absolutamente falso. Capitol sólo facturó las horas trabajadas, manifestó, y al final dejó de cobrar $100,000 por facturas al percatarse de la precaria situación financiera del Jackson.

No obstante, una auditoría interna del Jackson de julio del 2009 cuestiona $132,836 en facturas de Capitol, de los cuales "casi la mitad correspondían a horas trabajadas durante días festivos'', señaló el informe. No está claro si el Jackson pagó esas facturas.

El informe observó que "nadie había realizado una revisión de la validez del trabajo de Capitol en cuanto a si JHS había conseguido los ahorros salariales y las mejorías presupuestarias que Capitol había prometido''. Pero, según el informe, Capitol sí presentó informes quincenales.

Cada uno de los tres consultores externos recibió un apartamento de $1,630 mensuales en el Yacht Club de 1111 Brickell Ave., en los cuales, por lo general, no estuvieron durante más de nueve días mensuales, indicó el informe.

"Capitol declaró que alquilar los apartamentos resultaba más barato que pagar hoteles'', dijo el informe. "Esto probablemente sea cierto, pero lo que plantea dudas es si Capitol necesitaba tres apartamentos separados en vez de uno solo que podría haberse compartido. No se trata de un punto insignificante, dado que la misión de Capitol eran implantar conceptos de eficiencia en el personal de JHS''.

En cierto momento del año pasado, la seguridad del Jackson "llegó a la conclusión de que un ex ejecutivo de JHS, responsable por la dirección administrativa diaria del contrato de Capitol, tenía acceso electrónico no autorizado al calendario Outlook del director ejecutivo''.

La seguridad halló en la computadora de una persona no nombrada un memorando que supuestamente provenía de Roldán en el que autoriza el pago de $31,000 a Capitol. En una entrevista al dejar el cargo, "el ejecutivo negó haber violado la computadora del director ejecutivo o haber hecho algo indebido''.

El ejecutivo despedido no pudo ser localizado para que hiciera sus comentarios. LeClercq manifestó no saber nada sobre el incidente.

  Comments